Herradura de plata adornada con cruces de oro

[b]Los voluntarios estбn restaurando el castillo en Liubcha, cuya historia estб llena de leyendas [/b]Todo el mundo decнa: “Hace falta hacer algo”. El castillo en el pueblo Liubcha, municipio de Novogrudok, construнdo a finales del siglo XVI, a lo largo de mucho tiempo estaba abandonado. Fue muy deteriorado durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la zona de Liubcha se convirtiу en el epicentro de la guerrilla contra los nazi. Este acogedor pueblo –situado a la orilla del rнo Neman– incluso ahora acuerda de los sangrientos acontecimientos de aquellos tiempos. Junto a la senda –que lleva al castillo– se encuentra un sencillo obelisco de hierro con la estrella, en el cual estбn grabados los nombres de los soldados que perdieron sus vidas, luchando por la liberaciуn de su patria. Este castillo aguantу muchas batallas de los tiempos remotos. Pero la gente seguнa hablando: “Hace falta hacer algo”. Harнa falta de modo urgente cubrir con un techo esta fortaleza antigua. Para protegerla de la destrucciуn natural. Asн que por fin vino Ivбn Pechinskiy y dijo: “ЎLo harй!”
Los voluntarios estбn restaurando el castillo en Liubcha, cuya historia estб llena de leyendas

Todo el mundo decнa: “Hace falta hacer algo”. El castillo en el pueblo Liubcha, municipio de Novogrudok, construнdo a finales del siglo XVI, a lo largo de mucho tiempo estaba abandonado. Fue muy deteriorado durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la zona de Liubcha se convirtiу en el epicentro de la guerrilla contra los nazi. Este acogedor pueblo –situado a la orilla del rнo Neman– incluso ahora acuerda de los sangrientos acontecimientos de aquellos tiempos. Junto a la senda –que lleva al castillo– se encuentra un sencillo obelisco de hierro con la estrella, en el cual estбn grabados los nombres de los soldados que perdieron sus vidas, luchando por la liberaciуn de su patria. Este castillo aguantу muchas batallas de los tiempos remotos. Pero la gente seguнa hablando: “Hace falta hacer algo”. Harнa falta de modo urgente cubrir con un techo esta fortaleza antigua. Para protegerla de la destrucciуn natural. Asн que por fin vino Ivбn Pechinskiy y dijo: “ЎLo harй!”

El que las sabe, las taсe
“Soy oriundo de Liubcha”, cuenta Ivбn Аntуnovich, presidente del fondo social “Castillo de Liubcha” creado para salvar este monumento arquitectуnico. “Un dнa subн a la colina de castillo y me dн cuenta que del castillo se han quedado sуlo dos torres reducidas en ruinas”, dice.
En los aсos ochenta fue diseсado el plan de restauraciуn de las preservadas edificaciones seculares. Incluso fue lanzada la idea de crear un balneario en la zona. El balneario junto al antiguo castillo –situado en la pintoresca orilla del rнo Neman– deberнa dar la segunda vida a este lugar ъnico. Sin embargo, esta idea nunca fue realizada.
Ivбn Pechinskiy no era un empresario importante, por eso el tema de financiamiento fue crucial. їCуmo conseguir el dinero? Resultу que todo era posible. Comenzaron a llegar las donaciones de la gente no indiferente. Al convencerse de la seriedad de las intenciones de los entusiastas, incluso las compaснas de telecomunicaciones, empresas de construcciуn y varios bancos brindaron su apoyo a las labores de restauraciуn. Durante varios aсos fue restaurada una torre del castillo. Este verano Ivбn Antуnovich junto con sus partidarios planea comenzar las labores de restauraciуn de la otra parte del castillo.
Cada verano veinte voluntarios vienen para participar en las labores de restauraciуn del castillo. A lo largo de unos treinta aсos trabajaron mбs de setecientos voluntarios. Nadie les obliga a hacerlo. Uno viene, trata de ayudar y si le encanta el romantismo –que envuelve este lugar– se queda aquн. Segъn Ivбn Pechinskiy, la mayorнa de ellos se queda allн mбs de una semana, algunos incluso se quedan allн para todo el verano.
El que las sabe, las taсe, dice antigo proverbio belaruso. Este abril visitй el pueblo Liubcha, cuando para el Dнa Internacional de monumentos y lugares histуricos aquн se reunieron los voluntarios para tomar parte ya en el noveno subуtnik (el trabajo colectivo sin pago en los sбbados no hбbiles — Aut.). Mientras en los primeros subуtnik han participado los voluntarios locales, a esta altura a Ivбn Pechinskiy este dнa le ayudan los fincionarios del departamento de protecciуn de la herencia histуrica y cultural y de restauraciуn del ministerio de Cultura. Este aсo los voluntarios incluso a se uniу Ivбn Yarmots, presidente de la junta municipal de Liubcha.
De ese modo la iniciativa de unos pocos entusiastas –encaminada a restaurar el antiguo castillo de Liubcha– ya se convirtiу en una acciуn de envergadura nacional.

El йxito de las claras de huevo
“Para restaurar la Torre Angular a veces trabajamos incluso de noche, con la luz prendida”, seсala Ivбn Pechinskiy convencido de que todos los obstбculos se puede superar. “Cuando nos faltan ladrillos, nos dirigimos a los vecinos del pueblo y siempre contamos con su apoyo. Para avanzar con las obras necesitamos de ladrillos de los tiempos remotos. En busca de los materiales de construcciуn solemos recorrer las casas abandonadas del pueblo: sus chimeneas fueron hechas de semejantes ladrillos que el castillo. Asн que, se puede decir que restauramos el castillo pedazo por pedazo”, asevera el entusiasta.
Los ladrillos de las chimeneas fueron utilizados para reconstruir el asн llamado “muro prusiano” o “el muro de armadura”. En los tiempos pasados esta tecnologнa fue utilizada para construir diferentes edificaciones en el norte de Europa: en Alemania, Paнses Bajos y Gran Bretaсa. Tambiйn se utilizу mucho en Belarъs. Segъn la misma tecnologнa la armadura de la obra se arma con las vigas de roble que se llenan con ladrillos. Las imбgenes de semejantes construcciones fueron halladas por los investigadores en los archivos del castillo de Liubcha. El “muro de armadura” por primera vez fue construнdo en Belarъs moderna.
Ademбs de eso, por primera vez en la cornisa debajo de la Torre Angular fueron repetidas las antiguas tйcnicas de sgraffito. Sgraffito es un antiguo mйtodo de decoraciуn de una superficie, cuando en la pared se pone una capa de enlucido seco que diferencia de la base por su color. Cuando se quita el enlucido seco de algunas partes del muro, en el fondo aparece un dibujo de dos colores. No fue nada fбcil renovar sgraffito en Liubcha.
“Hicimos muchas pruebas y cometimos muchos erroes. Mбs tarde calculй que una persona tuvo que trabajar quince dнas para hacer un metro cuadrado de la carnisa. En total tuvimos que decorar una superficie de 36 metros”, seсala Ivбn Pechinskiy.
Lнliya Usуskaya, tecnуloga quнmica del centro de restauraciуn de los paisajes histуricos y culturales y de territorios, mostrбndome en la capa superior de la torre un fino ligado bien notorio de ornamento de lнliyas, subraya: “Nunca utilizamos modernos medios quнmicos. Para obtener el enlucido seco lo mezclamos con las claras de huevo, como lo hacнan en los tiempos remotos”.
Ademбs de eso, no sуlo el castillo estб en restauraciуn. Junto al mismo se encuentra un maravilloso parque creado por unos de los antiguos dueсos de estas tierras, la familia de los Falz-Fein. Vale destacar que los Falz-Fein eran fundadores del parque nacional de Ucrania internacionalmente reconocido “Aksaniya Nova”, la ъnica zona europea de la estepa de estipa plumosa que nunca no fue cortada por arado. Allн fue creado el parque zoolуgico que cuenta con muchнsimos pбjaros y animales de casi todos las regiones del mundo. Sуlo en los ъltimos aсos en el parque de Liubach fueron plantados 35 бrboles de nueces negros y 300 tilos.

Giralda movida por el viento del tiempo
Los Falz-Fein junto a las torres del siglo XVI en el siglo XIX consrtuyeron su palacio al estilo neogуtico сon pequeсas torres finas en los бngulos. A esta altura de este edificio se han quedado sуlo los recuerdos y las mismas torres pequeсas.
Mientras tanto, la Torre Angular del aspecto inicial del castillo ya casi estб lista para recibir a los turistas. Por encima del techo de teja estб girando la giralda: una rйplica exacta de aquella que hace medio siglo atrбs ha sido encontrada en el desvбn por Мikhail Каrpуvich, director del Museo Popular de Liubcha. Esta giralda ha sido forjada en 1581, lo que comprueban los nъmeros grabados en el metal.
Viajando para ver la antigua fortaleza, vale conocer algunos detalles no sуlo de su presente, sino tambiйn de su pasado remoto.
El castillo de Liubcha comenzaron a construнrselo los poderosos magnatos Кishki. Durante su gobernaciуn esta localidad se hizo famosa. Incluso obtuvo su primer escudo: la herradura de plata adornada con tres cruces de oro. Eso ocurriу justo a finales del siglo XVI, cuando estas tierras estaban dominadas por el protestantismo. Los Kishki patrocinaban a los protestantes: Liubcha se convirtiу en una de las capitales de esta religiуn.
Unos aсos mбs tarde el famoso codo de Radziwill de la ciudad lituana de Birёai se interesу del lindo pueblo situado a la orilla del rнo Neman y lo compraron a los Kishki. Tambiйn compraron el castillo en construcciуn que pronto fue concluida. Los magnatos otorgaron a Liubcha su nuevo escudo con la imagen del caballero que defendнa el castillo.
Los Radziwill de Birёai eran reconocidos y abnegados seguidores de calvinismo expandido para aquel entonces desde Suiza. Los nuevos dueсos de la localidad fundaron una importante impresora calvinista que funcionу en Liubcha a partir de 1612 hasta 1655, en donde fueron editados mбs de 50 libros religiosos y laicos.
Los Radziwill eran no sуlo reconocidos ilustradores, tambiйn eran importantes jefes militares. Por sus especiales mйritos militares fueron adorados en la Patria y odiados por numerosos enemigos. Uno de los enemigos mбs poderosos de los Radziwill era el atamбn de los cosacos, Ivбn Zolotorenko. En 1655 el mismo invadiу a Liubcha e hizo volar el castillo. A partir de aquel entonces la fortaleza comenzу a decaer.
Mбs tarde Liuncha pasу bajo el dominio de los condes rusos los Wittgenstein. Pero sуlo en la йpoca de los Falz-Fein el antiguo pueblo recuperу su fama. Ellos hicieron reparar las torres preservadas desde los tiempos remotos. La torre principal fue adornada con un reloj carrillуn.
Justo en el casco histуrico del pueblo en los aсos de 1910 a 1914 fue elevada la iglesia ortodoxa Ilнnenskaya. Sus torres de color blanco vivo se elevan sobre el pueblo y sus afueras. Mientras las torres del antiguo castillo ofrecen a la gente la protecciуn de sus muros.

Vнktar Kуrbut
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости