El deseo de cambiar de lugar

Durante los ъltimos 5 aсosuno de cada 4 bielorrusos ha cambiado de trabajo
Los norteamericanos consideran: para no perder el gusto a la vida hay que cambiar el lugar de trabajo cada 5-6 aсos. Dicen que en una situaciуn que cambia uno empieza a trabajar con un rendimiento doble. La mirada fresca, no turbia del novato a veces puede resultar mбs ъtil para el trabajo que la experiencia del colega que ha trabajado en la empresa decenas de aсos, cuyos acciones ya han sido llevadas a la automatizaciуn. Allн donde no hay creaciуn, los negocios no andan.

En Belarъs en el curso de los ъltimos 5 aсos, segъn los datos del monitoreo sociolуgico republicano del Instituto de Sociologнa de la Academia Nacional de Ciencias de Belarъs, el 25 por ciento de la poblaciуn ocupada ha cambiado su lugar de trabajo. A propуsito, hoy temen ser despedidos solamente el 29,2 por ciento de los encuestados, cinco aсos atrбs ellos constituнan el 37 por ciento. Paulatinamente donde nosotros se aclimata la tradiciуn occidental. Ya que aъn varios aсos atrбs, estaba establecido hacer carrera sin cambiar el empresario. Una buena antigьedad en un mismo lugar se consideraba un gran mйrito. Los empleados que habнan trabajado mбs de 15 aсos tenнan privilegios especiales: un aumento de sueldo por los aсos de servicio, un porcentaje adicional al premio y un dйcimo tercer sueldo, asн como tambiйn ventajas en la soluciуn del problema de la vivienda. Y tal empresa se consideraba estable, porque no habнa fluctuaciуn de la mano de obra.

Ademбs, esto era caracterнstico no solamente para nuestro paнs. Muchas compaснas japonesas hasta hoy dнa contratan personal una vez al aсo — en primavera cuando la juventud termina los establecimientos de educaciуn secundaria y superior. Cada tercer japonйs, despuйs de entrar a trabajar, abandona la empresa ya solamente al ser pensionista a los 55 aсos. Sin embargo, este ъltimo tiempo tambiйn las compaснas japonesas se niegan a emplear a sus trabajadores para toda la vida. En verdad, por ahora solamente en relaciуn con los directivos y especialistas ingeniero-tйcnicos, habiendo tomado el ejemplo de USA, donde se aprueba la movilidad profesional. Un ingeniero que en el curso de 20 aсos haya trabajado en 4 empresas se aprecia mejor que aquel que todos estos aсos ha trabajado en un solo cargo y en una empresa.

Sin embargo, la mayorнa de los bielorrusos de todas maneras teme quebrar el modo acostumbrado de vida. En el aсo 2005 solamente el 8 por ciento de la poblaciуn ocupada respondiу que tienen la sуlida intenciуn de cambiar de trabajo. Al mismo tiempo nombraban el suelo bajo (74 por ciento) como la razуn principal. En cambio, las condiciones duras de trabajo o, digamos, los conflictos en el colectivo y con la directiva fue seсalado solamente por el 25 por ciento de los trabajadores. En una palabra, no es trabajo aquello que gusta, sino aquello que da para alimentarse...

— Aproximadamente una cuarta parte de los trabajadores piensa que no estarнa malo buscarse un nuevo lugar, pero no hacen ninguna gestiуn, en cambio el 52 por ciento no planea cambiar de patrуn, — dice la jefa de sector del Instituto de Sociologнa Galina Sokolova. — Por una parte, la mayorнa de ellos estб contento con su situaciуn (54,7 por ciento), por otra parte — no ven la posibilidad de colocarse a trabajar en la especialidad (60 por ciento).

Realmente, los puestos de trabajo no son tantos como para cambiarlos como guantes. Segъn los datos del Ministerio del Trabajo y de Seguridad Social, en muchas especialidades la demanda en decenas de veces excede la oferta de los patrones. Por ejemplo, para 20 vacantes de tйcnico-tecnуlogo optan 1.704 personas, para 59 cargos libres de peritos comerciales — hay 831 candidatos, y las vacantes pedagуgicas son 20 veces menos que los especialistas sin trabajo. En cambio, cada aсo pueden cambiar de trabajo los soldadores elйctricos y de gas, los encaladores (pintores), carpinteros y electricistas — hay dos veces menos que los que se necesitan. Y los albaсiles en general actualmente tienen un alto precio: Ўpara un trabajador optan 4 empresas!

Sin embargo, cambiar frecuentemente de compaснa impide no solamente la pequeсa opciуn de puestos de trabajo, sino tambiйn nuestra “vida sedentaria”. En Belarъs casi el 85 por cientos de todas las vacantes — estбn en Minsk. Con la particularidad de que principalmente son especialidades obreras. En cambio los juristas, economistas, contadores y pedagogos son necesarios en las regiones (en Minsk para un lugar de jurista — hay 80 personas). Y en cada (Ў!) distrito son necesarios un veterinario jefe y un zootйcnico jefe. Pero a la pregunta: їPuede Ud. ir a trabajar a otra ciudad?” — ЎCasi el 90 por ciento de los encuestados respondieron que no querнan!

Sin lugar a dudas en muchas compaснas como antes aprecian y tratan de mantener a los especialistas que han trabajado muchos aсos, pero el criterio de la valoraciуn ante todo — es el resultado, y no la antigьedad. Y si a Ud. estб aburrido en el antiguo puesto de trabajo, estй seguro que su jefe no va a ser el ъltimo en saberlo. Por esa razуn por un tiempo es mejor callar acerca de sus intenciones. ЎY si ya hay que irse, que sea de buena manera!

Marнa Kъcherova
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?