La casa es hermosa por sus empanadas

[b]“їAlgъn digestivo, quiere?” Tal vez, muchos hayan escuchado estas palabras y saben, en que situaciones se dicen. їDe dуnde provienen? Confieso, hasta el momento nunca lo pensaba, pero gracias a la vecina del pueblo Liady, municipio de Dubrovin, Tamara Siniakova, yo mismo lo he visto e incluso lo he probado, Ўcuбl es este digestivo! Pues Tamara Yemeliбnovna sigue la tradiciуn antigua belarusa de cocer el “karavay”[/b]Cocer el “karavay” (tarta de pan — Aut.) no es una profesiуn, es mбs bien, una vocaciуn, un arte de cocer las empanadas y otros dulces que son parte integrante gastrуnomica de todas las fiestas en el pueblo.
“їAlgъn digestivo, quiere?” Tal vez, muchos hayan escuchado estas palabras y saben, en que situaciones se dicen. їDe dуnde provienen? Confieso, hasta el momento nunca lo pensaba, pero gracias a la vecina del pueblo Liady, municipio de Dubrovin, Tamara Siniakova, yo mismo lo he visto e incluso lo he probado, Ўcuбl es este digestivo! Pues Tamara Yemeliбnovna sigue la tradiciуn antigua belarusa de cocer el “karavay”

Cocer el “karavay” (tarta de pan — Aut.) no es una profesiуn, es mбs bien, una vocaciуn, un arte de cocer las empanadas y otros dulces que son parte integrante gastrуnomica de todas las fiestas en el pueblo.
Por costumbre, los secretos de su maestrнa estas personas no los descubren a todo el mundo, los guardan y los heredan. El que quiere conocer los misterios de la preparaciуn de los “karavay” de boda y otros platos autйnticos belarusos, tiene que armarse de muchнsima paciencia, mostrar firmeza, tenacidad e incluso, la suficiente fuerza fнsica.
– Actualmente uno puede comprar la torta en cualquier dulcerнa o supermercado, pero en los tiempos remotos los dulces se cocнan con sus propias manos, cuenta Таmara Siniakova, directora de la casa de cultura de la localidad Liady. — Mi abuela –Domna Yefнmovna, la madre de mi papб– era muy buena en cocer los “karavay”. Hacнa los “karavay” de verdad y gozaba de gran respeto de parte de los vecinos, no tenнa derecho de pelear con nadie, de otro modo no saliera buen “karavay”: una substancia viva y muy caprichosa no se levantara y no fuera esponjosa y no tuviera sabor tan especial.
Para que nadie conjurara el mal de ojo a la masa preparada, Domna Yefнmovna se despertaba a las tres de la noche y se ocupaba de la misma. Durante este proceso –al cual lo tomaba como un verdadero misterio– estaba prohibido que chirriara la puerta o alguien taconeara en la casa.
– Cuando yo, siendo niсa, entraba en la cocina para mirar con el rabillo del ojo que estaba haciendo mi abuela, ella pedнa que me fuera para otro cuarto, acuerda Tamara Yemeliбnovna. — Asн que cocer los “karavay” sola aprendн mбs tarde, probando y repitiendo errores. Agradezco a mi madre Tatiana Mikhбilovna que en aquel momento me ha permitido gastar varios sacos de harina.
A esta altura Tamara Yemeliбnovna es un verdadero profesional. Aunque no logrу descubrir algunos secretos de su abuela.
– Domna Yefнmovna tuvo 27 grandes sartenes de hierro fundido, las nueve de las cuales se ponнan al mismo tiempo en el horno ruso, cuenta la maestra. — Es mбs, la abuela solнa prender el horno del modo especial, para que las brasas justo a la hora de los mameyes pasaran por arriba. ЎNo logro entender, como lo hacнa!
Pero vamos a regresar de lo que hemos comenzado: a una expresiуn bien curiosa “їalgъn digestivo?”. Resulta que los “posokhi” son pequeсas empanadas hechas de la masa de levadura con el relleno de amapola. ЎReciйn cocidos: quй ricos son! A finales de la comida –para el postre– cuando los invitados ya comieron todos los platos, entre ellos las crepes dulces con ricota, se ofrecнa un gran plato con los “pуsokhi”. Los anfitriones nunca hablaban directamente a los invitados que ya era hora de irse, pero si en la mesa aparecнan los “pуsokhi”, todo el mundo entendнa: hacнa falta tomar ъltima copita y regresar a casa. De aquн proviene la expresiуn “їalgъn digestivo?”.
En la localidad de Liady se preservaron muchos ritos tradicionales belarusos, incluso el rito de boda local. Hasta el momento a los jуvenes “les llevan al agua”, fusrigan las espaldas de los padres con las gavillas de grano, cuyo ъltimo hijo se casa. Pero, tal vez, el rito mбs “sabroso” es un grandote “karavay” de boda adornado de ramillas del manzano. Las mismas se cubren con la masa y al segundo dнa de la boda se venden a todos los invitados. ЎPara tener mucha suerte!
– El manzano se cree el sнmbolo de fertilidad, cuenta Таmara Siniakova. — Algunas personas creen que estas ramillas traen felicidad y las conservan en sus hogares durante decenas de aсos. Confieso, cuando de niсa, las mismas no permanecнan mucho tiempo: Ўtodo el mundo querнa probar una rica masa del “karavay” de boda!
Actualmente, si alguien se va de Liady para instalarse en otra localidad, para su boda encarga el “karavay” a Tamara Yemeliбnovna. Sus dulces los conocen en la ciudad de Vнtebsk y en toda la provincia. Ademбs de eso, estos dulces se los encantaron a los participantes del festival tradicional en la ciudad de Lodz, Polonia, en donde Tamara Siniakova estuvo como integrante del club popular belaruso “Las golosinas de Dubrovin”.
– A travйs de la localidad de Liady pasa el camino hacia Rusia que estб muy cerca. Si comenzaremos a vender nuestras golosinas en un cafй al borde del camino, sueсa la maestra, creo que gozarбn de mucha popularidad.
Cuando preguntй a Tamara Yemeliбnovna, si tenнa a quien pasar los secretos gastronуmicos de su abuela, me respondiу que la sobrina Nastia y el hijo Ivбn podrнan asumirlo. En este caso mucha gente podrб conocer que sabor tienen las antigьedades gastronуmicas belarusas.

Serguey Golйsnik
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости