Kiril Rudy: “Cuando las partes han acordado y mantienen su palabra, este es el secreto del éxito en cualquier negocio”

La cooperación con China permite a Belarús hacer una evaluación realista de sus posibles oportunidades de exportación.
Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República de Belarús en la República Popular de China Kiril Rudy: “Cuando las partes han acordado y mantienen su palabra, este es el secreto del éxito en cualquier negocio”


— La cooperación con China permite a Belarús hacer una evaluación realista de sus posibles oportunidades de exportación. ¿Para cuáles productores belarusos el nicho en el mercado chino sigue abierto? 

— Durante los años de la cooperación comercial y económica entre Belarús y China ha sido formado una lista de los productos belarusos, que se suministran en el mercado chino y compiten plenamente: 

fertilizantes de potasa; 

caprolactama, poliamidas, fibras sintéticas, es decir, productos fabricados en el consorcio,  “Belneftekhim”; 

maquinaria para la minería, tractores, cosechadoras, esquemas integrados. 

En diferentes años, estas posiciones variaron de 80 a 95 por ciento de las exportaciones belarusas. Al mismo tiempo, la mayor parte de nuestras exportaciones siempre comprendían los fertilizantes de potasa. Los productos de otras industrias y grandes empresas de Belarús hasta el momento no pueden competir en el mercado chino, o según el precio, debido a los altos costos y gastos de transporte, o según la calidad y el servicio post-venta. En este sentido, en la lista de las exportaciones belarusas a China casi no están los productos de la industria ligera, de construcción, farmacéutica y otras. 

China sigue mejorando las características técnicas y de calidad de sus productos en muchas industrias, con un enfoque en la innovación, desplazando de los mercados locales y también los extranjeros a sus competidores, incluyendo los productos belarusos. El ejemplo es la empresa de producción de camiones pesados BelAZ, que hace cinco años atrás se sentía bastante bien en el mercado chino y ahora pierde su ventaja competitiva y en el período de 2014 a 2016 no ha suministrado a China ningún roquero. Además de eso, en China ha comenzado a tener problemas la empresa MTZ. 

— ¿Qué está demandado en China a pesar del hecho de que los chinos mismos aspiran a exportar mucho y ofrecer muchos productos a sus socios? 

— En China, está demandado todo, es un mercado enorme, pero no todos los productos van a comprar aquí. La competencia en muchos artículos de consumo es muy alta, tanto entre las mercancías importadas como en la producción nacional. A un artículo de comercio puede corresponder hasta mil productores locales. 

Los productores agrícolas belarusos tienen la posibilidad evidente en el mercado chino: carne de res, pollo, cerdo, leche, alimentos para lactantes, fibra de lino, almidón, productos de confitería, bebidas alcohólicas y refrescos. Pero mucho depende de las condiciones del mercado. Es necesario elegir el momento correcto de la entrada y la consolidación en el mercado chino. 

Un atraso tecnológico ligero se mantiene en la producción de las empresas “MTZ”, “BelAZ” y “Gomselmash”. Por lo tanto, es necesario acelerar la creación de nuevas plantas de ensamblaje en las provincias de China, pero lo más importante es tratar de crear alianzas con los socios estratégicos de clase mundial de China para participar en el desarrollo y la producción conjunta, así como en la creación de la red de distribución conjunta o coordinada en terceros países. Hace falta señalar que se está llevando a cabo un cierto trabajo en esta área, se han producido avances en las negociaciones de las grandes empresas belarusas con las corporaciones chinas de peso como Sinomach, Sangjiang y Zoomlion, entre otras. 

Los productos petroquímicos belarusos tienen oportunidad, pero con eso el consorcio, “Belneftekhim”, debe centrarse en la oferta de los productos con mayor profundidad de procesamiento y con un mayor valor añadido. 

El comercio de servicios, por ejemplo, en la esfera de educación y turismo, también tiene gran potencial. Los chinos pueden obtener la educación superior de alta calidad relativamente barata en Belarús y aprender el idioma belaruso y ruso. Debido a la eliminación de las restricciones de visado para los turistas y la apertura de vuelos directos, la abolición de los visados con la RAE Hong Kong puede aumentar la exportación de servicios turísticos. 

— ¿Alta competencia en el mercado chino es un problema muy serio para aquellos que quieran probar a sí mismo como un proveedor de determinados productos a China? 

— Es probable que la competencia en China es más alta en el mundo. Aquí están presentes casi todas las grandes empresas multinacionales, hay también muchos jugadores fuertes locales. 

Sin embargo, China es un mercado enorme: su territorio es de aproximadamente 46 veces mayor que el de Belarús, y su población es igual a la población de las Américas, Europa Occidental, Australia y Nueva Zelanda en conjunto. Por lo tanto, hay posibilidades de encontrar su nicho. Las más populares entre las empresas extranjeras son las regiones del este. En el centro, sobre todo en el oeste de China, los productos importados se los conocen muy poco. Además de eso, las importaciones bastante bien están presentadas en las ciudades del así llamado primer nivel, es decir, las más grandes, pero en el interior del país, en las ciudades según las normas chinas no muy grandes, con una población de uno a dos millones, creo, que sería más fácil establecer la cooperación. Tomándolo en consideración debemos buscar los socios, como se suele decir, “en el lugar”. 

— ¿Pueden los exportadores belarusos tener alguna ventaja en comparación con los exportadores de otros países en el suministro al mercado chino de sus productos, tomando en cuenta la muy estrecha cooperación entre los dos países? ¿O los argumentos tradicionales más importantes en estos casos siguen siendo la calidad y el precio? 

— Como saben, Belarús no es el único país con el que China tiene relaciones “muy cercanas”. China es un país grande, que ahora debe responder no sólo a los desafíos nacionales, sino también a los de nivel mundial. La prueba de ello fue la cumbre del G-20 celebrada en Hangzhou. Belarús ocupa un lugar especial en la diplomacia de China, pero no es el único. Es lo primero. El segundo es el monto del comercio bilateral. Las exportaciones belarusas en las importaciones totales de China en 2015 ascendieron a centésimas de un por ciento. Por lo tanto, es difícil confiar solamente en la ventaja política, porque China es el miembro de la Organización del Comercio Mundial y tiene profundos lazos económicos con otros países. 

Y el tercero y el más importante. De hecho China es un país con una economía de regulada por la ley de mercado. Por lo tanto, el éxito del producto en el mercado chino en primer lugar está determinado por su calidad y el precio, así como por las atractivas propiedades de consumo, el diseño y el servicio post-venta y otras características del mercado.


— El presidente de Belarús, Alexander Lukashenko, plantea la tarea de lograr en el desarrollo de la cooperación entre Belarús y China un nuevo avance cualitativo. De ello, a propósito, él ha dicho designando al nuevo embajador de Belarús en China. ¿Cómo pretende llevar a cabo esta tarea? ¿Qué tiene en sus planes siendo embajador en este país? 

— El embajador es el representante del presidente en el país de su estadía. Por lo tanto, las orientaciones del jefe de Estado son los principales puntos de referencia en el trabajo. 

En cuanto a la trayectoria del nuevo avance en las relaciones bilaterales entre los dos países me gustaría destacar tres áreas. 

La primera comprende la cooperación política. Aquí, nuestras relaciones se han desarrollado muy rápidamente y profundamente. Belarús durante 25 años de relaciones diplomáticas con China recorrió el camino que muchos países necesitaron hacerlo a largo de los siglos. Por lo tanto, es importante mantener este nivel de confianza en las relaciones incondicionales entre los dos países, así como garantizar que se siguen desarrollando, como se suele decir, en “cualquier tiempo” en el mundo y a pesar de todos los factores externos. 

