Hermosos sнmbolos

[b]Hace falta seсalar que los cinturones de Slutsk es en un ejemplo ilustrativo del rico patrimonio cultural de Belarъs[/b] A esta altura, incluso al pasar varios siglos a partir de aquel tiempo, cuando los cinturones de Slutsk han sido ampliamente utilizados en la vida cotidiana, la gente sigue admirбndolos. Una decoraciуn fina, telas delicados y maravillo colorido: todos estos detalles fascinan mucho. Y si vamos a suponer que los cinturones de Slutsk podrнan ser parte de la moderna vida cotidiana y cumplir con la funciуn de accesorios de moda, harнan correr las marcas internacionales, como Gucci, Dolce & Gabbana, Valentino y Hugo Boss... Pero los mismos son sуlo parte de la exposiciуn de museo. Por desgracia, en Belarъs los cinturones de Slutsk sea difнcil verlos incluso en los museos, pues los mismos han sido llevados a otros paнses y continentes por gozar de mucha popularidad.
Hace falta seсalar que los cinturones de Slutsk es en un ejemplo ilustrativo del rico patrimonio cultural de Belarъs
A esta altura, incluso al pasar varios siglos a partir de aquel tiempo, cuando los cinturones de Slutsk han sido ampliamente utilizados en la vida cotidiana, la gente sigue admirбndolos. Una decoraciуn fina, telas delicados y maravillo colorido: todos estos detalles fascinan mucho. Y si vamos a suponer que los cinturones de Slutsk podrнan ser parte de la moderna vida cotidiana y cumplir con la funciуn de accesorios de moda, harнan correr las marcas internacionales, como Gucci, Dolce & Gabbana, Valentino y Hugo Boss... Pero los mismos son sуlo parte de la exposiciуn de museo.
Por desgracia, en Belarъs los cinturones de Slutsk sea difнcil verlos incluso en los museos, pues los mismos han sido llevados a otros paнses y continentes por gozar de mucha popularidad. Sin embargo, podemos sentirnos orgullos por este hecho, pues los cinturones de Slutsk se los conocen lejos de su patria de origen.
De cuando en cuando en nuestro paнs la atenciуn al patrimonio, como los cinturones de Slutsk, se pone mбs notorio. Segъn la opiniуn pъblica, es necesario hacer todo lo posible para devolver las obras maestras de Slutsk –que a esta altura permanecen en los museos de otros paнses– a Belarъs. їCуmo se puede hacerlo? Hace falta pensar y buscar opciones, creen unos. En opiniуn de otros, es necesario hacer recordar que la cultura belarusa se destaca por muchos eventos culturales dignos. Y cada uno de йstos merece una atenciуn especial de todos nosotros.
Por ejemplo, recientemente en Minsk ha sido celebrada la presentaciуn del proyecto histуrico y cultural “Cinturones de Slutsk es el patrimonio nacional y todo un orgullo de Belarъs”. Entre sus organizadores se destacan el ministerio de Cultura de Belarъs y el Museo Nacional de Bellas Artes. El proyecto estб dedicado al 120є Aniversario del natalicio del reconocido poeta belaruso, Maxim Bogdanуvich. Pero precisamente aquellos dнas, como si haya sido subrayado el hilo de enlace entre los eventos bien importantes en la cultura nacional, al pъblico han sido presentados el calendario de escritorio para el aсo 2012 –que lleva el nombre “Cinturones de Slutsk”– y la pelнcula documental de crуnicas, “Cinturones de Slutsk son seсales de destino”.
