La apertura y la imparcialidad son bienvenidos

Con un sentimiento especial pasé por un recinto electoral ubicado en la calle Chékhov, pues aquí se encuentra la escuela, donde estudió mi hijo
Con un sentimiento especial pasé por un recinto electoral ubicado en la calle Chékhov, pues aquí se encuentra la escuela, donde estudió mi hijo. Mis mejores sentimientos se asocian con este sitio, donde este día tomaban decisiones mis paisanos. Después de haber cumplido con mi deber cívico y al comunicarme con los maestros, decidí no caer en la nostalgia y visitar un recinto electoral cercano ubicado en la calle Griboyédov, de donde sonaba la música en vivo, pues fue el Colegio Nacional de Música de Minsk. Sus estudiantes interpretan muy bien la oda, “A la alegría”, de Beethoven, himno de la Unión Europea y el Consejo de Europa...


Kent Harstedt y James Walsh
Photo: Artur Prupas


Esta idea no vino por accidente: los colegas informaron que precisamente a este recinto electoral deberían venir los observadores de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE. Así que en la puerta me choqué con el jefe de la delegación de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, el Sr. James Walsh, así como con el coordinador especial que encabezaba el grupo de observadores a corto plazo de la misión de la OSCE, Kent Harstedt.

“¿Qué tal nuestro país?” le pregunté sonriendo después de saludarlo.

Fue una respuesta amable y amigable del jefe de la delegación, James Walsh: “Aún no vimos toda la ciudad, pero todo lo que vimos, nos encanta. Tuvimos muchas reuniones, incluyendo con los representantes de los medios de comunicación y otras instituciones. De hecho, la gente se ve muy relajada y tranquila”.

Pero los políticos de este nivel no son las personas, con las que se puede relacionarse corriendo. Y por lo tanto, les pedí amablemente concederme unos minutos para responder a mis preguntas. Y a pesar de las duras advertencias de los encargados de la prensa que íbamos a obtener todas las respuestas en una conferencia de prensa el próximo lunes, el señor, James Walsh, con su colega, Kent Harstedt, mostraron todo la apertura hacia el diálogo.

A mí me pareció muy importante este detalle. Seguramente los observadores europeos escribirán mucho dando todas las características y señalando sobre todas las peculiaridades de las elecciones. Pero toda esta información no significa nada, si detrás de la misma no estaría presentado un espíritu europeo, aquel mismo de que se canta en la famosa obra, “A la Alegría”, que permite manifestar actualmente la solidaridad de toda Europa. Especialmente teniendo en cuenta la crisis que está atravesando nuestra casa común europea. Eso pregunté a mis interlocutores:

— Muchas gracias por tener oportunidad de preguntarles. La Asamblea Parlamentaria de la OSCE es una estructura muy importante en la implementación del diálogo europeo. Por favor, cuéntenme, ¿cómo valora el actual proceso y si el proceso de paz de Minsk ha mejorado este diálogo?

Kent Harstedt, coordinador especial dirigente del equipo de observadores a corto plazo de la misión de la OSCE:

— Es todo un tema. Es importante el papel que ha desempeñado Minsk como un sitio para las conversaciones de paz. Claro que hemos venido aquí en primer lugar pues aquí se celebran las elecciones. Pero yo creo que todos me apoyarán, si yo digo que el papel jugado por Belarús como país anfitrión de las conversaciones, es muy grande. Y, por supuesto, para Belarús eso es también muy importante, pues mucho está en el juego y el país trata de hacer todo lo posible para que en los países –que lo rodean– haya paz y tranquilidad.

— ¿Podríamos hablar de la apertura mutua?

— Por supuesto. Creo que los países europeos quieren abrirse no sólo hacia Belarús, sino hacia muchos otros países. Pero eso debe ser algo que se basa en los principios fundamentales. Pero no voy a entrar en detalles, ya que estoy aquí para observar las elecciones, y no hablar de la política en general. Creo que la gente en Europa quiere ver una buena vida en Belarús.

James Walsh, jefe de la delegación de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE:

— Creo que en Europa hemos visto las consecuencias de muchos conflictos en el Medio Oriente, así como en Ucrania, y estamos muy preocupados por esto. Acogemos con beneplácito el paso positivo emprendido por Belarús en cuanto a la celebración de las negociaciones de paz. Por supuesto, Belarús ha llamado mucho la atención del público europea, así como mundial, ofreciendo el sitio para estas negociaciones. Sin embargo, es importante decir que ahora la atención hacia Belarús está centrada en relación con las elecciones presidenciales. Nos gustaría que las elecciones sean celebradas de modo que al final podríamos decir algo bueno y evitar los acontecimientos que tuvieron lugar en 2010... Por lo tanto, hace falta apreciar la atención que ha sido proporcionada a Belarús.

— Gracias, nos coincidimos en una cosa: queríamos decir uno a otro sólo cosas buenas.

Nina Románova
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости