Impresionantes riquezas de Motol

[b]A partir de la Edad Media el Gran Ducado de Lituania –en cuyo lugar a esta altura se encuentra la Belarъs moderna– ha sido un estado europeo de todos los derechos. Lo que se percibe mucho incluso en un pueblo pequeсo de Motol, ubicado en el municipio de Ivбnovo, provincia de Brest. No hay otro igual: aquн han fusionado diferentes culturas: belarusa, polaca, italiana, letona y judнa. Originales oficios, costumbres locales y un dialecto, que lo distingue de los pueblos cercanos, todo eso hasta el momento se ha preservado en Motol en su estado inicial[/b]Todo comenzу hace muchos siglos atrбs. Por primera vez en las crуnicas del Gran Ducado de Lituania el pueblo Motol fue mencionado en 1422. Pero parece que la localidad haya sido fundada mucho mбs antes de esta fecha.
A partir de la Edad Media el Gran Ducado de Lituania –en cuyo lugar a esta altura se encuentra la Belarъs moderna– ha sido un estado europeo de todos los derechos. Lo que se percibe mucho incluso en un pueblo pequeсo de Motol, ubicado en el municipio de Ivбnovo, provincia de Brest. No hay otro igual: aquн han fusionado diferentes culturas: belarusa, polaca, italiana, letona y judнa. Originales oficios, costumbres locales y un dialecto, que lo distingue de los pueblos cercanos, todo eso hasta el momento se ha preservado en Motol en su estado inicial

