El número máximo de candidatos

Las elecciones presidenciales en Belarús las ganó Aleksandr Lukashenko que obtuvo un 83.5 % de los votos.
El domingo, el 11 de octubre, en el recinto electoral número ocho –ubicado en el Colegio Nacional de Artes de Minsk– hubo mucha gente: en la entrada al edificio, frente al local con dulces y pastelería fresca los padres con sus hijos, en el vestíbulo los estudiantes del colegio cantando canciones populares. El presidente de la comisión electoral, Konstantín Evsiévich, recibía en persona a electores y mostraba donde hacía falta registrarse. Según él contaba después en la mañana aquí vinieron muchas familias para expresar su voluntad. Las cabinas para la votación estaban ocupadas todo el tiempo. Antes del mediodía, las urnas –adornadas con cintas con el dibujo tradicional belaruso– se llenaron a un tercio con papeletas...


Photo: Vitaliy Gil

El número de electores creció aún más, cuando en el recinto electoral se presentó la candidata al presidente, Tatiana Korotkévich. Hay que admitir que en una pequeña sala era un verdadero “éxito taquillero” y en la misma no podían caber todos los que querían ver a la señora Tatiana. Unos electores, al votar, se quedaban especialmente para hacer foto con Tatiana Nikoláevna. Otros querían estrechar personalmente su mano. Hubo también las personas que vinieron para saludar a su famosa vecina. Además de eso, en la sala se reunieron varias decenas de periodistas.

A las doce de la tarde Tatiana Korotkévich llegó al recinto electoral acompañada de su esposo. Y si el señor Vitaly se sentía algo incómodo por la atención de parte de representantes de los medios de comunicación, su esposa, Tatiana, se portaba de modo natural con las cámaras. Al salir de la cabina, ella mostró a todos la papeleta con su nombre:

— Para mí es un día histórico. Por primera vez en mi vida he votado por mí misma.

Antes de colocar la papeleta en la urna, ella hizo la foto en la memoria. No es difícil adivinar, cómo votó el marido de Tatiana Korotkévich. Más tarde, él dijo:

— A pesar de la agenda muy nutrida mi esposa siempre encuentra el tiempo y trata de prestar mucha atención a nuestra familia. Así que aprecio mucho y apoyo plenamente a mi esposa.

La misma Tatiana Korotkévich, respondiendo a las preguntas de los periodistas, contó lo siguiente:

— El 11 de octubre para mí fue no sólo una jornada electoral. Además de eso, me fui a apoyar a mi hijo, que tomó parte en las competiciones escolares. También visité una exposición. El lunes tenemos previsto organizar una conferencia de prensa en la que mi equipo y yo vamos a hacer balances de la campaña electoral. Y luego, no importa que sea el resultado, pienso dedicarme a la política.

Así es la vida de partido

Sergei Gaydukévich vino a hacer su elección en el recinto electoral número 77 ubicado en el pueblo de Siómkovo– al mediodía. La votación en la escuela local fue activa y tuvo que hacer una cola. El niño de unos diez años ayudó a su padre a poner una papeleta en la urna.


Photo: Alexander Ruzhechka

El candidato al presidente, Sergei Gaydukévich, también se acercó al lugar con sus familiares: su esposa, Alla, su hijo Oleg, su nuera, María y su nieta, Elizabeth, y permanecía en un buen humor. “¡Qué votes correctamente!” en broma dijo a su esposa y dijo honestamente que en la papeleta marco la línea con su nombre.

— En general, yo voto por la Belarús fuerte, soberana y democrática, así como por nuestro futuro, por una vida digna y lo más importante que en nuestro país siempre reine la paz y tranquilidad.

— ¿Qué impresión dejaron las elecciones presidenciales?

— Muy buena. En mi opinión, cada uno de los candidatos tuvo oportunidades iguales. Además de eso, mucha atención fue prestada a la campaña electoral por parte de los medios de comunicación y los canales de televisión. También aprecio mucho el trabajo de mi equipo. A mi parecer, las elecciones son como una fiesta, porque siempre es el movimiento hacia adelante. Es más, todos los miembros de la comisión del recinto electoral se sonríen y estaban en un buen humor. Cuando llegué, dije: “¡Felicitó a todos!”

— ¿Cuáles son sus planes para el futuro?

— A partir de ahora nuestro partido comienza a prepararse para las elecciones parlamentarias, y esperamos lograr ciertos avances. A esta altura el Partido Liberal Democrático cuenta con un importante apoyo de muchos jóvenes, que posiblemente en las próximas elecciones presidenciales vayan a competir a la iguala con cualquier candidato.

Sergei Gaydukévich comentó sobre los resultados de los elecciones:

Las elecciones fueron celebradas de acuerdo a la Constitución de Belarús y la legislación vigente. La participación fue muy alta, lo que es todo un logro de nuestro pueblo. También es evidente que en estas elecciones ganó el actual presidente, Alexandr Lukashenko. Realizamos la encuesta de exit poll (encuesta de la salida), cuyos resultados coincidieron con los que han sido anunciados por fuentes oficiales. Así que los resultados nos hacen muy felices. Porque así gana todo el pueblo belaruso. Vamos a trabajar todos juntos por el bien de nuestro maravilloso país.

Motivo para optimismo

En la mañana temprano, el candidato al presidente, Nikolai Ulakhóvich, comenzó a responder a las llamadas de sus familiares, amigos y colegas, que querían felicitarlo con un día especial para él. El señor Nikolai vino a votar al recinto electoral –abierto en el albergue número cinco de la Universidad Nacional Técnica de Belarús– junto con su esposa, Raisa.


Photo: Yuriy Mazalevskiy

— Tengo suficientes motivos para ser optimista. Pues creo que esta etapa de mi vida, yo la pasé con éxito. Creo que obtuve una gran victoria. Tomé la decisión de hacerlo y me siento muy bien. Nunca antes me dediqué a la política. Estoy seguro de que no voy a perder estas elecciones, porque estoy apoyando al poder actual.

En el momento, cuando la familia de Nikolai Ulakhóvich vino al recinto electoral número 54, según la presidente de la comisión electoral, Natalia Koróvkina, ya votó alrededor del 70 por ciento de la población. El proceso de votación se lo seguían de cerca los diputados del parlamento italiano, que observaron en varias ocasiones las elecciones en la Asamblea Parlamentaria de la OSCE. Nikolai Ulakhóvich no dijo por quién había votado. Pero su esposa no ocultó que siempre y en todo apoya a su esposo. Los hijos de Nikolai Ulakhóvich también hicieron su elección y los padres no tenían duda que fue correcta. La tarde el señor Nikolai planeaba pasarla con sus familiares. A su vez, al día siguiente pensaba ir a Rostov-on-Don para reunirse con los cosacos.

Pero con ganas respondió a las preguntas.

— ¿Cuáles son sus impresiones de la campaña electoral?

— Las elecciones fueron llevadas a cabo a un nivel alto y con tranquilidad. Además de eso, los medios de comunicación trabajaron activamente, proporcionando el apoyo informativo a todos los candidatos al presidente. Especialmente por eso en un período muy corto de tiempo pude ser reconocible en la sociedad belarusa y pasar hasta el final la campaña electoral. Por lo tanto, agradezco mucho a todos los miembros de mi equipo.

— ¿Qué va a hacer ahora?

— Me gustaría participar en las elecciones parlamentarias.

Nikolay Ulakhóvich caracterizó los primeros resultados de los elecciones:

En realidad, esperaba este mismo resultado. Tenemos que aceptar: Alexandr Lukashenko es un prominente político con gran experiencia, al que aman los belarusos. Además de eso, es respetado en el mundo. De todo el corazón lo felicito y deseo cumplir con todos los planes. En cuanto a mí, creo, tuve una oportunidad única y pude demostrar que en el país hay otro partido dispuesto siempre a apoyar el poder actual.

