La cuenta de la memoria

El tiempo tiene su carrera. Y lleva su cuenta. Justamente veinte aсos hace que ocurriу la tragedia de Chernobil. Hoy ya no tiene sentido aclarar las razones de lo ocurrido en abril de 1986 en la central бtomoelйctrica (CAE) ubicada cerca de Belarъs. Pero volviendo a aquel tiempo, uno en forma aguda siente el dolor de la gente, uno toma conciencia del autosacrificio de los “chernobilianos”: de los socorristas, de los bomberos... — de todos aquellos que en la “zona” cumplнan su deber, frecuentemente en deterioro de su salud, e incluso arriesgando sus vidas
El tiempo tiene su carrera. Y lleva su cuenta. Justamente veinte aсos hace que ocurriу la tragedia de Chernobil. Hoy ya no tiene sentido aclarar las razones de lo ocurrido en abril de 1986 en la central бtomoelйctrica (CAE) ubicada cerca de Belarъs. Pero volviendo a aquel tiempo, uno en forma aguda siente el dolor de la gente, uno toma conciencia del autosacrificio de los “chernobilianos”: de los socorristas, de los bomberos... — de todos aquellos que en la “zona” cumplнan su deber, frecuentemente en deterioro de su salud, e incluso arriesgando sus vidas.

Sн, el tiempo — no es una abstracciуn seca. Es totalmente concreto. Chernobil dejу en claro muchas cosas. Por ejemplo, que una catбstrofe tecnogйnica no se puede considerar local. Luchar contra ella se puede solamente junto con todo el mundo. Es una lбstima que Belarъs haya tenido largamente que demostrar que fue Belarъs la que en mбs alto grado sufriу a causa de la catбstrofe de la CAE de Chernobil. Parece que el entendimiento llegу, aunque con atraso. Y hay que ver, era importante desde los primeros momentos. Por lo demбs, el paнs mismo tambiйn hizo colosalmente mucho para que el sнndrome de Chernobil se convirtiera en algo menos doloroso.

20 aсos — es un plazo de asignaciones estatales considerables para la liquidaciуn de las consecuencias de la catбstrofe de Chernobil. Se supone que los participantes de la conferencia internacional que se celebrarб en Minsk podrбn ver y valorar la envergadura de lo que se ha hecho. Hay que ver solamente lo que significa el Centro Republicano de medicina de radiaciones que se encuentra en Gуmel. A propуsito, este centro recibe a los “chernobilianos” de Rusia y Ucrania para su rehabilitaciуn. En la regiуn de Gуmel estбn concentrados los recursos intelectuales y tecnolуgicos que permiten investigar, pronosticar y superar las consecuencias de la contaminaciуn radiactiva, — no sin base afirma nuestro corresponsal Andrei Nуvikov en su material “La coyuntura de la amarga experiencia”. Las observaciones bien fundamentadas le permiten formular la opiniуn que la ciencia mundial no desplazу la temбtica “de Chernobil” a un segundo plano. Al contrario, en opiniуn del autor, se ve claro un interйs creciente hacia ella. Y aquн los cientнficos bielorrusos tienen algo para compartirlo: ya que no en vano la demanda de sus investigaciones aumenta con cada aсo que pasa. Todo es bastante sencillo. Querбmoslo nosotros o no — las tecnologнas nucleares van a desarrollarse. En condiciones de una escasez de recursos naturales, la humanidad mбs y mбs activamente se dirige hacia la energйtica atуmica — solamente en Francia ya hay alrededor de 60 centrales atуmicas. Al mismo tiempo, nadie estб asegurado contra las catбstrofes tecnogйnicas y naturales...

Y la experiencia, aunque sea amarga, aquн no tiene precio. No en vano el conocido cientнfico alemбn Heinz Peter Buts, que en marzo estuvo en el Centro de la Medicina de radiaciones de ecologнa humana de Gуmel, declarу literalmente lo siguiente: “En la soluciуn de los problemas relacionados con la superaciуn de las consecuencias de la catбstrofe de la CAECh Belarъs estб muy por delante de todos”. En el viaje a Gуmel el doctor en ciencias fнsicas Heinz Peter Buts encabezу el grupo de especialistas extranjeros en la esfera de la salud pъblica y de la energйtica atуmica.

Sin lugar a dudas, es muy significativa la conclusiуn. ЎPero son mucho mбs importantes los resultados mismos de las investigaciones, su carбcter aplicado! Y si gracias a los cientнficos, las empresas agrarias que se encuentran directamente en las cercanнas de la CAECh aprendieron a obtener una producciуn neta con una alta rentabilidad — tal hecho, como se dice, es de altнsimo valor.

Chernobil veinte aсos atrбs trajo una desgracia. Lo sabemos y debemos recordar esto. Pero esto hizo despertar a mucha gente no indiferentes en todo el mundo, que sintieron esta desgracia como la propia. Hoy dнa, veinte aсos despuйs de la catбstrofe, esta gente estб cerca de Belarъs. Y a todos les decimos: “Gracias”.

Vнctor Kharkov
redactor de “Беларусь. Belarus”
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?