El arte de reconstrucciуn

[b]En el Teatro Nacional Acadйmico de Drama Yanka Kupala fue celerado el estreno del espectбculo “Rapto de Europa o el Teatro de Urszula Radziwill” puesto por el director artнstico del teatro, Nikolay Piniguin. Despuйs de la obra “Nobleza de Pinsk” de Vincent Dunin-Marcinkйvich y la obra narrativa “Translations” del dramaturgo irlandйs, Brian Frehley, que, a propуsito, descubriу muchas similitudes con el drama belaruso del siglo XX, el teatro decidiу poner una verdadera atracciуn [/b]Tres partes de la obra –уpera, ballet y comedia del arte– reconstruyen una noche teatral en el Castillo de Nesvizh. Las mismas estбn ligadas entre sн con una interpretaciуn de los jуvenes actores, Valentina Gartsъeva y Alexandr Kozello. (A propуsito, hace poco estos jуvenes actores del teatro Yanka Kupala han sido galardonados con el premio por el mejor dъo artнstico en el festival “Encuentros teatrales eslavos”.
En el Teatro Nacional Acadйmico de Drama Yanka Kupala fue celerado el estreno del espectбculo “Rapto de Europa o el Teatro de Urszula Radziwill” puesto por el director artнstico del teatro, Nikolay Piniguin. Despuйs de la obra “Nobleza de Pinsk” de Vincent Dunin-Marcinkйvich y la obra narrativa “Translations” del dramaturgo irlandйs, Brian Frehley, que, a propуsito, descubriу muchas similitudes con el drama belaruso del siglo XX, el teatro decidiу poner una verdadera atracciуn

Tres partes de la obra –уpera, ballet y comedia del arte– reconstruyen una noche teatral en el Castillo de Nesvizh. Las mismas estбn ligadas entre sн con una interpretaciуn de los jуvenes actores, Valentina Gartsъeva y Alexandr Kozello. (A propуsito, hace poco estos jуvenes actores del teatro Yanka Kupala han sido galardonados con el premio por el mejor dъo artнstico en el festival “Encuentros teatrales eslavos”. El premio fue otorgado por actuar en el espectбculo de Alexandr Gartsъev, “No es mнo”). Todas las tres partes de la obra –adaptadas por el moderno dramaturgo belaruso, Serguey Kovaliov– demuestran que a los mediados del siglo XVIII en Nesvizh ya ha existido sin ninguna exageraciуn el teatro europeo, cuyo repertorio han formado ballet, уpera y comedia del arte de la autora Urszula Radziwill, esposa del propietario del Castillo de Nesvizh: Mikhail Kazimir Rybonka.
Es curioso que las obras de Urszula Radziwill estйn llenas de tanta ironнa y a veces el sarcasmo relacionados con la imperfecciуn de la naturaleza del hombre y fragilidad de las pasiones humanas que incluso, al pasar mucho tiempo, los mismos se ponen notorios. En realidad las estructuras dramбticas de Urszula Radziwill es una moderna comedia del arte, el gйnero que hasta ahora es explotado exitosamente por el moderno teatro. Las obras “Taxista demasiado casado”, “№ 13” y “Boeing-Boeing” estбn escritas segъn siguiendo estas tradiciones.
El director de la obra Nikolay Piniguin sigue su lнnea de director y tras la risa y mъsica vuelve a recordar del tema de la identidad nacional y autoconciencia. Es cierto que si en algъn lugar su veredicto suene pesimista, el actual estreno no es ese caso. “Para mн esta pieza es actual, porque desarrolla la conciencia del pъblico que viene al teatro, de este modo el director de escena explicу a los periodistas el concepto de la obra. Los belarusos tienen que cambiar la conciencia y deshacerse de los complejos para volver al contexto europeo. Ya son suficientes “lapty y rushnikн” (en el idioma belaruso zuecos de corteza de tilo y toallas con el ornamento nacional bordado — Aut.), hablando sobre nuestro pasado histуrico”. Hace falta seсalar que la diseсadora del espectбculo, Olga Matskйvich, comparte plenamente el mensaje del director de escena. El mundo recuperado por ella es un poco exagerado en sus diferentes matices, los trajes se parecen a los dibujos animados. Son revividos, vivos y brillantes, en los cuales es muy fбcil existir, pero al mismo tiempo ellos se parecen a los personajes y requieren de una especial atenciуn. Si algo se quedarб grabado en la memoria de los espectadores, una vez corrido el telуn, serб sin duda brillante imagen del estreno. En la obra “Rapto de Europa o el Teatro de Urszula Radziwill” no hace falta ahorrar en la paleta de colores. Al contrario, su concentraciуn lнmite hace este espectбculo muy original y muy estйtico. La obra tiene su propio aliento y –a pesar de que por la reconstrucciуn del edificio del teatro se estб presentada en el escenario de la Casa Central de los Oficiales– sigue siendo una pieza puesta segъn las mejores tradiciones del Teatro Nacional Acadйmico de Drama Yanka Kupala y no podrнa ser de otra forma.
La obra “Rapto de Europa o el Teatro de Urszula Radziwill” estб llena de ironнa. Parece que nadie dice nada en serio. No lo requieren ni sujeto, ni ambiente, en donde se presentan todos los problemas. El compositor Andrei Zъbrich percibiу de modo delicado el estilo del siglo XVIII y escribiу la mъsica muy precisa e inspiradora. A veces se parece que suenen autйnticas composiciones musicales del siglo XVIII. En esta mъsica es fбcil existir e interpretar su papel y cantar su parte. Hace falta seсalar que en la obra los actores del teatro de Yanka Kupala cantan mucho y lo hacen bien. Fбcilmente, con una dignidad real interpreta su papel Yulia Shpilйvskaya que es todo un adorno del espectбculo. El efecto cуmico se pone mбs notorio gracias a la participaciуn de Olga Nefiуdova, muy orgбnica como siempre e incluso poйtica y pensativa. Ademбs de eso, Svetlana Zelenkуvskaya –que esta vez estб probando sus capacidades de interpretar el papel grotesco– no tiene miedo de ser graciosa. Para Serguey Zhuravl el papel de un comerciante enfernizo Banuta, traicionado por todos, excepto por su joven esposa es uno mбs despuйs del papel en la obra “Loco Jourdain” puesta en el Teatro Molodezhny (teatro de jуvenes — Aut.). Es todo un personaje en su bagaje de actor. Arlequнn mуvil y бgil –interpretado por Alexandr Kozello– aсade a todo lo sucedido una cierta estructura estilнstica y su propio ritmo. El actor se parece a un pregonero del mercado y descubre una entonaciуn correcta en la relaciуn con el pъblico: no vulgar y no falsa, pero al mismo tiempo que es de confianza, lo que provoca un vivo efecto cуmico.
En general, aquн todo se parece al carnaval de Venecia: no se puede confiar en ningъna cosa y en ninguna persona hasta el final. Las mбscaras cambian una a otra, siguiendo ritmo muy rбpido. De repente los animales se convierten en los hermosos prнncipes hermosos y las seсoritas de Nesvizh en las mujeres bellezas del Oriente y viceversa y las pastoras con la caballera de pelo suspiran del amor con los sonidos de zhaleika (en el idioma belaruso instrumento musical popular belaruso — Aut.) Ademбs de eso, es una verdadera comedia humana: precisamente este subtexto se nota mucho en la obra de hoy que ironiza sobre la inperfecciуn de los gйneros teatrales. La vida es mбs amplia, como si diga el director de escena, miren, cуmo todo estб condicionado e inestable. їAcaso no amen esta ilusiуn muy bien inventada?
їSi el pъblico europeo entienda el espectбculo? Claro que sн. Porque mбs que cualquier otra obra –que hace poco ha sido estrenada en el Teatro Nacional Acadйmico de Drama Yanka Kupala, el espectбculo “Rapto de Europa o el Teatro de Urszula Radziwill” hace recordar de las comunes raнces europeas del teatro belaruso, polaco y lituano. Vale seсalar que nuestro arte teatral de algъn modo cede al de nuestros vecinos de Lituania y Polonia. Tal vez, nuestro teatro siga acumulando fuerzas y no siempre sepa presentarse exitosamente en los festivales internacionales. Se parece que los directores de escena de generaciуn anterior ya se hayan puesto satisfechos y los jуvenes directores pongan obras en los escenarios independientes. Pero me gustarнa creer que en el futuro prуximo tenga lugar gran avance evidente para los crнticos, asн como para todo el pъblico. El teatro –que tiene tan buena herencia, de la cual cuenta la obra “Rapto de Europa o el Teatro de Urszula Radziwill”—por un largo tiempo serб descolorido e insignificante. Tarde o temprano obligatoriamente va a suceder algo. Para eso hace falta tener sуlo un poco de emociуn y comprensiуn clara y precisa de sн mismos en el espacio teatral. No debemos perdernos entre el Este y Oeste, tenemos que absorber todo lo mejor, de lo que a esta altura dispone el teatro internacional y reapreciarlo con una meticulosidad extrema.
El mito, tradiciуn y material nacional forman base para seguir avanzando. Y en nuestros tiempos no es suficiente sуlo poner una pieza histуrica en el escenario teatral. Se nota la necesidad del subtexto, de la reapreciaciуn y del segundo plano. Esperemos que la obra “Rapto de Europa o el Teatro de Urszula Radziwill” inspirarб a algunos jуvenes coreуgrafos para seguir investigando el material teatral belaruso capaz de regalar al pъblico mucho mбs historias muy exclusivas.

Valentнn Pepeliбev
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости