Hemos sido y seremos un país soberano

El mandatorio belaruso dió una entrevista exclusiva a mediaholding “Blumberg”
 El encuentro con el periodista más importante de la agencia de información, Ryan Chilcote, duró una hora y media. Durante este tiempo, el presidente de Belarús, Alexandr Lukashenko, respondió amablemente a casi cincuenta preguntas. Ofrecemos a nuestros estimados lectores los pasajes clave de la entrevista.



Sobre la situación en Ucrania

Alexandr Lukashenko cree que la situación en la vecina Ucrania está muy lejos de la paz :  

—  En pocas palabras, no me gustaría para nada que sea la calma antes de la tormenta. Se notan ciertas tendencias y hay evidencias que hacen llegar a la conclusión que Ucrania está muy lejos de la paz.

Lo que más preocupa al presidente belaruso es que a la aprobación de los acuerdos de Minsk y al proceso de las negociaciones no fueron invitados los representantes de los Estados Unidos:  

—  Creo que sin los norteamericanos no habrá ninguna estabilidad en la vecina Ucrania. Reuniéndose últimamente con los reprsentantes de los Estados Unidos –que han visitado Belarús– les he hecho llegar mi punto de vista, al decir que no sé que quieren los estadounidenses aquí en Europa del Este y en Ucrania, en particular. Pero si los norteamericanos quieren que aquí sea la paz y la estabilidad, tienen que inmediatamente unirse al proceso de negociaciones.

Además de eso, sin duda su papel importante en la solución pacífica del conflicto ucraniano debe jugar también la Federación de Rusia. En cuanto al tema de la participación de los militares rusos en el conflicto en Donbass, Alexandr Lukashenko dijo:

—  Los rusos no son tan necios como para enviar sus tropas allí. Pero en Rusia hay muchas personas dispuestas a venir a Donbass para ganar la plata o para defender sus principios ideológicos. Se trata de miles personas que ya han venido de Rusia. En realidad, no sólo de Rusia. Me han informado que allí hay gente también de Belarús que ha venido para el dinero. Por lo tanto, no sería justo culpar a Rusia por estar presentes allí sus las tropas regulares.

En opinión del mandatario belaruso, Rusia está involucrada en este conflicto armado de una manera u otra. Y si Rusia, por una parte, y los Estados Unidos, por otra, quieren que en el este de Ucrania sea establecida la paz y la tranquilidad, deben aportar a la solución de este conflicto sin demorar mucho para que no se tarde.

Si los Estados Unidos entregan a Ucrania armas serias, este hecho se convertirá en el empuje para escalar aún más el conflicto armado en la zona. Y Rusia se verá obligada a reaccionar a ello.

De todos modos la continuación del escenario de guerra no está excluida, advierte Alexandr Lukashenko:  

—  A esta altuta, ninguna de las partes confía a la otra. Es lo primero. En segundo lugar, para ser honesto, en Ucrania hay hombres armados –y son muchos– que no obedecen los decretos del presidente y los comandantes del ejército ucraniano. Lo que también aumenta el grado de la desconfianza y la tensión entre las partes en conflicto de guerra. Tampoco todos cumplieron con las decisiones de los acuerdos de Minsk sobre el reto de armas en la zona de contacto. Lo que es peligroso y amenaza al menos con el comienzo del nuevo conflicto armado, así como con la escalada del conflicto y, me temo mucho, con la participación de otros países en el mismo.

Sobre las vías de la salida de la crisis

El líder belaruso volvió a pedir por una solución pacífica de la crisis en la vecina Ucrania:  

—  Creo que hoy en día aún no está perdido el tiempo. Y para que Ucrania se mantenga unida e integra, hace falta cumplir con los acuerdos de Minsk aprobados también por los dirigentes ucranianos. Lo que implica la participación en el proceso de negociaciones de los actuales dirigentes de la República Popular de Donetsk (RPD) y la República Popular de Lugansk (RPL).

Hace falta señalar que Alexandr Lukashenko está convencido de que las partes en conflicto en Ucrania tienen que sentarse a la mesa de negociaciones y entre otros temas analizar la aprobación de las enmiendas a la Constitución:  

—  Algunos dicen sobre la federalización de las autonomías. A su vez, las autoridades ucranianas optan por la descentralización. Vamos a poner en la Constitución de Ucrania estas enmiendas absolutamente claras y necesarias hoy en día para Ucrania. Si se necesita la descentralización, está bien. Si hace falta otorgar a estos territorios algún estatus especial, es necesario hacerlo para detener la guerra. Con el paso del tiempo todo se arreglará y estas tierras serán recuperadas. Si todos nosotros queremos la paz y la integridad de Ucrania, hay que hacerlo.

Sobre la política exterior de Belarús

El presidente ha señalado que Belarús es un país muy tranquilo y opta por la paz, nunca ha amenazado a nadie y no va a hacerlo:  

—  Si yo hubiera tratado de amenazar a alguien, este sería el primer paso para asegurar que los belarusos no me elegirían como el presidente. Nosotros somos gente tranquila y no vamos a amenazar a nadie. ¿Por qué tengo que amenazar a alguien? ¿Acaso no tengamos suficiente territorio? Ojalá que puedamos manejar bien lo que tenemos. Somos sólo 10 millones de personas y podremos alimentar fácilmente a 20 o 25 millones. No tenemos suficiente población para el territorio que disponemos. ¿Para qué necesitaría amenazar a alguien? Eso implicaría importantes recursos militares, económicos y financieros.

Además de eso, el mandatario belaruso ha destacado todo el transfondo de la actitud bien cautelosa hacia nuestro país de parte del Occidente:  

—  Los europeos, y especialmente los estadounidenses–quée no se sientan ofendidos, por favor– antes, al menos ahora son otros tiempos, creían que el régimen político en Belarús, así como la estructura política contradicen con su ideología, que en nuestro país no hay democracia y se violan derechos humanos, por lo tanto, querían “cambiar” Belarús. Incluso trataron de “cambiarnos”, usando diferentes métodos, pero no funcionó. Entonces me nombraron el “dictador”.

Sobre las sanciones del Occidente

Alexandr Lukashenko está convencido de que cualquieras sanciones son un anacronismo y no traen ningún beneficio. De ejemplo podrían servir las restricciones sin sentido en cuanto a nuestro país, y ahora a Rusia. No llevaron a ningún lado. El líder belaruso se lo explica por la globalización del mundo moderno:

—  Si nos presionan a nosotros en un lugar, nos abren puertas otros países. Hemos cooperado mucho y seguimos cooperando de manera muy eficaz con Rusia, China, India y otros países de Asia, África y América Latina. Gracias a Dios, ahora vamos a cooperar normalmente también con los Estados Unidos. Por lo tanto, vuelvo a reiterar que las sanciones es un anacronismo. Además de eso, creo que el tiempo es el mayor juez y ha comprobado que yo tenía razón.

Sobre la paz

Respondiendo a la pregunta sobre la paz, el presidente belaruso ha señalado que los belarusos en relación con los últimos acontecimientos en el mundo y los países vecinos, han comenzado a darse cuenta de que no hay nada más importante y valioso que la estabilidad y la paz:  

—  Desde hace mucho tiempo, los belarusos entienden que el país debe ser estable y que nuestra prioridad más importante es la paz y la tranquilidad. No importa, es mejor se un poco más pobres que otros. No tenemos tantos recursos para ser tan ricos. Pero vamos a vivir en la paz, donde nuestra gente –niños y ancianos– no va a morir de las balas y los fragmentos de misiles. Nosotros e incluso yo, lideando el país, debemos hacer todo lo posible para que sin mí y sin la actual generación de políticos belarusos –que tarde o temprano dejarán sus cargos– Belarús siga siendo un país soberano e independiente. Y seguramente lo haremos.

Sobre las relaciones belaruso-rusas

Durante la entrevista, el presidente belaruso, Alexandr Lukashenko, ha dicho que en Rusia hay muchos políticos que “piensan como imperialistas” y creen que Belarús debe ser una región noroccidental de la Federación de Rusia”:  

—  Nosotros les damos una respuesta bien acentuada que nunca seremos la región noroccidental de Rusia. Tampoco pensamos pelear con Rusia. El liderazgo de Rusia nunca nos ha preguntado directamente, si nos gustaría formar parte de Rusia. Somos país soberano e independiente. Y vamos a seguir siendo así.

Además de eso, Alexandr Lukashenko contó que la última vez este tema se lo analizó junto con el presidente de Rusia, Vladímir Putin. Eso fue un año más tarde de las elecciones presidenciales en la vecina Rusia:  

—  Me gustó la respuesta de Putin que dijo: “No necesitamos capturar a ningún país, tampoco Belarús. Ustedes viven en su tierra, nosotros en nuestra, pero al mismo tiempo somos hermanos, personas cercanas que quieren visitar uno a otro y vivir en paz”. Es lo que ha dicho el presidente ruso al respecto.

Además de es, Alexandr Lukashenko asegura de que Rusia no va a luchar contra Belarús:  

—  El liderazgo de Rusia ni siquiera tiene motivo para tratar mal a nuestro país. No lo entenderá nunca el mismo pueblo ruso, los rusos no lo entenderán. ¿Para qué luchar contra nosotros? No hay motivos. Así que yo no lo pienso y no creo que Rusia luchará contra Belarús...

Pero me gustaría reiterar: él que vendrá a nuestra tierra con una espada, morirá de la misma. Vamos a luchar contra los europeos, norteamericanos, rusos: contra todos, si ellos tendrán por objetivo de quitarnos nuestra tierra...

El cien por ciento del pueblo belaruso quiere vivir en su tierra natal, en su país. Así que los belarusos están dispuestos a defender su país como debe ser. Si analizamos la historia, en la Segunda Guerra Mundial hemos perdido a uno de cada tres habitantes. No nos arrodillamos ante el agresor, y estábamos defendiendo abnegadamente nuestra tierra. Del mismo modo, vamos a defender nuestra tierra también ahora, si será necesario.

He aquí viene un fragmento de otra respuesta hecha por el periodista:  

—  En Occidente, existe la opinión que él (Vladímir Putin — Aut.) quiere restaurar en alguna forma el imperio ruso. Pero  es una persona diferente. Él no va a tratar de restaurar el imperio. Pero si alguien va a sobrepasar ciertos límites y amenazar no sólo el presidente , Putin, sino también el pueblo ruso –pues es su mentalidad– responderá. Por lo tanto, hace falta tener mucho cuidado con Rusia. En realidad, Vladímir Putin no quiere dominar, pues es un hombre moderno y entiende que en la vida moderna es muy peligroso.

Según el mandatario belaruso, las acusaciones en cuanto a la intervención en los asuntos internos de los países vecinos, pueden ser dirigidas no sólo a Rusia, sino también a los Estado Unidos, la Unión Europea y otros centros políticos:  

—  ¿Qué necesitaron en Libia, Irak y en otros países? ¿Acaso tuvieran allí sus intereses vitales? Lo mismo pregunta también Rusia. Sus intereses vitales están en Georgia y otros países vecinos. Esta actitud, si se puede decir así, este comportamiento es característico para todas las grandes potencias. Por alguna razón ellas creen que para sobrevivir como un país grande y promover sus intereses en algún lugar, es necesario mostrar su fuerza. Por lo tanto, no se puede culpar sólo a Rusia.

Respondiendo a la pregunta sobre las relaciones dentro de la Unión de dos Estados de Belarús y Rusia, Alexandr Lukashenko, dijo que después de los acontecimientos en Ucrania las relaciones entre Belarús y Rusia no se han cambiado para nada.

Sobre la moneda única en la CEEA

En opinión del presidente, este problema está sobrevaluado, y la introducción de una moneda única en la CEEA no es un tema de un día:  

—  Cuando nosotros, los presidentes de los tres países –Belarús, Rusia y Kazajistán– analizábamos en Astaná el tema de la moneda única, el mandatario ruso preguntó, si no estaríamos en contra, si los expertos se ocuparían de este tema. Pues estábamos hablando de eso desde hace tiempo, por lo tanto, ya es hora que actúan los expertos. Pero no es la cuestión de introducir una moneda única en un determinado período, incluso más tarde. Esto será el último acto que será aprobada por la CEEA. Por el momento tenemos tantos problemas y retos, y no se sabe si lleguemos a la introducción de una moneda única en un futuro próximo.

Sobre la situación en la economía

Claro que los factores desfavorables externos, la devaluación del rublo ruso y la disminución brusca de los precios del petróleo complicaron la situación en Rusia y afectaron a nosotros. La situación en nuestra economía el presidente la considera difícil, pero no crítica:  

—  Lamentablemente, en su tiempo nosotros lentamente diversificamos nuestra economía, así como nuestras exportaciones. Más de la mitad de productos –que producimos– vendemos, y así dependiemos mucho de los mercados externos. No teníamos suficiente tiempo para alejarse del mercado ruso, el antiguo mercado soviético y conquistar otros mercados. A esta altura, nos vemos obligados a acelerar de modo dinámico este proceso. El ingreso de divisa nos permite mantener la tasa del rublo, que ahora se ha estabilizado en un nivel determinado. Además de eso, fueron establecidos los límites de la inflación y el monto de las reservas de divisas y oro:  

—  Será bien, si logramos alcanzar la inflación de 12 a 15 por ciento, de tal manera que ya el próximo año esta cifra sea estable. Seguramente podemos hacerlo. En cuanto a las reservas de divisas y oro, es difícil acumularlas. A esta altura, es sumamente importante no perderlas, no reducirlas.


Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?