Garantía de buenas relaciones

Belarús es un participante cada vez más activo de la vida económica internacional.
Belarús es un participante cada vez más activo de la vida económica internacional. Llegamos a esta conclusión al participar en el III Foro de Eurasia celebrado recientemente en la ciudad italiana de Verona bajo el lema, “Las innovaciones y la integración internacional”.

 El foro fue organizado por la asociación, “Conociendo Eurasia”, con el apoyo de varios de bancos italianos. Este año a este evento ya tradicional lo ha asistido el número récord de 800 líderes empresariales, de órganos estatales y políticos, así como más de 100 periodistas de Italia y Rusia, Belarús, China, Kazajistán y Ucrania, entre otros. Cabe destacar que ante una gran audiencia se intervinieron el ex primer ministro italiano, Romano Prodi, Secretario de Estado de la Unión de dos Estados de Belarús y Rusia, Grigory Rapota, el miembro del Presidium del Consejo de Ministros de Belarús, Sergei Rumas, presidente del consejo de observación del banco, “Intesa San Paolo”, Giovanni Badzoli, así como embajadores de varios países.


En Europa, hay muchos empresarios y políticos con mentalidad pragmática, que no quieren perder la confianza adquirida en las décadas anteriores. En particular, en el foro se habló mucho sobre las perspectivas de ampliación de la cooperación entre los dos países que se presentarán una vez comenzará a funcionar el 1° de enero de 2015 la Unión Económica Euroasiática con la participación de Belarús, Rusia, Kazajistán y Armenia. En estas condiciones, Belarús podría convertirse en un puente entre el Occidente y la Eurasia. Así, en particular, en opinión del embajador de Belarús en Italia, Eugeni Shestakov:

— Belarús está empezando a trabajar con la mayor eficacia en el formato multilateral: no sólo en Italia, sino también en la FAO y otras organizaciones internacionales. Lo que ofrece nuevas oportunidades para llevar a cabo proyectos de beneficio mutuo. Gracias a la unificación de la legislación de Belarús y Rusia en la esfera de la economía, se observa una clara tendencia a la mejora del entorno empresarial. Al mismo tiempo se está creando el espacio único de transporte, de energía y de economía. Lo que permitirá, por ejemplo, a un empresario italiano, al emprender un negocio en Belarús, en las mismas condiciones trabajar también en Rusia, así como en Kazajistán y Armenia.

Estas palabras confirman plenamente los resultados de la cooperación económica y comercial entre Belarús e Italia. Hace falta señalar que a pesar del estancamiento de la economía italiana, el comercio bilateral es equilibrado. En 2013, en comparación con el año anterior el monto del intercambio comercial aumentó un 25 por ciento y superó dos mil millones de dólares norteamericanos. Con eso las exportaciones belarusas aumentaron en un tercio. Durante ocho meses de 2014 las mismas crecieron otros 25 por ciento. A su vez, las inversiones italianas en la economía belarusa crecieron más de la mitad.

Presidente del consejo de observación del Banco de desarollo (en el centro) Sergei Rumas y el Secretario de Estado de la Unión de dos Estados de Belarús y Rusia, Grigory Rapota

Sin embargo, según los expertos, estas cifras no se corresponden al potencial de los dos países, tomando en consideración sus relaciones económicas internacionales. A su vez, las perspectivas son aún más prometedoras. Pues tras el inicio del funcionamiento de la mencionada Unión Económica Euroasiática serán una realidad cuatro grados de libertad económica: movimiento de capitales, mano de obra, bienes y servicios. Y para ello hay que prepararse ahora mismo, señaló durante el foro el presidente de la junta directiva del Banco de Desarrollo de Belarús, Sergei Rumas:

— Pues Belarús es el mayor exportador de productos agrícolas, así como el transportista más importante de mercancías de Europa a China y viceversa. Hoy en día, estamos hablando de la conexión ferroviaria entre Belarús e Italia, lo que reducirá los costos de logística y aumentará significativamente la capacidad exportadora de las empresas belarusas, incluyendo metalúrgicas. Además de eso, se está estableciendo la cooperación en la esfera bancaria. Ya fueron celebradas las negociaciones entre los viceministros de Agricultura de los dos países. Según ellos, es necesario intensificar bien rápido la cooperación en el sector agrícola. Se trata de la industria de procesamiento de productos agrícolas a partir de las últimas tecnologías para poder competir activamente en el mercado internacional. En el foro fueron analizados varios proyectos conjuntos en el sector agrícola. En este caso, los empresarios italianos están interesados no sólo entrar con sus productos en el mercado local, sino también en establecer la cooperación mutuamente beneficiosa con toda la Unión Económica Euroasiática.

Entre los resultados de las reuniones más importantes para Belarús se puede destacar las negociaciones con los ejecutivos de uno de los bancos más grandes de Italia, “Intesa San Paolo”. Fue acordada la visita a Belarús del director del consejo de observación y el presidente del banco a fin de conocer el sistema bancario belaruso. Lo que, suponen los expertos, permita llegar a una específica cooperación de préstamo.

Estas conclusiones se las apoya también el catedrático italiano, Antonio Fallico, uno de los principales iniciadores y organizadores de los foros euroasiáticos en Verona:

— A esta altura observamos cómo la política pone obstáculos al negocio. Los juegos geopolíticos afectan a la amistad, la situación económica y la cooperación. Creo que hay intentos de oponer la Unión Económica Euroasiática a la Unión Europea. Aunque en realidad no debería ser así. La Unión Económica Euroasiática podría cumplir con una función muy importante en cuanto a la creación de un mundo multipolar. Hace dos años, nos dimos cuenta de las ventajas indiscutibles de la Unión Aduanera de Belarús, Rusia y Kazajistán, que se expresó en un importante crecimiento del monto del intercambio comercial italiano-belaruso.

Los participantes italianos, belarusos, rusos y kazajos del reciente foro analizaron proyectos económicos por un monto total de 18 mil millones de dólares norteamericanos. Incluso el proyecto de la construcción de una planta de energía térmica en la ciudad belarusa de Brest. Las negociaciones –que ya se están llevando a cabo durante dos años– al parecer hayan dado buen resultado. Según el catedrático, Antonio Fallico, fueron determinados los inversionistas belarusos, ruso e italianos dispuestos a invertir dinero en el cumplimiento de un importante proyecto de innovación.

Así que no es ninguna coincidencia que Italia tiene previsto en 2015 celebrar en el foro económico en Belarús. Así lo dijo en la conferencia de prensa el embajador de Italia en Belarús, el señor, Stefano Bianchi.

— Se presentó muy buena oportunidad: por un lado tenemos el interés de los empresarios italianos, y por el otro al gobierno belaruso le gustaría contar a los inversionistas extranjeros sobre su potencial económico y las posibilidades que se ofrecen a los empresarios extranjeros que tienen la intención de emprender un negocio en Belarús.

Según el diplomático, el foro será apoyado no sólo por Roma, sino también por los representantes de asociaciones empresariales de las regiones de Italia. Se espera también la participación en el foro de las delegaciones de las regiones italianas como Cerdeña y Veneto. Hablando de la región autónoma de Cerdeña, el embajador de Italia señaló que es un ejemplo del establecimiento de la cooperación con Belarús. Además de eso, Stefano Bianchi hizo hincapié que la interacción entre Italia y Belarús se está desarrollando en diferentes esferas. El diplomático italiano señaló que los ministerios de Asuntos Exteriores de los dos países mantienen contactos permanentes. Por ejemplo, en 2013, en Italia estuvo con una visita la viceministra de Relaciones Exteriores de Belarús, Elena Kupchiná. El embajador también expresó la esperanza de que sea celebrada la visita del viceministro de Relaciones Exteriores de Italia a Minsk. Además de eso, está programada la llegada a Belarús del representante del Ministerio de Desarrollo Económico de Italia para participar en la sesión de la comisión mixta de la cooperación comercial y económica.

Sin embargo, no sólo el beneficio económico une a los pueblos de Belarús e Italia, sino también un sentimiento de afecto mutuo. No tenemos que olvidar de que miles de niños belarusos, residentes de las zonas afectadas por el desastre de Chernóbyl, han sido recibidos por las familias italianas para pasar vacaciones en su país muy acogedor. A su vez, Antonio Fallico –visitando Minsk– tuvo un reencuentro muy lindo con un empleado de la fábrica de tractores de Minsk, con quien trabajó hace año. A pesar de que pasó bastante tiempo, el encuentro fue muy emotivo y agradable. Y es un ejemplo muy común. Es probable que eso sea la mayor garantía de la eficacia de las relaciones belaruso-italianas.

Vladímir Yákovlev
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?