Opiniones de observadores internacionales

Razmik Khumaryán, observador internacional, subdirector del departamento del Comité Ejecutivo de la Comunidad de Estados Independientes:

— Tuve suerte de trabajar en Belarús en el período de 2000 a 2003. Conscientemente he dicho “tuve suerte”, porque no se puede imaginar una nación más amigable y abierta que los belarusos. Incluso entonces los avances de su maravilloso país eran impresionantes. Y ahora... Los cambios para el mejor se notan mucho. Belarús es un país hermoso, limpio, cómodo y se están construyendo muchos objetos. El día de las elecciones, estuve observando en once recintos electorales en la ciudad de Grodno. Me gustaría subrayar que todo fue organizado muy bien, las comisiones electorales operaban sin fallas como si fuera un mecanismo bien ajustado. No hubo observaciones significativas. La conclusión más importante es que las personas hacen su elección libremente y con conocimiento.

Peter Bachmeier, presidente de la Sociedad Austríaca-Belarusa, catedrático:

— Creo que las actuales elecciones presidenciales cambiarán para mejor la actitud de los europeos hacia Belarús. La Unión Europea ya ha comenzado a desarrollar relaciones con Minsk. Por ejemplo, el ministro de Relaciones Exteriores de Austria estuvo aquí en mayo y se reunió con el presidente belaruso, Alexandr Lukashenko.

La actitud de los austriacos hacia su país siempre ha sido buena. Para mí, personalmente, Belarús es un país, que ha logrado preservar un buen nivel en la esfera de educación, industria, prestaciones sociales y garantías para el pueblo. Creo que vale la pena mantenerlo y desarrollarlo.

Michael Morgulis, director del fondo, “Diplomacia Espiritual”, EE.UU.:

— A esta altura, es imposible hablar de las elecciones sin asociarlas con algo más importante. Todo lo que sucede en Belarús, incluso últimas elecciones, se está desarrollando en el contexto de otros acontecimientos muy importantes. Los comicios tienen lugar en el contexto de los acuerdos de Minsk aprobados por la iniciativa del presidente de Belarús. Y, por supuesto, en el contexto de la intervención del mandatario belaruso en la sesión de la ONU, donde él muy claramente habló de las cosas de que muchos pensaban.

Belarús se hizo famosa tras este discurso del mandatario belaruso, en el cual el presidente dijo que Belarús considera ser un país europeo, y con ello demostró que Belarús también está preocupada por el futuro de Europa. Siempre digo que Belarús es la puerta que separa Oriente y Occidente y los que entran en esta puerta, son amigos de Belarús, pero quien no se atreve, nunca ganará.

Zahari Zaharíev, presidente de la Federación de la amistad con los pueblos de Rusia y la Comunidad de Estados Independientes, jefe de la fundación, “Eslavos”, Bulgaria:

— Todos reconocemos el papel positivo de Minsk en el proceso de Minsk. Sin exagerar, es todo un fenómeno en la política mundial. En este caso la posición constructiva de su presidente también jugó un papel muy importante. Ahora todos lo toman en cuenta. Dios quiera que no sólo tengan en cuenta y hablen, sino también sea tomada la decisión de eliminar todas las sanciones sin sentido, a mi parecer. Hay señales que esto va a suceder muy pronto, pero se necesita que la Unión Europea haga algunos pasos en esta dirección.

Dragomir Kárich, diputado del parlamento, jefe del grupo de amistad de Serbia y Belarús, cónsul honorario de Belarús en Belgrado:

— Todo fue muy democrático y civilizado. La gente sonriente y alegre. Las personas iban a votar a los recintos electorales acompañadas de sus familiares e incluso con bebés. Es evidente que para ustedes eso fue realmente un día de fiesta. Por otro lado, me alegro de que la gente se haya dado cuenta de que en las elecciones presidenciales se decide el destino del país. Al parecer, por eso, para las 14 horas la participación fue del 55 por ciento. Siendo el observador –que visitó muchos países– puedo decir que ustedes han organizado muy bien el proceso electoral. Las condiciones para votar fueron muy buenas. Todo fue transparente, por todos lados sonaba la música y se vendían diferentes alimentos. Sabe, en algún momento incluso quería votar yo. Lamentablemente no podía hacerlo. Pero estoy seguro de que en Occidente podrían envidiar sus elecciones.

Las elecciones deben ser celebradas según las leyes y los reglamentos que se aplican en el país. El Occidente a menudo trata de imponer sus leyes y principios a los pequeños países, entre ellos Belarús. Pero hay que respetar el deseo de los demás. Su país hace bien, defendiendo el derecho a una política independiente.

En víspera de la votación, hablé con mucha gente local –taxistas, camareros– sin dar a conocer mi estatus. Todas las personas decían que iban a votar y lo harían como les pareciera mejor. Para mí, como un observador, la voluntad libre de los ciudadanos es lo más importante.

Elena Pérminova, representante de la misión de observación de la Comunidad de Estados Independientes, diputada de la Asamblea Parlamentaria de la Unión de Belarús y Rusia:

— El día de las elecciones, visitamos más de una docena de recintos electorales, y el día antes, el sábado, pasamos por el pueblo de Ruba para ver, cómo se realiza la votación anticipada. Nos impresionó la alta actividad de los ciudadanos y su gran responsabilidad. Además de eso, hace falta destacar el trabajo llevado a cabo en la provincia de Vítebsk: todos los recintos electorales estaban muy bien preparados y fueron creadas las condiciones para electores, así como para empleados de las comisiones electorales y observadores.

La comisión electoral provincial nos proporcionó toda la ayuda posible y la máxima información. Para la tarde del 11 de octubre no tuvimos ninguna queja en los recintos electorales.

Valery Cháynikov, observador internacional de la Comunidad de Estados Independientes:

— Tomando en consideración lo que vi en la víspera, me gustaría subrayar que la organización de las elecciones fue en un alto nivel. No importa que digan, lo más importante es garantizar las elecciones competitivas, así como la libertad de expresión y una votación secreta. Son los principios básicos parte de las elecciones libres. Todo eso pudimos ver en sus elecciones.

Tatiana Moskalkova, observadora de la Comunidad de Estados Independientes, diputada de la Duma Estatal de la Federación de Rusia, vicepresidenta de la Comisión de Asuntos de la CEI, la integración euroasiática y los lazos con los compatriotas, mayor general del Ministerio del Interior:

— En comparación con la anterior campaña electoral la legislación en Belarús fue modificada de una manera positiva, el índice de la democracia subió y nosotros vemos en todos los recintos a los observadores representantes de diferentes fuerzas políticas. En la provincia de Vítebsk, en todos los recintos, vimos urnas transparentes. Creo que este es un paso muy progresivo que muestra claramente: en la urna aparece una papeleta y excluye la posibilidad de una falsificación. Viendo urnas llenas pudimos llegar a la conclusión que el número de votantes era muy importante. Lo mismo fue evidente también durante la votación anticipada: el sábado visitamos cuatro recintos electorales. Para mí fue toda una sorpresa, cuando el día antes de la votación por los recintos electorales pasaron muchas personas para votar anticipadamente y no perder la oportunidad de expresar su voluntad.

Para mí –siendo observador ruso– es importante que la legislación de Belarús prevé un límite de participación de los votantes de al menos el 50 por ciento, que puede definir claramente la legitimidad de las elecciones. En Rusia no tenemos un límite, y esto siempre causa un debate en la sociedad: si es posible reconocer, por ejemplo, la elección legítima del jefe del municipio, si el número de votantes es muy bajo, si esas elecciones reflejan la voluntad del pueblo. En su caso, estos temas no están planteados.

Haidar Valéev, observador internacional de la Comunidad de Estados Independientes:

— En varias ocasiones estuve observando las elecciones en Belarús. Esta vez también noté la preparación fundamental. Todo fue arreglado muy bien: recintos electorales y documentación. Además de eso, me gustó mucho la participación activa de electores. También fue organizada muy bien la votación anticipada para los que no podían por alguna razón venir al recinto electoral el día de elecciones.

Se percibía que la votación se realizaba con delicadeza. No hubo enfrentamientos y situaciones de conflicto que podrían provocar la intervención de la policía. Belarús siempre sorprende por su orden general y la limpieza. Creo que el pueblo belaruso gana mucho en comparación con la nación vecina, Ucrania. A su vez, su país se ha convertido en un territorio de la paz en todos los sentidos de esta palabra. Además de eso, la iniciativa de paz del presidente, Alexandr Lukashenko –que trata de poner todos los esfuerzos para que los hermanos tengan la paz– ya es un fenómeno muy importante.

