La ciudad de Braslau quiere ser la primera

El centro municipal de la provincia de Vítebsk obtuvo una subvención por el monto de 600 mil de euros para el desarrollo de tecnologías de ahorro de energía en el marco del proyecto internacional, “Pacto de Alcaldes”

El centro municipal de la provincia de Vítebsk obtuvo una subvención por el monto de 600 mil de euros para el desarrollo de tecnologías de ahorro de energía en el marco del proyecto internacional, “Pacto de Alcaldes”


“Pacto de Alcaldes” es un proyecto muy importante, cuyos miembros se esfuerzan para lograr el desarrollo energético sostenible y el uso económico de recursos de combustibles. En el pacto participan cinco mil ciudades de todo el mundo. Braslau es la séptima localidad belarusa que forma parte de este importante proyecto. Según el proyecto, todas las ciudades se comprometen voluntariamente a alcanzar “20-20-20”, es decir reducir el 20 por ciento las emisiones de dióxido de carbono y en la misma cantidad disminuir el consumo de energía y aumentar el 20 por ciento la cuota de energía renovable. Es más, hay que hacerlo para el año 2020. En la práctica, la realización de esta tarea se traduce en el desarrollo por cada ciudad firmante del Plan de Acción para el Desarrollo Energético Sostenible, que incluye una serie de medidas encaminadas a la reducción del consumo de recursos y la garantía del confort de la vida de los residentes locales. 

Al convertirse en el firmante del “Pacto de Alcaldes”, la ciudad de Braslau pudo participar en el concurso por obtener una subvención de la Comisión Europea que está otorgado por el programa, “Apoyo a las ciudades de la “Asociación Oriental” en el cumplimiento del Plan de Acción para el Desarrollo Energético Sostenible en el marco del “Pacto de Alcaldes”. En resultado, el 30 de diciembre del año pasado, el municipio de Braslau firmó el contrato-subvención con la Comisión Europea. Su proyecto de concurso, “Braslau es el primer municipio neutral climático en Belarús”, comprende que para el año 2030, las emisiones de dióxido de carbono en la zona serán tales que podrán ser completamente neutralizadas por las fuentes de oxígeno. El presupuesto total del proyecto es de 735 mil euros, de los cuales 600 mil euros están asignados del presupuesto europeo. El plazo de cumplimiento es de treinta meses, el inicio de la fase activa es el mayo de 2015. 

Durante este tiempo, en el municipio se espera llevar a cabo investigaciones sobre el uso de fuentes de energía renovables, así como analizar la posibilidad de utilizar varios equipos de ahorro energético y adquirirlos para presentar una serie de proyectos de demostración. “Por ejemplo, nos gustaría instalar dos calderas con una capacidad de 1.5 MW cada uno, como los combustibles locales que utilizarán la paja que se queda en campos después de trabajos agrícolas. Además de eso, está previsto reemplazar más de un kilómetro de las redes de calefacción e instalar colectores solares en los techos de los edificios de jardines de infancia para calentar el agua de modo autónomo. Otro proyecto de demostración se traduce será la puesta de un intercambiador de calor en uno de los edificios de gran altura, que no tiene calefacción central. Además de eso, en los pasillos se planea colocar sensores de sonido y movimiento y sustituir parcialmente el alumbrado público por las lámparas de diodos de luces y así sucesivamente”, cuenta el vicepresidente del Gobierno de la ciudad de Braslau, Andrei Davydenko, sobre las actividades previstas llevar a cabo en el marco del nuevo proyecto. 

Hoy en día, en Braslau además de iniciar un nuevo proyecto –encaminado a la transformación de la zona en el primer municipio neutral climático en Belarús– se hacen balances de otro proyecto destinado para promover la eficiencia energética y las fuentes de energía renovables a nivel local, que se está llevando a cabo a partir de 2012 con el apoyo de la organización sin fines de lucro, “Centro de Soluciones Ambientales”, por cuenta de los fondos europeos. El proyecto incluía una variedad de actividades: desde seminarios y viajes de estudio a los países vecinos para ganar experiencia en el uso de energía renovable hasta la ejecución de proyectos de demostración. Por ejemplo, en el museo histórico y de etnografía territorial de Braslau, una vieja caldera fue sustituida por una nueva de eficiencia energética. Este proyecto fue diseñado para mostrar todas las ventajas de la inversión en equipos de ahorro energético, que, aunque son más caro de lo habitual, cubre repetidamente los costos con el tiempo, y es más ecológico y seguro. A su vez, la realización del plan de acción fue completado por el otro proyecto de demostración: en el edificio de la escuela de deportes en el municipio de Braslau fueron instalados colectores solares para tener agua caliente en la escuela en el período de mayo a octubre. 
Hace falta señalar que los equipos por cuatro mil euros fueron adquirido a finales del año pasado y se presentan a esta altura, así como los planes locales de desarrollo de energía y clima diseñados durante este tiempo en la región. 

“La reducción del consumo de energía es uno de los pocos artículos del presupuesto regional, cuyos costos pueden ser disminuidos significativamente. Hasta ahora, nuestras empresas y entidades económicas no tenían desarrollado un sistema claro de evaluación de las posibles formas de reducción del consumo de energía, las pérdidas en las redes de suministro de recursos de energía que conducen energía a consumidores finales. Por lo tanto, el desarrollo de los planes locales de energía y clima es una tarea importante. Para cumplir con esta tarea, en febrero de 2014 Braslau se unió al programa europeo, “Pacto de Alcaldes”, explica Andrei Davydenko. 
El vicepresidente del Gobierno de la ciudad de Braslau agregado que el nuevo proyecto será una continuación directa de este trabajo. Está previsto comenzar a implementar un plan estratégico para reducir el dióxido de carbono a partir el uso de tecnologías de ahorro de energía, mejorar el trabajo de los servicios municipales en este sector, así como involucrar a la población en estos procesos e intercambiarse de las mejores prácticas con otras regiones interesadas. “Nos gustaría demostrar las posibilidades de las fuentes de energía renovables. Claro que el agua, el sol y otras fuentes disponibles para nosotros no podrían sustituir completamente la energía eléctrica, pero su uso permitirá reducir significativamente su consumo. En nuestro municipio ya hay muchos ejemplos de este tipo. Su promoción y la comprensión de cómo ellos pueden ser utilizadas son elementos muy importantes, pues los precios de la energía están en constante crecimiento”, explica Andrei Davydenko su visión en cuanto a los objetivos más importantes del nuevo proyecto. 

Vladímir Khrómov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?