En nombre de los ideales del bien y la misericordia

En Belarús respetan y siempre recordarán a las víctimas de la Gran Guerra Patria
En Belarús respetan y siempre recordarán a las víctimas de la Gran Guerra Patria. Lo confirma un mitin-réquiem dedicado a la inauguración del complejo conmemorativo Trostenéts.


Precisamente aquí, en las afueras de la aldea Maly Trostenéts, funcionaba el campo de concentración más grande en el territorio invadido de la Unión Soviética. Aquí murieron más de 200 mil personas, incluso los ancianos, mujeres y niños.

“El corazón se oprime al imaginar la escala de ferocidad y crímenes de los nazistas contra la humanidad”, notó durante el mitin Aleksandr Lukashenko.

— Aquí llevaban en trenes a la gente de diferentes nacionalidades y religiones. No sólo a nuestros compatriotas, sino a los habitantes de otros países europeos: Polonia, Alemania, Austria, Checoeslovaquia. Trabajaba una tremenda cadena de muerte.

“Hay heridas que el tiempo no cura. Las víctimas innumerables de la Gran Guerra Patria es una de tales heridas que no cicatrizan. Los años de la ocupación fascista dejaron una huella inolvidable en nuestra tierra. Las aldeas quemadas y las ciudades destruidas, las bárbaras “fábricas de muerte” — todo eso tenía como objetivo exterminar a nuestro pueblo. De Belarús no se quedó casi nada”, enfatizó Aleksandr Lukashenko.

No se debe olvidar que en el territorio del país había unos 250 campos de prisioneros de guerra soviéticos, 350 lugares de presión de los civiles, 186 ghettos judíos.

El líder belaruso marcó: “Respetamos y siempre recordaremos a las víctimas de aquella guerra. Por eso la construcción del monumento conmemorativo en Trostenéts es una cuestión de honor para los belarusos”.

Sin dudas, el complejo conmemorativo en Trostenéts es un símbolo de reprobación de la política nazista antihumana respecto a los civiles de toda Europa. Ante los arquitectos está planteado el objetivo bastante complicado — inmortalizar la memoria de las víctimas del fascismo, conservar la autenticidad histórica y crear una imagen total de los sufrimientos del pueblo. El monumento conmemorativo debe convertirse en un testimonio visible de la tragedia horrible que se desarrolló en el centro de Europa, en la tierra belarusa. “La construcción del monumento se hizo un verdadero proyecto nacional. Están abiertas las cuentas benéficas, una parte del dinero ganado en el subótnik republicano también fue dirigida a la construcción de este monumento”, resaltó Aleksandr Lukashenko.

Según la opinión del Presidente, el dolor de Trostenéts lo comparten con nosotros los ciudadanos de muchos países. Para la materialización de este proyecto se dirigen los recursos de los mecenas extranjeros. “El monumento en Trostenéts es un símbolo de reprobación de la política nazista antihumana respecto a los civiles de toda Europa. El lema “Nadie está olvidado, nada está olvidado” reúne a todos nosotros. Expresamos el profundo agradecimiento a los especialistas que están llevando a cabo este gran proyecto, a la gente que presta su amplia ayuda. Que este monumento sirva para la aproximación de la gente en nombre de los ideales del bien y misericordia. Que recuerde a nosotros, a nuestros hijos y nietos que es muy importante apreciar y guardar la paz y consentimiento. Que no permita nunca y a nadie olvidar a que tragedias horrorosas llevan las ideas del nazismo, intolerancia e intención de imponer su voluntad con fuerza de armas”, señaló el estadista belaruso.

Aleksandr Lukashenko advirtió de las tentativas de reescribir la historia de la Gran Guerra Patria: “Últimamente oímos más a menudo: “¿Para qué se necesita todo eso?, vamos a olvidar todo”. Bajo este lema “inofensivo” se oculta una cosa horrible. Es una tentativa de no sólo olvidar, sino reescribir la historia de la última gran guerra, privar a nosotros de la hazaña de nuestro pueblo, no debemos olvidarlo, no debemos dar esta Gran Victoria, porque es el testimonio de la grandeza del pueblo soviético cuyos descendientes somos”.

Por aquella victoria de nuestros padres y abuelos la Europa actual debe dar un voto de gracias a los fallecidos, destacó Aleksandr Lukashenko. Según su opinión, tales monumentos representan no sólo un tributo a las víctimas, sino un recuerdo de aquella guerra cruel. Y todo eso debe orientarse al futuro, considera el Jefe de Estado. Debemos entender que en el planeta populoso no hay lugar para la guerra, en Belarús haremos todo lo posible para que esta tragedia nunca se repita, y estos lugares santos nos recordarán aquella guerra horrible y la inadmisibilidad de su repetición en las condiciones actuales.

El Presidente dio un voto de gracias a todos los presentes en el mitin-réquiem: “Gracias por haber venido. Esto es una muestra de que nunca traicionaremos lo que hicieron nuestros padres y abuelos, nuestras madres, aquellos niños y ancianos inocentes que fallecieron aquí, en esta tierra”.

Después del mitin-réquiem Aleksandr Lukashenko platicó con los veteranos de la Gran Guerra Patria. Les deseo la salud y muchos años de la vida. “Lo principal es que viváis. Sois testigos vivos de los acontecimientos de la Gran Guerra Patria. Tenemos que guardar la paz en el país, y la prenda de esta paz sois vosotros, veteranos”, apostilló el Presidente.

Veniamín Mijéyev
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Автор фото: БелТА
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?