Svetlana Savítskaya, observadora internacional, vicepresidenta de la Asamblea Parlamentaria de la Unión de Belarús y Rusia para la seguridad, la defensa y la lucha contra la delincuencia, vicepresidenta del Comité de la Defensa de la Duma Estatal de Rusia:

— En varias ocasiones participé en la observación de elecciones belarusas. El día de las elecciones pasé por siete recintos electorales, es más, participé directamente en la preparación y la apertura de uno de ellos. Esta vez la votación fue más tranquila. Fue evidente que la gente venía a los recintos electorales ya conociendo a todos los candidatos. En Rusia, los votantes suelen estudiar una lista de candidatos justo antes de entrar en la cabina de la votación, en el mismo recinto electoral. Me gustaría destacar una votación celebrada según normas de la Ley Electoral de Belarús.

En Rusia las elecciones presidenciales, así como de los diputados de la Duma Estatal siempre se caracterizan por una alta participación de los votantes. Los jóvenes representan la mayoría de las empresas. También es una gran preocupación para los organizadores y los observadores hacen todo lo posible para evitar un desorden. En Belarús, como he notado, reina un orden absoluto. Y las personas se sienten más relajadas. En este contexto la posibilidad de participar en la votación anticipada es muy apropiada: la gente tiene la oportunidad de emitir su voto y los fines de semana irse a cualquier parte con su familia. En general, Belarús es un país tranquilo y seguro. Las últimas décadas lo comprobaron a todo el mundo.

Mikhail Lebedinsky, misión de observadores de la Comunidad de Estados Independientes, presidente del comité de la administración local para las relaciones interétnicas e interreligiosas de la administración de la provincia de San Petersburgo:

— Visitamos varios recintos electorales y notamos una participación muy alta: en el recinto número 18 en el barrio Zheleznodorozhny en la ciudad de Vítebsk en los primeros treinta minutos vinieron para votar 40 personas. Vimos que todo fue legal y sin ningún tipo de violaciones. Lo que confirmaron también los observadores nacionales. Me di cuenta de que aquí la gente fue mucho más activa que en otros países, donde había trabajado como el observador, votando anticipadamente. Yo no veo nada malo en eso, pues es conveniente para muchas personas. Lo más importante que la población tenga más oportunidades de expresar su voluntad. En Rusia, para la votación anticipada fue desarrollada una lista cerrada de razones y la ausencia en el día de las elecciones tiene que ser argumentada, lo que a veces no es para agrado de electores.

Alexander Kichigin, observador internacional de la misión de la Comunidad de Estados Independientes (Rusia, provincia de Kursk):

— Sucedió así que justo antes de las elecciones, descansé durante dos semanas en la provincia belarusa de Gómel y pude sumergirme en el mundo de la campaña mediática de la vida política en Belarús. En mi opinión, todos los candidatos al presidente tuvieron la oportunidad de llevar sus ideas al electorado. Este proceso estaba abierto, y los electores tuvieron la posibilidad de evaluar atentamente a los políticos. La misma apertura y la igualdad de oportunidades las observé en los recintos electorales.

Serik Egizbáev, observador del comité ejecutivo de la Comunidad de Estados Independientes, jefe adjunto del departamento de control estatal y el trabajo de organización de la administración territorial del presidente de la República de Kazajistán:

— Evalúo como positivas las elecciones presidenciales en su país. Fue agradable ver que la gente iba a votar como festejar. A partir de la mañana temprano pasamos por varios recintos electorales. Nos reunimos con los electores comunes y observadores de la OSCE. Nadie podía decir nada malo. Antes de ir a Belarús, estudiamos cuidadosamente la legislación electoral de Belarús. Después de haber visitado los recintos electorales, puedo decir: no fueron registradas ningunas violaciones. La votación fue llevada a cabo siguiendo la Ley Electoral de Belarús.

Bahram Haidari, representante de la OSCE (recintos electorales número 44, 45, 46, ciudad de Minsk):

— No tengo ningunas quejas en cuanto al proceso de la votación. Por otra parte, la atmósfera en estas elecciones fue excepcional y amigable.
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?