Todo comenzу hace muchos siglos atrбs. Por primera vez en las crуnicas del Gran Ducado de Lituania el pueblo Motol fue mencionado en 1422. Pero parece que la localidad haya sido fundada mucho mбs antes de esta fecha. Segъn la leyenda, a mediados del siglo XVI aquн se encontrу la residencia del personaje muy importante de la historia belarusa: Bona Sforza, noble italiana, esposa del rey y del Gran Duque de Lituania, Segismundo I el Viejo, y poseedora de todos los tнtulos respectivos. Le gustу mucho un pintoresco pueblo situado en la curva del rнo Yaselda, asн como sus habitantes: los artesanos y comerciantes altos, del cabello rubio que llevaban puestos los zapatos de cuero y las prendas de lino bordado. Cumpliendo con las insitencias de la reina Bona Sforza, en 1555 en el pueblo Motol fue establecido el Derecho de Magdeburgo: treinta aсos antes que en la ciudad mбs antigua e importante de Pinsk. Ademбs de eso, Bona Sforza invitу a venir a Motol a los artesanos italianos, principalmente a los tйcnicos que se ocupaban del mejoramiento de terrenos para utilizar las tierras superhъmedas. Los tres canales de drenaje –construнdos segъn sus instrucciones– incluso a esta altura, cinco siglos despuйs, cumplen con su funciуn. En seсal de agradecimiento los lugareсos otorgaron el nombre de la reina Bona Sforza a la plaza comercial mбs importante de Motol e incluso hasta 1939 – mientras estas tierras formaron parte de la antigua Uniуn Soviйtica– llevaron su nombre. Incluso a esta altura los lugareсos conocen la leyenda sobre una italiana portadora de la corona.
El pueblo de Motol es ampliamiente conocido, pues aquн ha nacido el cientнfico destacado en la esfera quнmica y el primer presidente de Israel, Chaim Weizmann. Los antiguos habitantes recuerdan, en donde se encontraba una enorme casa de madera de ocho habitaciones y de dos entradas que pertenecнa a su familia muy adinerada. Ademбs de eso, a esta familia noble pertenecнan los bosques que se extendнan a muchas kilуmetros: de aquн una valiosa madera se conducнa por los rнos y canales hacia las regiones centrales de Polonia, a los Paнses Bбlticos y luego a Alemania, asн como a las costas del Mar Negro. Por desgracia, a esta altura en Motol prбcticamente no vivan los judнos, la mayorнa de ellos han sido asesinados por los alemanes nazi durante la Segunda Guerra Mundial. No obstante, aquн muy a menudo vienen los habitantes de Israel para visitar su tierra natal: precisamente por eso el nombre del pueblo ha sido puesto en un letrero de carretera tambiйn en hebreo.
Ademбs de eso, Motol se conoce en el mundo por sus artesanos que comprenden la mayorнa de la poblaciуn. Parece que el espнritu empresarial aquн estй volando por todos lados. En los tiempos remotos en el pueblo vivнan muy buenos molineros (en la zona habнan mбs de ocho molinos), tejedores, bordadores y constructores. En particular, en los siglos XIX y XX el desasrrollo de los oficios logrу su auge. Por ejemplo, los panaderos cocнan buenos pancillos que se llamaban en el dialecto local “kуrzhiki” (galletas en belaruso — Aut.). Los artesanos se establecнan por aquн cerca. Incluso a esta altura esta parte de la ciudad se llama Kуrzhivka. Los edificios en Motol estaban pegados uno a otro, por eso en los mismos muy a menudo sucedнan los incendios. Por lo tanto, los vecinos de Motol eran los primeros entre los lugareсos que adquirieron en San Petersburgo un equipamiento para hacer tejas para los techos y bloques huecos para construir las paredes de los edificios. Ademбs de eso, los vecinos hacнan los productos de carne y pescado de un sabor especial. Y los vendнan muy exitosamente. Ocho veces al aсo a las ferias –organizadas en la plaza cйntrica de Motol– venнa mucha gente de los pueblos cercanos, asн como de los lugares mбs apartados para hacer compras.
Actualmente los herederos de esta riqueza espiritual tratan de preservar extraordinarias tradiciones populares, idioma belaruso y los lazos que los ligan con su tierra natal, incluso si el destino los ha llevado a la Argentina o Australia. El gran nъmero de visitantes viene a Motol para celebrar las fiestas del fin del aсo y la Navidad segъn las costumbres populares. De eso nos cuenta con mucho entusiasmo la directora del museo etnogrбfico y de folklore local, Olga Matsukйvich.
Como nuesto encuentro se celebrу en vнsperas de las fiestas navideсas, no pudimos evitar de hablar sobre los hбbitos gastronуmicos de los vecinos de Motol.
— Con mucho gusto les contarй que platos ponнan en la mesa navideсa, cuenta a los visitantes del museo Olga. Antes de celebrar la fiesta la gente ayunaba durante algъn tiempo, por eso el menъ navideсo comprendнa no menos de dieciseis platos diferentes: kvas (bebida belarusa fermentada — Aut.) de setas, pescado frito, col cocida al vapor, hervida, salada y marinada en vinagre con el aceite de linaza... Al dнa siguiente se ofrecнan todos los tipos de embutidos y otros platos de carne hechos a partir de las recetas antiguas. Ademбs de eso, se estaban sirviendo el vino de pan hecho a partir de los granos germinados. Hace falta seсalar que los turistas –que frecuentemente visitan el pueblo– se ponen muy encantados, una vez al disfrutar los paltos de la cocina nacional belarusa.
El arte de hacer la comida sabrosa los vecinos de Motol se lo heredaron de sus ancestros. En el museo en un lugar especial permanece un diploma que ya en los aсos treinta del siglo pasado ha obtenido uno de los lugareсos por haber aprendido todas las etapas mбs importantes de fabricacciуn de os embutidos. Actualmente su obra la siguen sus nietos. Vale destacar que de este oficio en Motol se ocupan tres empresarios. Ademбs de eso, igual nъmero de panaderнas cocinan aquн pan, pancitos, empanadas y dulces segъn sus antiguas recetas. Segъn Olga Matsukйvich, cada ama de casa en Motol aprendiу a hacer pan y diferentes embutidos.
Sin embargo, antes de poner los platos sobre la mesa festiva, se la cubren con un maravilloso mantel de lino de Motol. A los visitantes se los reciben con una enorme hogaza de pan puesta en “rushnik” (toalla bordada de lino tнpica — Aut.) Es imposible expresar con las palabras el tono vivo y la simetrнa del bordado. ЎQuй tela mбs linda! En los tiempos remotos las telas se las hacнan los mismos vecinos de Motol. Salнa una tela muy suave y transparente como una seda. Aunque muchos lugareсos han conservado antiguos telares, este arte poco a poco desaparece. Estas obras valiosas –hechas a mano– se sacan de los cofres de los antepasados sуlo los dнas festivos mбs importantes, por ejemplo, durante las ceremonias matrimoniales que se celebran en el pueblo.
Lo mismo se puede decir sobre los “kozhushkн” hechos a mano (tapados de cuero en belaruso — Aut.) decorados con bordados ъnicos y muy hermosos. En los tiempos antiguos en Motol trabajaron de doce a trece artesanos que en verano abastecнan los pieles de ovino y en invierno cosнan las vestimentas para los vecinos. Y no sуlo para ellos: en cuanto a Motol hayan comenzado a venir las personas –que una vez se mudaron para la Argentina– a ellas tambiйn se les gustу mucho la ropa fabricada por los artesanos locales. Pero con el tiempo no pudieron competir mбs con los tapados hechos en la fбbrica. A esta altura los “kozhushkн” –hechos a mano– sуlo se puede ver en el museo local o puestos en los integrantes del teatro folklуrico y etnogrбfico “Vecinos de Motol”. Ademбs de eso, las famosas botas –tambiйn hechas a mano por los artesanos locales– han resultado ser tan durables que incluso actualmente se puede encontrarlas en muchas familias del lugar.
Los vecinos de Motol siguen preservando sus ricas tradiciones. El museo local disponde de mбs de 30 mil objetos ъnicos. Muchos de йstos fueron donados al museo por los vecinos de Motol. Ademбs de eso, los colaboradores del museo juntan canciones, dichos, proverbios y ritos locales. Tambiйn hace falta seсalar que en el pueblo cada agosto se celebra el festival gastronуmico ъnico en Belarъs que lleva el nombre: “Mуtalskiya prismakн” (sabores de Motol en belaruso — Aut.) y reъne a centenas de participantes y a muchos miles de visitantes. Todo el mundo sabe que una deliciosa comida siempre estб acompaсada de los bailes, cantos y risas.

Vladнmir Bнbikov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости