En bъsqueda de lo perdido

La ciudad en que hoy tratamos de realizar un viaje por el tiempo, en todo su desarrollo histуrico poseнa muchas posibilidades de ser un poblado notable...
Todo sucede como en la vida. Uno sueсa, construye castillos en el aire, y con el tiempo abandona una enorme cantidad de ilusiones y se sumerge en la prosa severa de la realidad. En cambio en el caso de Glubуkoye dan tantas ganas de quedarse siendo romбntico, inocentemente creyendo que ojalб las ciudades y los castillos tuvieran una vida sin fin.

Puede ser, incluso Napoleуn mismo se puso romбntico al ver los paisajes de Glubуkoye... Si no hubiera sido asн їDe dуnde le aparecieron a йl aquellos pensamientos de construir en el lugar de Glubуkoye una de las ciudades de Europa mбs hermosas y lucrativas? їSabнa en aquel verano el emperador de Francia que en los siglos XVI–XVIII no lejos del Monasterio Berezvechni se erigнa el Castillo de Glubуkoye?

La grandiosa construcciуn con los terraplenes tradicionales, con las paredes de madera, con las torres y con los fosos con agua – todo esto animaba a los habitantes de Glubуkoye a los pensamientos de la inexpugnabilidad de su poblado. Pero se desarrollaba no solamente la urbanizaciуn, sino tambiйn los armamentos, la tйcnica y la tecnologнa de la exterminaciуn de todo lo vivo y de todo lo inmueble. En el aсo 1654 el castillo fue quemado. Su rбpida restauraciуn no lo salvу de otro incendio — en realidad al cabo de varios aсos. Y durante la Guerra del Norte de 1700–1721, el castillo sufriу de nuevo. Y ya entonces su historia entrу en su ocaso. Quedу, en verdad, la calle del Castillo... Estб grabada en muchas tarjetas editadas en los aсos mбs distintos.

Glubуkoye desde el siglo XVI, habiendo obtenido el estatus de poblado, a pesar de toda la escala de su gloria histуrica, los derechos de “capital” de los alrededores con facilidad se los entregу a Disna, al centro distrital. Pero esto de ninguna manera impedнa crecer y desarrollarse. Sin duda, a materializarse las intenciones de bienestar de los habitantes del poblado ayudaban los dueсos que tenнan gran influencia. En el siglo XVII los dueсos de Glubуkoye fueron los Radzivill, despuйs — los Withenstein. Nombres significativos tanto en la historia polнtica como en la historia econуmica de Belarъs. A las casas de madera de un piso se agregaron una sinagoga, una glorieta y una iglesia. El centro de la vida llega a ser la iglesia catуlica de los carmelitas — con una biblioteca, una escuela, un gabinete de fнsica, un hospital y una farmacia. Incluso una orquesta con 40 mъsicos crearon adjunta a la iglesia.

En general si se hablara del desarrollo continuo de los esfuerzos econуmicos, entonces este proceso es natural y constantemente lleva hacia adelante. Cualquier poblado bielorruso, pueblo, cualquiera ciudadela estб dentro del sistema de las coordinadas generales, del movimiento general. Incluso a uno delante del otro le da vergьenza ser pobre. Es mбs complejo con el sector cultural...
Suelen haber altos y bajos. Lo que es caracterнstico en el caso de Glubуkoye. La cultura aquн siempre se encontraba en las manos de los romбnticos, de los soсadores, de los pintores con capacidad no solamente para romper las cadenas del realismo, sino tambiйn con capacidad para poder erigir sus edificaciones, aunque no siempre fueran de carne y hueso.
Era originario de este poblado de lagos (dos hermosos espejos acuбticos hay en la ciudad misma) el poeta Nikolai Minski. Naciу en una familia hebrea pobre. Quedу huйrfano muy temprano. Y tal pseudуnimo tiene nuestro compatriota porque se educу en Minsk, aquн terminу el gimnasio. Con medalla de oro, entre otras cosas. Despuйs de haberse graduado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sankt-Peterburg llegу a ser Candidato en Derecho. Habiendo comenzado a publicarse a mediados de los aсos 70 del siglo XIX, despuйs del entusiamo por Nekrбsov y por Plescheev pasу a la lнrica del simbolismo. Venguйrov — es otro de nuestros compatriotas, de Minsk, bibliуgrafo — llamу a Minski “El padre de la decadencia rusa”. Una de las ambiciones literarias le parecieron poco al poeta. Y el originario de Glubуkoye llega a ser filуsofo, escribe el tratado “La religiуn del futuro: Conversaciones filosуficas”. Nikolai Maksнmovich el aсo 1937. No lo fusilaron. Porque se encontraba en Parнs.
Aunque aъn en la primera revoluciуn rusa Minski consideraba posible y “interiormente necesaria” la uniуn entre el simbolismo y la revoluciуn. Pero entonces los tiempos cambiaban a los puntos de vista en forma instantбnea. Por esa razуn tambiйn estб Parнs, por esa razуn estб el cementerio de Paire-Lachese. En una hectбreas eternas junto con los restos de Onore de Balzac, con Moliиre, Guillaume Apolinaire...

Glubуkoye (de lo que hoy dнa da testimonio la placa conmemorativa, pero no se sabe por quй lo olvidaron en las distintas enciclopedias bielorrusas), tambiйn es la ciudad de Tadeush Dolenga-Mostуvich. Aquн йl escribiу sus libros “Znбjar” (El curandero) y “El profesor Vнlchur”, los que aъn antes de la guerra fueron llevados al cine. El prototipo del cirujano fue otro compatriota — un originario de Ostrovets, el fundador de una de las escuelas polacas de cirugнa Rafal Cherviakovski. Existen varias versiones de la muerte de Dolenga-Mostуvich en el aсo 1939.
...Las calles Dуkshitskaya, del Castillo, Krбkovskaya, la plaza del 3 de mayo — son todas estas direcciones de las tarjetas antiguas de Glubуkoye. Las hay en gran cantidad. Glubуkoe resultу ser un poblado sorprendentemente atractivo y una ciudad no solamente para los jefes militares, escritores, cientнficos y personas pъblicas (dentro de 118 aсos despuйs de Napoleуn, al poblado vino el Presidente de Polonia Ignati Mostitski, en memoria de lo cual se erigiу un portal en la calle del Castillo).
Venнan a Glubуkoye tambiйn los maestros del oficio fotogrбfico. Yulish Kloss, Yan Bъlgak... Parece que sus tarjetas no tienen fin. Varios aсos atrбs, al editar un cariсoso librito “Glubуkoye en las tarjetas antiguas”, el coleccionista y etnуgrafo territorial Vladнmir Skrabatъn incluso seсalу que en su ediciуn “pudieron no entrar solamente contadas tarjetas”. Pero eso es lo interesante que tiene el cavar en los tiempos, lo que da vida a nuevos hallazgos y descubrimientos. Incluso hoy dнa, seguramente, no todo aъn ha sido descubierto, no todo ha sido encontrado. ЎOsad, habitantes de Glubуkoye, buscad, amantes de la antigьedad profunda!..

Alйs Karliukйvich
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?