Hay capacidades infinitos en tecnología de futuro

Un pasillo largo con muchas puertas. Detrás de cada puerta pasa un pequeño milagro.
Un pasillo largo con muchas puertas. Detrás de cada puerta pasa un pequeño milagro. Vamos a entrar en el laboratorio de síntesis y análisis de micro y nanomateriales del Instituto de Transferencia de Energía y Masa A.V. Lykov. Precisamente aquí están elaborando nuevos modelos de impresoras 3D, un equipo para la impresión 4D e incluso un riñón artificial. ¿Una fantasía? No, realidad.


Si este riñón impreso trasplantarlo al paciente, entonces su organismo no lo repelerá

 En la palma del jefe del laboratorio, Serguéi Filátov, está un modelo de riñón humano. Lo acaban de imprimir en la impresora 3D. No es una copia de pleno valor del original. Pero si este órgano artificial trasplantarlo al paciente, entonces su organismo no lo repelerá. ¿Por qué? Es fácil: el riñón está hecho del material biológicamente compatible. De tal “materia” se producen los hilos quirúrgicos. Por ahora son sólo los primeros pasos en la creación de órganos artificiales. Pero si el asunto recibe el apoyo financiero, dentro de tres años será posible realizar las primeras pruebas de laboratorio.

“Hasta el momento nadie en el mundo ha imprimido un órgano de pleno valor que puede ser implantado, — Serguéi Filátov señala en la pantalla un modelo tridimensional del riñón. — Es un proceso complicado de investigaciones que quitará bastante tiempo”.

¿Pero cómo todo eso puede funcionar? Intentaré explicarlo esquemáticamente. Tomamos una pequeña cantidad del tejido grasoso del paciente de que obtenemos las células necesarias. Luego en el ordenador se crea un modelo tridimensional del órgano. Ahora todo depende de la impresora 3D: el esqueleto del material biológico que se parece al plástico se cubre con las células “vivas”. Adquieren una forma, se unen entre sí. Como resultado, de las células del paciente recibimos una prótesis del órgano. Ahora es necesario activarla de un modo especial, entrenarla y comprobar su funcionabilidad. Sólo después de eso es posible implantar un riñón artificial. El “plástico” en el organismo de la persona con el tiempo se disolverá (como hilos quirúrgicos) y la base de células se quedará. Tales tecnologías será posible usarlas si la persona necesita un trasplante urgente y falta un órgano necesario.

Serguéi Filátov muestra una fotografía: “Es un modelo tridimensional del interior de la persona. Con el tiempo podremos aplicar las posibilidades de la impresión 3D para planificar una operación quirúrgica”. Por ejemplo, el doctor tiene que hacer una operación complicada. Antes él podrá acabarla a fuerza de ensayar.

Pasamos por otro gabinete. Se compone de dos habitaciones. Una está detrás de un vidrio resistente. Aquí se mantiene el silencio total. Nadie debe distraer al científico. En el centro está un microscopio electrónico. No parece en absoluto a los aparatos de los gabinetes de biología. El mismo aparato es bastante grande, cerca están algunas pantallas y el teclado se parece más al tablero de mando en la cabina del piloto. Es el mejor microscopio electrónico en el país. Serguéi Filátov coloca la muestra en la cámara del aparato: “La imagen se aumenta en 1400 veces. Gracias a esto se puede examinar la calidad de materiales que usamos para la impresión 3D.


Es el mejor microscopio electrónico en el país: los materiales que se usan para la impresión 3D se puede aumentarlos en 1400 veces

Un aparato único más producido en el laboratorio es el tomógrafo óptico. Exteriormente se parece a las neveras instaladas cerca de los quioscos. Pero esto es sólo un efecto visual. Con su ayuda se puede investigar la estructura interior de los objetos biológicos y técnicos.

Hay que decir que en el instituto estudian activamente las tecnologías aditivas. Elaboran nuevos modelos de impresoras 3D, investigan sus posibilidades, perfeccionan los materiales para la impresión… Aquí hay un aparato para practicar operaciones para la impresión 4D. ¿Qué significa esto? Serguéi Filátov explica la teoría complicada con simples palabras: “Por ejemplo, se puede crear el material único que cambie su color en dependencia del nivel de iluminación”. Esta tecnología del futuro tiene una gran cantidad de posibilidades. Pero hay también muchos problemas, señala Serguéi Filátov. En primer lugar, es necesario preparar a los especialistas de alta calificación. Por ahora tales especialistas no son muy numerosos. En segundo lugar, los materiales. Para tal impresión se necesita el “abastecimiento” especial. En tercer lugar, estos problemas pueden ser solucionados sólo en caso de la cooperación de la escuela superior, la ciencia académica y sectorial. Para crear por ejemplo, un riñón que funcione es necesario que al proceso se incorporen los científicos, médicos y programadores.

Taisia Azanovich
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: Татьяна СТОЛЯРОВА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости