El semáforo pedirá venir “ambulancia”

¿Cómo se llama el dispositivo que regula el tráfico en las carreteras, que graba todos los detalles del movimiento y está comunicado con el despachador, policía y punto de “ambulancias”?

¿Cómo se llama el dispositivo que regula el tráfico en las carreteras, que graba todos los detalles del movimiento y está comunicado con el despachador, policía y punto de “ambulancias”? ¿Semáforo? Lo han adivinado, pero sólo en parte. Porque todavía no hay estos semáforos. Pero pueden aparecer muy pronto. A su diseño se dedican los expertos de Belarús y Rusia. En la ciudad rusa de San Petersburgo lo hace la empresa, “Avangard”, y la empresa científica de procesamiento de plásticos.



Aquí conocen muy bien a los colegas belarusos: a partir de la época soviética, cuando se suministraban piezas para los famosos camiones volquete, “BelAZ”. Sólo dentro de siete años se logró reanudar los contactos gracias al esfuerzo de la reunión del Consejo de Cooperación Empresarial de San Petersburgo y Belarús, que tiene lugar cada año, alternativamente en Minsk y San Petersburgo.

En las tres reuniones anteriores del consejo la atención fue centrada en el desarrollo de la esfera científica, tecnológica e innovación. Para la empresa científica de procesamiento de plásticos eso se ha convertido, por así decirlo, en un gran avance. Aquí ya hay propios desarrollos bien innovadores. Sin embargo, con el fin de desarrollar a su base la producción, se necesitan socios, la cooperación con los cuales facilitará la salida al nivel más alto.

— Junto con el Instituto Unido de Ingeniería Mecánica de la Academia Nacional de Ciencias de Belarús, hemos diseñado y desarrollado los equipos destinados para la pulverización de plasma de polietileno UHMW, cuenta el director de la empresa científica de procesamiento de plásticos, Sergei Tsybukov. No es ningún secreto que los daños por accidentes de tanques y tuberías en el resultado de la corrosión exceden significativamente el costo de su fabricación. Los sistemas de protección –de estos equipos –utilizados actualmente– no son suficientemente eficaces y es más, son muy costosos. A su vez, gracias a la tecnología innovadora –propuesta por nosotros y nuestros colegas belarusos– la calidad de la protección anticorrosiva de los equipos de energía, los equipamientos químicos capacitivos y las tuberías aumenta considerablemente, así como el plazo de su uso.

El primer paso fue seguido por el otro. En la planta de la construcción de máquinas herramienta de Baránovichi, o mejor dicho, en su filial, en la empresa, “Atlant”, los especialistas de la empresa dirigida por Sergei Tsybukov, adquirieron el aparato de inyección termoplástica: máquina herramienta para la fundición de partes de plástico con las propiedades deseadas. En el verano pasado, el mismo fue presentado por la empresa de San Petersburgo en la exposición, “Industria de Rusia”, e hizo un verdadero furor. Muchos no creían que Belarús hubiera podido diseñar un aparato que no cede por sus propiedades a análogos occidentales, e incluso pidieron acercar las muestras para asegurarse de que no eran maquetas.

Por cierto, los belarusos son únicos en el área postsoviética que están haciendo estas máquinas herramientas únicas. Lo que es bien importante para el programa de sustitución de importaciones llevado a cabo a esta altura en la Federación de Rusia. La junta directiva de la planta de Baránovichi ya ha hecho una propuesta a la empresa científica de procesamiento de plásticos de San Petersburgo sobre la celebración del contrato a largo plazo, que implica la apertura de un sitio de demostración, el mantenimiento y el almacenamiento de repuestos en el territorio de la empresa de San Petersburgo con vistas para el montaje completo de los aparatos de inyección termoplástica, así como la creación de un conjunto centro de formación de especialistas ruso-belaruso.

El primer grupo de futuros operadores, instaladores e ingenieros ya ha sido capacitado en el nuevo centro. El programa incluyó un curso teórico de dos semanas y la práctica de un mes. Gracias al centro habrán especialistas de nuevo perfil: ajustadores mecánicos de máquinas herramientas y líneas automáticas para la producción de objetos de plástico. Se trata de especialistas universales que dominen varias profesiones relacionadas. En un futuro próximo una nueva profesión puede ser una de las más populares en nuestro país, y tal vez en todo el espacio de la Unión Euroasiática, cuyos miembros activos, y en algunos aspectos, emprendedores son representante de Belarús y Rusia.

¿En qué exactamente? Al menos en la producción de materiales compuestos y productos derivados. Un ejemplo elocuente de esto es el caso de polímeros para los semáforos. El semáforo estándar –utilizado desde tiempos inmemoriales en particular, en el transporte ferroviario– tiene un casco de protección de hierro fundido o de metal, y pesa junto con el dispositivo de iluminación aproximadamente 13 kilogramos 500 gramos. Se puede imaginar lo difícil que es desmontarlo y montarlo, y si está puesto por encima del suelo, en altura grande. Además de eso, es obvio que hace falta pintarlo con regularidad para que no se oxide, no pierda el color permaneciendo como se requiere siempre negro. Ni hablar de la vibración al pasar los trenes, lo que reduce significativamente la vida útil del especial dispositivo de iluminación. A su vez, su análogo de polímero es ligero y duradero. En la empresa científica de procesamiento de plásticos de San Petersburgo los cascos de polímero se fabrican tanto de tamaños estándar como reducido.

— A esta altura, la tarea es equiparlos de lámparas de diodos de luces, dice Sergei Tsybukov. Es más, que en Belarús a la creación de las lámparas de diodos de luces se dedican desde hace mucho tiempo y con éxito. En este sentido, la sustitución de componentes importados en los semáforos y faros por los dispositivos belarusos sería lógica y correcta. Lo analicé con el famoso físico, vicepresidente del Presidium de la Academia Nacional de Ciencias de Belarús, Sergei Kilin. A él le gustó mucho esta idea. Se comprometió a analizarla en detalle con sus colegas a fin de ayudar. A propósito, conocí al señor Sergei en la celebración del aniversario del académico, Zhorés Alfiórov. Zhorés Ivánovich mostró su interés hacia este tema y quiso conocer todo en detalles. Y al conocerlo, apoyó la propuesta.

Ahora es necesario desarrollar un programa adecuado de no sólo del proceso de producción prevista, sino dedicado a sus participantes, su financiación, los plazos de cumplimiento y la comercialización del producto final. Ya está claro que el uso de dispositivos de polímeros de diodos de luces de diferente destinación es prácticamente ilimitado. Pueden ser utilizados en el transporte (ferroviario, marítimo y automovilístico), así como en el complejo petroquímico y la construcción de helicópteros.
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости