Imagen atractiva

Belarús se menciona cada vez más como un país atractivo y cómodo para el turismo internacional

Belarús se menciona cada vez más como un país atractivo y cómodo para el turismo internacional. Por ejemplo, casi el 40 por ciento de los rusos llaman a nuestro país un mejor lugar para relajarse y viajar. En el desarrollo de la infraestructura turística belarusa se presta mucha atención en las antologías y ediciones especiales en el Occidente. Entre ellos un lugar especial ocupa la guía por Belarús en el idioma inglés, que ha resistido con éxito dos ediciones, y más recientemente, los editores han lanzado la tercera. Esta es una buena ocasión para hablar con su autor, Nigel Roberts.


— Nigel, cuéntenos brevemente de sí mismo y, por supuesto, de la guía por Belarús que usted ha hecho y que ha sido vendida con tanto éxito en la Europa de habla inglés.


— Durante 30 años trabajé como abogado en Gran Bretaña y ahora estoy viajando y escribiendo sobre mis experiencias. Por primera vez visité Belarús en noviembre de 2001. Después de tres o cuatro visitas tomé la decisión de hacer guía por su maravilloso país.

La primera versión estaba lista en 2008. En total, fueron vendidas 405 mil copias. En 2011 fue publicada la segunda edición que también se vendió con éxito. Recientemente ha sido editada la tercera. Hasta la fecha es la única guía por Belarús en el idioma inglés. Espero que mi libro se convierta en una ventana, a través de la cual los extranjeros podrán conocer su país, pues en realidad aquí hay muchas cosas interesantes para ver.

— Nigel, de hecho ya existe en la Unión Europea la guía, donde Belarús está representada como uno de los países de la región, que incluye Rusia y Ucrania. La misma fue creada por el periodista francés y el fundador de la Asociación de Viajeros de Francia, Michel Renaud. Sin embargo, una diferencia clara de su guía es que ella enteramente está dedicada a Belarús. ¿Podría hablarnos de las razones de esta elección?

— La razón es que quería presentar Belarús como un país único. Cuando llegué por primera vez aquí en 2001, algunas cosas me recordaban a la antigua Unión Soviética, que visité a principios de los años noventa del siglo pasado. Pero muy pronto me di cuenta de que Belarús tenía su propia peculiaridad. Aquí se puede ver una gran cantidad de cosas que ya es imposible ver en ningún otro sitio, ni siquiera en la Federación de Rusia. Sin duda, su país merece tener su propia guía.

Belarús se está cambiando mucho, y yo también, con el tiempo, la empiezo a conocer mucho mejor. Además de eso, la misma infraestructura turística mejoró mucísimo.

— Sobre el creciente atractivo de nuestro país también cuentan otros extranjeros. No hace mucho tiempo, la revista británica Business Insider ha comparado los restaurantes y cafés belarusos con los italianos y señaló que la comparación es a nuestro favor. ¿Está de acuerdo con esta evaluación?


— En parte estoy de acuerdo. En Belarús, hay muchas instituciones que no ceden a las europeas. Claro que también hay que no llegan a este punto de calidad, pero así es en todas partes: en París, Londres y Berlín. Pero debo señalar que el nivel general de la calidad de estas instituciones en Belarús es muy alto.

— ¿En su opinión, en qué debe ser prestada la atención a fin de aumentar aún más el atractivo de Belarús para los extranjeros?

— Tomando en consideración mi propia experiencia, puedo decir que lo más importante es hacer la información sobre Belarús más asequible para el resto del mundo. Es más, la información debe ser muy variada: literatura sobre el país, información sobre los museos y sitios históricos y folletos. Ustedes tienen muchas cosas muy interesantes que deben ser más accesibles. Hoy en día, en la red global está presentada toda la variedad de información, por lo que tal vez ustedes deberían analizar cómo tecnologías de la información han elevado la infraestructura turística en otros países a un nivel aún más alto y tratar de aprender de esta experiencia.

— Desde que hemos tocado este tema: en Belarús está operando el Parque de Altas Tecnologías, cuyas compañías se dedican entre otras cosas al desarrollo de soluciones de alta tecnología para diferentes ámbitos de la vida pública. Por ejemplo, el sistema de transporte público en Minsk hoy en día es totalmente automatizado y ofrece a los pasajeros más información sobre las rutas y horarios de transporte. ¿Cómo valora el hecho de que alguien se ocupará del desarrollo del similar sistema de alta tecnología también para la infraestructura turística?


— Creo que es una gran idea. Hoy en día los turistas quieren tener siempre a la mano la última información. Por ejemplo, paseando por la calle Lenin y al mirar su teléfono, conocer qué sitios de entretenimiento se encuentran en esta calle, qué ofrecen ellos y cómo trabajan. Mi libro ofrece una información general sobre estos lugares y está disponible en Google, así como en el sitio web de mi editor. Pero a menudo se necesita una información específica ahora mismo y en este caso pueden ayudar altas tecnologías.

— Michelle Renaud –a quien yo conocía bien– a menudo decía que para él en el país no era importante la piedra fría de los edificios históricos, sino la propia historia, la cultura, así como las tradiciones: el “espíritu del país”. Lo que uno puede ver no sólo y no tanto en Minsk, sino en los rincones más remotos de Belarús. A propósito, en los últimos años nuestro gobierno presta gran atención al desarrollo del agroturismo. ¿Cree usted que si hay buenas perspectivas?

— Claro. Me encanta Minsk, pero aún más me gusta la provincia de Gómel. Cuando, después de cinco horas del viaje en y me encuentro en la provincia belarusa de Gómel, siento que por fin llego al corazón del país. En general, mejorando la infraestructura turística, ustedes deben tener cuidado para no hacerla demasiado refinada. Es importante que el país mantenga su identidad.

Por ejemplo, cerca de la ciudad de Gómel se encuentra la localidad Vetka. Es una ciudad muy común, pero el museo local es un museo de la clase mundial que cuenta con una rica colección de iconos, libros viejos, toallas típicas belarusas, que es difícilmente ver en otro lugar del mundo. Así que estoy de acuerdo con el hecho de que fuera de las grandes ciudades los interesados pueden ver muchas cosas muy interesantes, y espero que mi guía ayude a los turistas extranjeros que vienen a conocer Belarús.

Sin embargo, también los monumentos juegan su papel muy importante. En la portada de la última edición de mi guía está presentada la fortaleza de Brest: un símbolo que, en mi opinión, de la mejor manera posible refleja el espíritu del pueblo belaruso.

— Uno de los objetivos del Parque de Altas Tecnologías comprende la creación de la imagen de Belarús como un país que tiene tecnologías avanzadas destinadas al desarrollo de una sociedad del conocimiento. Nuestros logros en este sentido ya han sido reconocidos por muchas de las empresas líderes en el sector de las altas tecnologías. ¿Qué piensa usted, si nos aceptarán con esta imagen fuera de la comunidad empresarial?


— En Belarús, hay cosas que se hacen mejor que en el resto del mundo, incluyendo los países de la Unión Europea. Es sumamente importante llegar a conocerlo. Los éxitos y su presentación correcta podrían llevar a que ustedes sean tratados en el mundo como lo mercen. Así que estoy muy contento de saber que en su país con tal éxito se está llevando a cabo el desarrollo de altas tecnologías, y estoy seguro de que sus avances tecnológicos serán reconocidos en todo el mundo.

— Usted es uno de las personas que conoce la verdadera imagen de nuestro país, y tomando en consideración el hecho de que su guía por Belarús reedita por tercera vez y está demandada en Gran Bretaña. ¿Qué le parece, se puede hablar de que en las relaciones de nuestro país con la Unión Europea a esta altura se abren posibilidades factibles para el desarrollo de una estrecha cooperación en diversos campos?

— Estoy seguro de que es así. Una de las cosas –que ha mejorado muy significativamente la reputación de Belarús en el Occidente– es el papel que su país en la solución pacífica de la crisis en la vecina Ucrania. Su presidente, al ofrecer plataforma de Minsk para las negociaciones entre las partes en conflicto y los líderes de la región– se encontró en el centro de la política mundial, lo que es sólo para el beneficio de su país. Es importante consolidar este éxito al permitir que los inversionistas extranjeros participen en proyectos conjuntos y desarrollar conjuntamente las áreas prometedoras para el beneficio mutuo.

— ¿Tal vez sea la hora de crear una guía de negocios?

— Sería para un beneficio de su país y de todo el mundo. Especialmente si estaría disponible en régimen on-line.

Román Dubovets
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?