La segunda se traduce en la cooperación económica y comercial. Aquí es muy importante, además de las posiciones tradicionales de exportación –fertilizantes de potasa, productos petroquímicos, maquinaria agrícola, etc.-— abrir el acceso al mercado chino para otros productos belarusos que tienen una ventaja competitiva, tales como carne de res, pollo, carne de cerdo. Para promover las exportaciones a China, por lo general, se necesita un socio local, lo que significa que tenemos que crear alianzas inteligentes con nuestros socios chinos de clase mundial, desarrollando los nuevos nichos para los productos belarusos. 

La tercera es la cooperación de inversión. En el campo de la cooperación de inversión, creo, que la principal tarea es garantizar la transición de la financiación de crédito de los proyectos a las inversiones directas mutuas. En esta área, hay esperanza para el desarrollo del Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra”, la atracción al mismo de los residentes serios y la transformación de este proyecto en una verdadera “perla del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda”, como lo nombró el mandatario de China, Xi Jinping. En general, es importante la relación entre los dos acuerdos económicos bilaterales. Si China está intensificando el acceso de las empresas chinas en los mercados extranjeros –a su vez, Belarús está interesada en atraer a los inversionistas serios-— y por lo tanto, puede suceder una sinergia mutua de inversión. 

— El presidente exigió que la parte belarusa estuviera lista para oportunidades en el desarrollo de la cooperación. El papel de la Embajada aquí también es muy significativo. ¿Qué tipo de ayuda podría prestar a los que quieren entrar en el mercado chino y trabajar aquí a la larga? 

— Para la Embajada es muy importante que las relaciones bilaterales se desarrollen de manera constante, evolutivamente, según una trayectoria ascendente y sin extremos y ciclos. Por lo tanto, el papel de la Embajada, se lo describiría como contra cíclica. Si en una determinada área de la cooperación bilateral aparece la oportunidad, y las partes no la ven y la pierden, la tarea de la Embajada es dirigir, fomentar y apoyar. Y por otro lado, cuando en ciertas esferas sucede el sobrecalentamiento y aparecen altas expectativas, el papel de la Embajada es alertar a las partes a fin de evitar decepciones. 

Los que realmente quieren entrar en el mercado chino y trabajar aquí durante mucho tiempo, por lo general, no requieren la asistencia de la Embajada. Se trata de las empresas serias con un fuerte servicio de la comercialización, que utilizan el apoyo de las compañías internacionales legales y financieras. La Embajada siempre las apoya en el plano político y será locomotora de las relaciones bilaterales. Pero en la práctica, por desgracia, a veces a la Embajada acuden las empresas, que no pueden resolver los problemas de forma independiente con sus socios comerciales, y la Embajada se ve obligada a cumplir el papel poco habitual como la institución estatal que interfiere en las relaciones comerciales. 

— ¿Qué herramientas, cree usted, es necesario utilizar hoy en día para hacer un gran avance en las relaciones bilaterales? 

— En primer lugar, la cooperación interregional. En la esfera comercial y económica, parece aconsejable utilizar el potencial de las relaciones regionales. Hasta la fecha, cada una de las provincias de Belarús y la ciudad de Minsk han establecido alianzas o relaciones de hermandad con varias provincias y ciudades de China. Muchas empresas chinas de las provincias sólo se incorporan a la actividad económica exterior y están buscando activamente la posibilidad de ir al extranjero. Y esto no es un pequeño negocio. Una provincia china en la escala económica podría ser comparable con un país europeo, a su vez, la empresa a nivel provincial podría tener un monto del comercio de varios miles de millones de dólares norteamericanos. 

En segundo lugar, es necesario desarrollar las herramientas tradicionales de exportación. Aconsejaría a nuestros exportadores nacionales revisar de modo seguido los informes de los medios de comunicación, solicitar la información en la Cámara de Comercio e Industrias de Belarús y sus oficinas regionales en cuanto a la celebración de la próxima mesa redonda o un seminario de negocios con la participación de los visitantes chinos desde las regiones, así como buscar participar en actividades con el fin de encontrar socios. Parece que las posibilidades de establecer relaciones de negocios en este caso son bastante altas. Y, por supuesto, no hay que olvidarse de las exposiciones, sobre todo especializadas, en las que se puede demostrar sus bienes, evaluar competidores, y encontrar socios. La Embajada siempre está dispuesta a sugerir, en qué exposición es mejor participar o qué exhibición visitar, proporcionar otro tipo de asistencia. Para ayudar a los exportadores belarusos en China se podría crear la Casa de Belarús a fin de brindar apoyo de consultoría, legal y de otro tipo. 

En tercer lugar, la cooperación mutua de inversión. Es necesario aplicar aquí, tanto las herramientas tradicionales como las nuevas. Se trata de la creación no simplemente de las empresas mixtas y la participación del capital de accionistas, sino también la formación de los fondos de inversión, de capital riesgo, así como el acceso a la Bolsa de Hong Kong. Es de principio la comprensión de que las herramientas de crédito de las inversiones muy frecuentemente siguen siendo de inversiones y requieren un reembolso de los fondos, por lo que se requiere la transición a la inversión directa. 

— ¿Cómo ve la interacción entre los dos países en el marco de la creación del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda? 

— La República de Belarús entre los primeros países expresó su apoyo a la iniciativa china en cuanto a la creación conjunta del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda, lo que se debe a varios factores. El alto nivel de las relaciones belaruso-chinas entre los dos países, que tiene un amplio carácter estratégico, así como la ubicación geográfica y otras ventajas competitivas de nuestro país objetivamente aporta a la cooperación bilateral en la implementación del proyecto de la creación conjunta del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda. 

Creo que el desarrollo de nuestra esfera de transporte y logística junto con  nuestros socios chinos será una de las prioridades, a esto contribuye el carácter de transporte de cargas de nuestro país. Con la participación de la empresa china, China Merchants Group, ya hoy en día en el territorio del Parque Industrial Belaruso-Chino, “Gran Piedra”, se está llevando a cabo el proyecto de creación activa de un “puerto seco” y el centro integrado de logística. El estudio de la construcción de una serie de instalaciones similares en las provincias belarusas de Brest, Moguiliov y Vítebsk se realiza con la participación de las empresas de las provincias chinas de Heilongjiang, Shandong, Guizhou, Qinghai, Hubei, Jiangsu y de Henan, entre otras. 

El otro aspecto importante de la creación del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda es la modernización de la infraestructura de transporte (ferroviario y por carretera), así como la ampliación de la participación de Belarús en el transporte de cargas vía aérea entre China y Europa. 

Un área prometedora de la cooperación la consideramos la modernización y el desarrollo de la infraestructura de información y comunicación para su integración en el concepto del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda. 

— ¿Podría decir, qué expectativas tienen los inversionistas chinos en cuanto al desarrollo del Parque Industrial Belaruso-Chino? ¿Qué tan importante este proyecto para la parte china? 

— Tanto los inversionistas chinos como internacionales están mostrando un gran interés en este proyecto. Hay primeros residentes. Son las empresas Huawei, ZTE y Zoomlion. Con eso es importante conocer algunas características del parque. 

En primer lugar, incluso con la atención de los líderes de los dos países y el fuerte apoyo político, la creación del parque sigue siendo un proyecto comercial. Por lo tanto, nos agrada que con la toma de decisión en cuanto a la participación en este importante proyecto, los inversionistas tienen interés puramente pragmático: en primer lugar, se están analizando nuevas oportunidades de negocio con la evaluación de las posibilidades de obtener ganancias. Lo que a su vez crea las bases para el funcionamiento del parque a largo plazo. 

En segundo lugar, este parque industrial se centra en el desarrollo de las producciones modernas y de alto contenido tecnológico, ya que precisamente para ellas se ofrece un trato preferencial. Los inversionistas chinos ya están construyendo en el parque un importante centro regional, que proporcionará a sus residentes los servicios de logística, así como se ocupará del transporte de mercancías desde Asia Central hacia Europa y viceversa, en toda la Ruta de la Seda recreada. Sin embargo, se estima que el Parque Industrial Belaruso-Chino no sólo será logístico, sino también de verdad industrial y de alto contenido tecnológico. Tomando en consideración los últimos acuerdos, está previsto crear en el parque el centro de la comercialización de desarrollos científicos. 

En tercer lugar, se trata no sólo el parque industrial chino, sino también del parque industrial internacional, donde no habrá ningunas restricciones para los inversionistas de otros países. El interés hacia el nuevo parque ya se lo muestran las empresas europeas bien reconocidas. Por lo tanto, a propósito, cabe destacar que el nombre correcto del parque industrial es “Gran Piedra”, y el mismo no tiene palabras “Belaruso-Chino”, a pesar de que se lo están creando las empresas chinas y belarusas. 

— Anteriormente, usted expresó la opinión de que las empresas belarusas deberían cooperar más activamente con sus socios chinos, incorporando en sus cadenas de producción. ¿Qué quiere decir con eso? ¿Su opinión sigue siendo relevante? 

— Desde el año pasado, China está implementando una nueva política económica. Estamos hablando de las así llamadas propuestas de reforma estructural. 

Su elemento clave es la creación de grandes corporaciones chinas transfronterizas con una amplia red de cadenas de producción. Las empresas chinas se crean, se agrandan y adquieren socios extranjeros. Por ejemplo, en 2016 tuvo lugar la fusión de China Merchants Group y Sinotrans y CSC (el monto total de activos es de 157 mil millones de dólares norteamericanos); la asociación de los competidores en la industria del cemento China National Building Materials Group Corporation y Sinoma (el monto total de activos es de 88 mil millones de dólares norteamericanos). La empresa china Midea adquirió a la empresa de producción alemana de robots, Kuka. 

En total en la primera mitad del año de 2016, las empresas chinas invirtieron 102 mil 700 millones de dólares norteamericanos a cinco mil 465 empresas de 156 países del mundo, lo que es de un 62 por ciento más que en el mismo período del año pasado. 

¿Qué significan estos números? Actualmente China está dispuesta a cooperar y está buscando socios de inversión. Hoy tenemos la oportunidad de integrarse en las cadenas transfronterizas chinas y añadir al producto final el costo producido en nuestro país. En nuestra región, eso podrían hacerlo las empresas belarusas al igual que las europeas o rusas. Las operaciones de inversión serán llevadas a cabo en cualquier caso, con o sin nosotros, ya que las empresas chinas se vuelven a ser socios o participar en la competencia. La pregunta es que si podemos integrarnos en las modernas cadenas de producción, vamos a poder competir en su región mañana. 

— ¿En su opinión, qué prioridades deben ser tenidas en cuenta debido a la cooperación regional en el marco de la cooperación estratégica de China y Belarús. ¿Probablemente las regiones debieran expresarse de forma más activa? ¿Pero qué se necesita para que la iniciativa de parte de los dos países se haga más notoria? 

— En los últimos años ha aumentado significativamente la colaboración entre las regiones de China y las provincias de Belarús, así como entre las ciudades de los dos países. 

Cada vez más a menudo las delegaciones de empresariales chinos de las regiones visitan Minsk y las ciudades provinciales. A su vez, las delegaciones belarusas viajan frecuentemente a China. Además de eso, se celebra aún mayor número de acuerdos, memorandos y otros documentos bilaterales. Aquí, como se ve, es importante no perder la calidad. 

Está bien que tenemos buenas relaciones de amistad y hermandad con China, pero sería mejor que cumplan con el papel “de marco” para los conjuntos proyectos de inversión ya realizados y para las determinadas áreas de la cooperación bilateral. Por lo tanto, es mejor, en mi opinión, empezar con alguna cosa específica, como se suele decir, “primero conversaciones y luego la amistad”. 

El elemento más importante en la cooperación regional, creo, es el cumplimiento seguido de las obligaciones asumidas. Si las partes se ponen de acuerdo y “mantienen la palabra”, eso traerá el éxito a cualquier asunto. 

Conversaba Víktor Mikháilov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?