“Hace falta seсalar que es un acontecimiento de signo para nosotros, pues para nosotros los cinturones de Slutsk es todo un orgullo nacional, es nuestra marca”, ha dicho en la presentaciуn el director del Museo Nacional de Bellas Artes, Vladнmir Prokoptsov. Ademбs de eso, йl ha hecho recordar que en Belarъs permanece poco nъmero de cinturones de Slutsk. En el Museo Nacional de Bellas Artes hasta hace poco han sido expuestos durante dos aсos los cinturones de Slutsk traidos desde Rusia. Actualmente se llevan a cabo las negociaciones con el fin de traer a Belarъs los cinturones de Slutsk desde Ucrania y Lituania. Ademбs de eso, en 2012 estб programado presentar la moneda de plata dedicada a los cinturones de Slutsk. Tambiйn los interesados podrбn adquirir el calendario y las pelнculas de video que se planea vender en los quioscos del museo, asн como en en las librerнas belarusas. El vicedirector de la fбbrica de impresiуn de Minsk Goznak, Liudmila Vitkйvich, ha contado que los autores del calendario querнan que su cara se parezca a una tela. “Hemos tratado de utilizar un papel especial y la pintura metalizada para transmitir la tecnologнa, estructura y calidad de los famosos cinturones de Slutsk, asн como todo el brillo del color dorado del sol”, cuenta la seсora Liudmila. A su vez, el viceministro de Cultura de Belarъs, Tadeusz Struzhetskiy, ha expresado su seguridad de que la actual presentaciуn impulse el desarrollo tambiйn de otras ideas interesantes relacionadas con los cinturones de Slutsk.
Es cierto que los mismos no deben ser presentados de una forma especial: estбn muy famosos tras su excepcional lugar en la historia del arte decorativo belaruso. En la segunda mitad del siglo XVIII los cinturones de Slutsk formaron parte del traje aristocrбtico de hombre de Belarъs. Es mбs, no sуlo fueron su parte y una decoraciуn, sino tambiйn fueron sнmbolo de su dignidad, nobleza, alto estatuto social y riqueza. A parir de siglo XIX los cinturones de Slutsk se convirtieron en el objeto de colecciуn artнstica y adornaban cualquier palacio o museo, asн como servнan de tela para coser las vestimentas de culto de los sacerdotes catуlicos.
Vamos a acordar de que durante el siglo XVIII tras los esfuerzos del rey Estanislao Augusto Poniatovskiy y los principales miembros de las familias aristуcratas de Rzeczpospolita (Repъblica de las Dos Naciones de Polonia y Lituania — Aut.) –entre ellas los famosos godos belarusos de Radziwill, Oginskiy y Sapieha– en el paнs fueron organizados los talleres, en donde se fabricaban los cinturones parecidos a los cinturones orientales que gozaban de mucha popularidad en el paнs. Pero ya a principios de los aсos 1770 el taller de Slutsk se hizo todavнa mбs famoso. Sus cinturones –perfectos segъn su forma artнstica y modo de producciуn tecnolуgica– se consideraban no sуlo objetos utilitarios. Muy pronto los mismos se convirtieron en las obras de arte que tenнan su propio valor artнstico, al materializar en sн mismas los gustos estйticos y rasgos estilнsticos de la sociedad de aquella йpoca e incluso y los procesos histуricos y culturales mбs importantantes que tenнan lugar en la Repъblica de las dos Nacional de Polonia y Lituania. Los cinturones de Slutsk se convirtieron en los modelos que comenzaron a copiar en otros talleres. Hasta los finales del siglo XVIII el nombre de los “Cinturones de Slutsk” se convirtiу en el sinуnimo de todos los cinturones de seda largos sin depender del lugar de su fabricaciуn. Ademбs de eso, en el siglo XX los cinturones de Slutsk fueron proclamados una de las “tarjetas de visita” de la cultura artнstica de Belarъs, asн como de los paнses limнtrofes que formaban parte de Rzeczpospolita.
Claro que este dominio de los cinturones de Slutsk no fue nada casual. En gran medida a mucha popularidad de los cinturones –fabricados en el taller de Slutsk– aportaron sus fundadores y propietarios, asн como los mecenas. Hay que tomar en consideraciуn que a principios del siglo XVIII el mecenazgo se convirtiу en una verdadera competencia entre los godos nobles en la lucha por invitar a trabajar en su fбbrica a los mejores artistas y artesanos y reunir la mejor colecciуn de obras de arte. Los fundadores del taller de Slutsk, los hermanos, Mikhail Casimir Radziwill y Gueranim Florian Radziwill, incansablemente supervisaban todas las actividades de la empresa, participando activamente en el proceso de su mejoramiento. Gueranim Florian construyу para la fбbrica el nuevo edificio, cuyo equipamiento era producto de los mejores avances tecnolуgicos de aquel tiempo (vale la pena recordar que la exportaciуn de telares desde el Imperio Otomano –que en ese momento era el mayor exportador de los cinturones– fue prohibida bajo la pena de muerte). Y Mikhail Casimir Radziwill personalmente buscaba a los tejedores y, si se quedaba satisfecho con su nivel profesional, hacнa todo lo posible para atraerles a trabajar en su taller. Gastando mucho dinero, йl enviaba a sus emprelados a aprender el oficio en otros lugares (la formaciуn profesional de un tejedor durу unos siete aсos). Por ejemplo, se conoce que en 1757 Mikhail Casimir Radziwill enviу a dos tejedores de Nesvizh –Thomash Khaetskiy y Yбn Gadovskiy– para mejorar sus habilidades bajo supervisiуn de un talentoso maestro Yбn Madzharskiy en el taller de Dominique Misiyarуvich (a esta altura es la ciudad de Ivano-Frankovsk, Ucrania). Y en 1758 el propio Mikhail Casimir invitу a Yбn Madzharskiy a su residencia de Nesvizh y propuso encabezar su fбbrica manufacturera. El contrato fue celebrado.
La invitaciуn de Yбn Madzharskiy fue la segunda etapa de promociуn de los cinturones de Slutsk. Pues el objetivo –que pusу para sн mismo el maestro armenio– fue no repetir el cinturуn oriental, sino crear un cinturуn principalemente diferente y distintivo que serнa mejor del cinturуn importado. A partir de este momento fueron iniciados numerosos experimentos e innovaciones, cuando Yбn Madzharskiy muy a menudo violaba los cбnones del tejido de seda. Ademбs de eso, en la decoraciуn de los cinturones, tejidos al estilo oriental y segъn la moda oriental, comenzaron a utilizarse los dibujos del arte occidental –barroco y clбsicismo– y de los elementos de la cultura popular belarusa.
Dentro de unos meses los cinturones del taller de Radziwill fueron transformados. Aquн comenzaron a tejer los cinturones de dos caras que se diferencian por el color no sуlo de los lados, sino de la mitad de cada uno de los lados. Dependiendo de quй lado se doblaba el cintrurуn en la cintura, el mismo podrнa ser de fiesta o de todos los dнas. La parte obligatoria de los cinturones fue el flequillo largo en los extremos: un maravilloso tributo a los cinturones tradicionales belarusos que no se podнa imaginar sin flecos, mientras los cinturones orientales los tenнan mбs bien como algo exclusivo.
En el perнodo de 1760 a 1770 Yбn Madzharskiy cumpliу con sus innovaciones mбs ambiciosas y creativas: a base de la decoraciуn oriental de las telas el mismo diseсу para los cinturones de la fбbrica de Slutsk los nuevos ornamentos (mбs tarde, su causa fue continuada por el hijo de Yбn, Leуn). Sуlo siete nuevos tipos de decoraciуn con los modernos nombres asociativos (“karumfil”, “suharyk”, “nube china”, “azulejos”, “ramo”, tuecos florecidos” y “corona y medalla”) con el dibujo distintivo y bien estilizado y los cinturones de Slutsk se convirtieron en los “Cinturones de Slutsk”. Fue tan sencillo y tan complicado a la vez.
Ademбs de eso, los cinturones de Slutsk –por ser obras de gran arte– obtuvieron su propia firma. Primero la firma municipal “SLUCK” y despuйs de 1776, cuando el nuevo propietario de la fбbrica manufacturera, Karol Stanislav Radziwill “Panie Kochanku” (1734 — 1790) la entregу, cumpliendo con el contrato de arrendamiento al maestro. Cuando Yбn Madzharskiy entegу a su hijo Leуn (en el perнodo de 1740 a 1811) el derecho de arrendamiento del taller, en los cinturones fueron tejidas letras grandes cirнlias: “СЛУЦК”, “ВЪ ГРАДЕ/СЛУЦКЕ”, “ЛЕОМА/ЖАРСКИЙ ВЪ ГРАДЕ/СЛУЦКЕ”.
Los cinturones de Slutsk de la familia Madzharskiye sustituyeron en el mercado de Rzeczpospolita los cinturones orientales y los mismos tejedores se hicieron tan famosos que incluso el rey Stanislav August Poniatovski –que querнa abrir el taller en la ciudad de Grodno– ordenу a dirigirse a los Radziwill y pedir darle a un tejedor hasta que en la fбbrica manu facturera de Grodno fuera iniciada la producciуn de los cinturones. Era obvio que deberнa ser inaugurada la fбbrica parecida a la de Slutsk que producerнa las telas “al estilo de Slutsk”. Sin embargo, Karol Stanislav Radziwill “Panie Kochanku” –que de todos modos demostraba su independencia de la monarquнa y vivнa siguiendo el lema “El rey es el rey en Varsovia y Karol Stanislav Radziwill es el rey en Nesvizh y Slutsk”– no quiso hacerlo. Al ofendido Stanislav August Poniatovski no le quedaba otro opciуn que ordenar invitar a los maestros del tejedurнa franceses.
Ya en 1780 los cinturones de Slutsk fueron utilizados como los modelos para otros talleres de cinturones de Rzeczpospolita. Entre ellos las fбbricas manufactureras de Stephan Filsians y de Paskhalis Yakubуvich (ambas situadas en los suburbios de Varsovia) y los maestros tejedores de la ciudad polaca de Cracovia, Francisco Maslovskiy, Antoniy Putilovskiy y Yуsef Troyanovskiy. Y al final del siglo XVIII en la fбbrica manufacturera francesa de Lyon fue iniciada la producciуn de los cinturones tambiйn a base de las telas de Slutsk.
A finales de 1790 a Leуn Madzharskiy fue otorgado el tнtulo noble “por el desarrollo de los oficios en el paнs”, en 1791 йl recibiу el escudo “Dar” (en el idioma belaruso don — Aut.) y en 1792 el mismo fue galardonado con el puesto del capitбn de la caballerнa del voevodato de Novogrъdok y con el tнtulo honorнfico de chambelбn real. Leуn Madzharskiy fue director de la fбbrica hasta 1807 y una vez muerto en 1811, fue enterrado en la iglesia catуlica de los bernardinos de Slutsk. A su vez, la historia del taller de Slutsk durу hasta 1846, cuando, al final, la fбbrica –debilitada tras diferentes transformaciones– dejу de existir.
A propуsito, hay que mencionar un detalle muy interesante: los cinturones de Slutsk se los llevaban sуlo los hombres. Segъn las creencias populares, si la mano de una mujer costurera tocarнa sus hilos doradas o plateadas, los mismos en seguida cambiarнan de color. El trabajo de los especialistas fue muy bien pagado. Es mбs, ellos tejнan los ornamentos diseсados por los artistas y no los hacнan ellos mismos. En este proceso nunca participaron los campesinos de servidumbre. Al principio por los cinturones –traнdos desde Persia o Turquнa– pagaban 500 ducados de oro y cuando la producciуn fue abierta en Belarъs, el precio de los cinturones ascendнa a 120. Para comparar: un tejedor altamente calificado en esta fбbrica recibнa cuatro ducados al mes. En total, la fбbrica producнa 200 cinturones al aсo. Por lo tanto, podemos imaginar que costo tenнan los mismos cinturones, pues se los llevaban sуlo las personas nobles. Es mбs, para los ricos los cinturones se tejнan con el uso de los hilos dorados y plateados.
Pero no por esta razуn, sino por completamente distinta, a esta altura podemos decir con toda la seguridad que los famosos cinturones de Slutsk es un fenуmeno ъnico en la cultura nacional belarusa. Gracias a la contribuciуn de los maestros nacionales a la historia del arte decorativo europeo, a su maravilloso gusto artнstico y a su natural sentido de color, los cinturones de Slutsk con su armonнa de composiciуn y una decoraciуn bien exquisita son uno de los mayores logros de la cultura artнstica internacional.

Vнktor Мikhбilov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости