Cuando la palabra no es un sonido vacнo

Hace poco la pequeСa ciudad de Postabi (regiуn de Vнtebsk), se convirtiу en la capital cultural del paнs — aquн se celebrу por 13 vez el Dнa de la Escritura Bielorrusa
La fiesta es ъnica. Tal cosa no hay en ningъn paнs del mundo. Y la fecha no es casual. En agosto-septiembre de 1517 Frantsisk Skorina editу en Praga un libro de la Biblia en bielorruso. Skorina — es el primero de los europeos orientales que aprendiу a utilizar la mбquina de imprimir. Por eso el Dнa de la Escritura al principio se celebraba en la patria de la gran personalidad — en Pуlotsk, y en los aсos siguientes — en otras ciudades que se seсalaron en la historia como centros espirituales: Tъrov, Nesvizh, y el aсo pasado — Kamenets. A muchos Postabi les puede parecer un poblado muy insignificante. Pero eso es ahora. En cambio dos siglos atrбs todo era de otra manera...
Las ciudades provinciales rбpidamente se convierten en grandes centros. Antoni Tisenhaus, el ministro de finanzas del Gran Principado Lituano, a finales del siglo 18, en la йpoca de la Ilustraciуn, eligiу a Postabi para la realizaciуn de un experimento. En el ejemplo de este lugar, el querнa demostrar que paulatinamente se puede reformar la economнa y levantar la cultura de su paнs. Tisenhaus era una persona de varias culturas: de origen era alemбn-letуn, de cultura era polaco, pero йl consideraba a Belorrusia como a su patria. Reconstruyу la pequeсa ciudad, en el centro levantу casas para los artesanos invitados desde el extranjero, construyу las fбbricas y talleres mбs nuevos por aquellos tiempos. Pero lo principal fue: en una provincia alejada apareciу su escuela teatral y un palacio donde se reunнan los amantes locales del arte. Otro Tisenhaus — Konstantнn, sobrino de Antonio, a comienzos del siglo 20 abriу aquн el primer museo ornitolуgico de Europa Oriental y una galerнa de cuadros.
Uno de los contemporбneos de Tisenhaus se admirу tanto de las bellezas locales que exclamу: “Si me preguntaran, dуnde hay felicidad en la tierra, Yo responderнa que ella se encuentra en Postabi”.
Desde aquel tiempo ha quedado la plaza acogedora, en la cual se han conservado los restos del antiguo conjunto arquitectуnico lujoso ejecutado por el italiano Giovanni Sacco, un templo ortodoxo, una iglesia catуlica de San Antonio de Padua y de la Inmaculada Concepciуn de la Virgen Marнa. En el antiguo molino trabajan los maestros contemporбneos, aquн estб la Casa de los Oficios. Gobelinos, cuadros, bordados, cerбmica, artнculos de paja todo — todo esto ha sido creado por el trabajo manual, en el estilo original como en la antigьedad.
El 3 de septiembre a las notabilidades de Postabi se agregу el monumento a los Tisenhaus. A propуsito, originario de estos lugares es ademбs otra personalidad conocida — el clбsico de la literatura bielorrusa Vladнmir Dubovka. Viviendo en Moscъ, en los aсos 20 escribнa no solamente obras maestras poйticas, sino tambiйn nuevas palabras para la lengua bielorrusa.
Por esa razуn el domingo pasado tambiйn los habitantes y visitantes de Postabi no se aburrнan. Tenнan para ver y de que hablar. En las calles en base a antiguas recetas se preparaban comidas, los artesanos modelaban potes y fraguaban espadas, combatнan los caballeros y bailaban las hermosas damas, y los escritores — ya que es el Dнa de la Escritura — daban autуgrafos.
Al lado se podнa comparar, cуmo se creaban los libros en el pasado y en nuestro tiempo. En la plaza estaban presentes las mбquinas de imprimir — una reconstrucciуn de la antigua, de los tiempos de Skorina, y una contemporбnea.
El libro bielorruso en todos los tiempos se consideraba uno de los mejores. Por la calidad de la decoraciуn y del contenido. Pero los bielorrusos editaban mucho y se editan en el extranjero. Comenzando desde Praga, donde comenzу su labor Skorina. En Europa Occidental desde el siglo 18 muchas veces reeditaban el “Viaje a la Tierra Santa” de Mikolai Kshнstof Radzivill Sirotka. Este best-seller de su tiempo adorna el Museo del Libro de la Biblioteca Nacional de Belarъs que se inaugurу en la vнspera del Dнa de la Escritura, en el Dнa de los Conocimientos el 1 de septiembre.
En el museo no estбn solamente las ediciones de Guttenberg. Los manuscritos бrabes, europeo-occidentales y bielorrusos antiguos y libros impresos comenzando del siglo 15 que tambiйn en aquellos tiempos se consideraban un gusto raro y caro, aquн, parece, que de ellos hay un surtido completo. Con una enmienda a aquello que todo esto se reuniу en dos etapas: de la gente de a un libro despuйs de la guerra y en los aсos 1998–2001 con los medios del Fondo del Presidente de la Repъblica de Belarъs para el apoyo de la cultura y el arte. Sin embargo, la que es mбs valioso — asн de improviso no lo puede uno decir. La “Tora” hebrea, el “Kitab” tбrtaro, inkunбbulos. pбleotipos, libros con los autуgrafos de Chagall, Dalн, Picasso, Bunin, Maksim Bogdanуvich, Yakub Kolas... Los ojos no hay donde ponerlos...
De manera que, aquellos que no pudieron acercarse al libro bielorruso en el Dнa de la Escritura en Postabi, podrбn hacerlo en Minsk, en la Biblioteca Nacional. Desde aquн, por camino desde el aeropuerto nacional “Minsk-2”, posiblemente, es mejor entrar en conocimiento con el paнs que estб en el centro de Europa y con su cultura. Entendiendo las tradiciones del pueblo — es mбs sencillo comunicarse con йl y tomarlo tal como es. Ya que cada persona tiene sus cualidades. De ellas precisamente se compone toda la humanidad.

Vнktor Kуrbut
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?