Esculturas con biografias

Alrededor de los nuevos monumentos nacen leyendas

En Minsk apareció una nueva tradición de dejar algo de dinero en las “Pesas de la Сiudad”. Qué tipo de pesas son? Recientemente esta pieza fue instalada en el casco histórico, cerca del ayuntamiento. La composición hace acordar de que en 1499 Minsk tuvo la Ley de Magdeburgo, según el cual en el ayuntamiento – donde se celebraban las reuniones del consejo municipal – se mantenían los estándares de las unidades de peso y volumen de mucha precisión.

monument2.png

La escultura de Alexander Prókhorov ilustra una escena de la vida de Minsk de los siglos de XVI a XVII: un comerciante da a un vendedor una moneda, mientras que el tercer personaje averigua, cuánto está pesando una mercancía. Esta historia muy sencilla encanta a vecinos y turistas. Y ellos comenzaron a poner el menudo en las “Pesas de la Ciudad”? Eso pueden hacerlo solamente los extranjeros. Pues los belarusos tienen solamente los billetes, que ponen en la cadena de las pesas.

monument4.pngEn 2008, una semejante escultura de Alexander Prókhorov, “Comerciante”, fue colocada en Pólotsk.

Una moneda – que sostiene el comerciante – está brillando. Pues la gente la toca cada instante y cree que le va a traer el dinero.

Minsk cuenta con muchos monumentos erigidos en honor de los belarusos prominentes. Aquí llevan flores. Aquí hacen recorridos guiados para los escolares. Estas estatuas están destinadas para educar el patriotismo en la gente joven.

A su vez, de una mayor popularidad de los turistas, en primer lugar, gozan los monumentos que tienen contenido algo humorístico. O aquellos que hacen soñar a la gente. Está claro que un comerciante medieval con pesas hace pensar a cada uno de nosotros no sobre la Ley de Magdeburgo y su influencia en la vida de Minsk de hace varios siglos atrás, sino en las cosas cotidianas, sin las cuales es imposible vivir en todos los tiempos, como, por ejemplo, el dinero. Parece que algunas personas crean seriamente que la escultura es como un banco: uno ha puesto un centavo  en seguida se le será devuelto un peso. Suena así como si sea un cuento de hadas.

Le gustaría creer en un cuento de hadas? ¡Por favor! Sus guías podrían contar muchos.

n Glubókoye están enterrados Ferdinand y Vilhelmin von Munchausen. Desde hace mucho tiempo, sus tumbas están visitadas por turistas. Se considera que aquí yacen los restos de “aquel mismo Munchausen”, que se ha hecho famoso por la increíble historia de sus aventuras en el ejército ruso en el distante siglo XVIII. Pero en realidad Karl Friedrich Hieronymus, Barón von Munchausen, hombre histórico y personaje literario, está enterrado en su ciudad natal de Bodenwerder ubicada en el oeste de Alemania. Aún en 1797. Y su tocayo de Glubókoye (incluso con su esposa!) murió casi un siglo más tarde: en 1878. monument1.png

Pero este dato no hace pensar a nadie. Desde hace mucho tiempo, los turistas incluso sin ningunas evidencias creen que el legendario barón ha vivido precisamente en la ciudad belarusa. Según la vicepresidenta del comité ejecutivo, Tatiana Molotovnik, es para un beneficio mutuo: “Si hay una leyenda, los turistas se sienten atraídos por ella. Por lo tanto, hemos tomado la decisión de seguirla, pues nos gustaría tener más visitantes. Esto asegura el flujo de fondos en nuestro presupuesto”. Es pragmático. Y, en general, es muy correcto: lo hace todo el mundo.

Para divertir a los turistas, los guías a veces inventan leyendas. Por ejemplo, junto a la fuente, “Juventud” –que se encuentra frente a la Iglesia de los Santos Simón y Elena en Minsk – a los hombres y mujeres – que buscan encontrar su pareja – se les proponen tocar la rodilla de la chica o el chico para ser feliz. En el parque Mikháilovsky a los hombres – que tienen problemas con su vida personal– se les recomiendan sentarse en un banco junto a una mujer de bronce. Usted tiene que tocar sus rodillas para tener suerte en el amor. Pero a los turistas, por supuesto, se les gusta más una interpretación erótica de esta tradición: la posibilidad de tocar... su echo. Una turista – que hacía fotos junto a la “Chica con paraguas” puesta en el parque – me ha contado que la fotografía sacada cerca de esta escultura le ayudará a protegerse contra el viento, que hace salir de su hogar la felicidad y el dinero. Además de eso, está brillando la mano del personaje de otra escultura bien famosa puesta en el parque. Dicen que hace falta ofrecerle un cigarrillo, saludarlo y entonces el día será bueno. Es muy probable. Pero más suerte tienen aquellos que quieren fumar, pero han olvidado un cigarrillo en casa, y para que nadie se diera cuenta piden a un congelado transeúnte de bronce prestar un cigarrillo...

monument3.pngHay esculturas en Minsk, que son alentadoras y dan tranquilidad. Una de éstas se encuentra en la Isla de las Lágrimas en el suburbio Tróyetskoye. Aquí fue creado un memorial en honor de los soldados soviéticos fallecidos en Afganistán. Una de las composiciones es el ángel que llora. Él sufre por los hombres que no ha logrado salvarlos. Los minsqueños creen que el ángel tiene otro propósito más. Los recién casados vienen aquí y piden a esta criatura celestial que un niño –que nacerá en esta familia– no tenga que participar en la guerra.

Una de las recientes leyendas urbanas está relacionada con la escultura puesta junto a la Universidad Nacional de Economía de Belarús. Es un estudiante de bronce vestido de un traje del siglo XVI y que sostiene en una mano un libro y en la otra un pergamino. El día –en que el escultor, Pável Luk, montaba su obra, los estudiantes – que pasaban al lado– preguntaron en broma, si el “Estudiante” ayudaría a rendir los exámenes. El autor respondió que los chicos tienen que decidir los mismos qué parte de la escultura haría falta tocar para tener buena suerte. A partir de entonces, los estudiantes piden la ayuda de su nuevo compañero de estudios.

Además de eso, la gente pide ayuda en los animales. Por ejemplo, en Bobruisk fue erigido un monumento al castor. Él apareció en uno de los sitios más concurridos de la ciudad: junto al mercado local. La escultura es de bronce y representa a un castor de casi dos metros de altura vestido de abrigo y en un sombrero puesto. Los lugareños creen que las personas –que tocarán la cadenita del castor o su nariz– tendrán mucha suerte y serán muy ricas.

La escultura de bronce de Shura Balagánov – el legendario hijo del teniente Schmidt, protagonista de la novela muy popular de los escritores soviéticos, Ilf y Petrov, “El Becerro de Oro”, por algo fue instalada en Bobruisk. Los hijos del teniente eran especuladores legendarios de los años veinte del siglo pasado. Según la obra, a principios de la primavera del año 1928 los “hijos” se reunieron en la conferencia, donde iban a dividir el territorio de su influencia. Comenzaron a discutir. Ilf y Petrov describen la discusión de la siguiente manera: “Una mala reputación también tenían las arenosas zonas orientales. Se les acusaron de ignorancia en cuanto a la persona del teniente Schmidt.

monument5.png— No somos tontos! gritaba con voz chillona Panikovski. Necesito una colina de Rusia Central, una vez firmada la convención.

— Cómo? Toda la colina? preguntó Shura Balagánov. No quiere más Melitopol o Bobruisk?

Al oír la palabra “Bobruisk” los reunidos se pusieron muy mal. Todos querían ir a Bobruisk, pues esta ciudad se consideraba un lugar muy bueno con un nivel cultural muy alto”.

Para elogiar la ciudad el maestro, Jaroslav Borodín, instaló la escultura de bronce de Shura Balagánov en la intersección de las calles Pushkin y Proletárskaya. Los monumentos dedican a cualquier cosa. Por ejemplo, en Shklov fue instalado un monumento al pepino. Un legumbre vestido de una chaqueta y corbata se convirtió en el principal símbolo de la ciudad. Aquí ya existe un mito que si uno quiere llegar a ser rico, tiene que tocar varias veces el bolsillo del pepino.

Además de eso, el monumento al gorrión en Baránovichi es un símbolo de patriotismo. En el pedestal está puesta una inscripción: “Patria es sagrada para todos”. No importa a que están dedicados los monumentos –aunque a veces son muy curiosos e inesperados– todos ellos están promoviendo la imagen de nuestra patria querida, como un país con una cultura única y gente muy amable, que tiene buen sentido del humor. Es sumamente importante caminar con ganas por esta vida. Y poner nuevos monumentos. Con el tiempo, incluso las cosas insignificantes se convierten en una hermosa tradición.

Víktar Kórbut
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?