Conocimiento de la vida

El mes de mayo es un mes muy especial. Pues es un mes, cuando en Belarъs celebran el Dнa de la Victoria sobre los alemanes nazi en la Segunda Guerra Mundial. Hace falta seсalar que en nuestro paнs de modo muy especial tambiйn honran la memoria sobre los veteranos. A propуstio, a esta altura en Belarъs viven en torno a cincuenta mil antiguos combatientes y guerrilleros de la Gran Guerra Patria. Su nъmero se pone cada vez menor. Sin embargo, los veteranos siguen gozando de buen trato y mucho respeto de parte de toda nuestra comunidad. Para nosotros el Dнa de la Victoria es una fiesta sagrada, porque prбcticamente todas las familias belarusas han afectado los trбgicos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.
El mes de mayo es un mes muy especial. Pues es un mes, cuando en Belarъs celebran el Dнa de la Victoria sobre los alemanes nazi en la Segunda Guerra Mundial. Hace falta seсalar que en nuestro paнs de modo muy especial tambiйn honran la memoria sobre los veteranos. A propуstio, a esta altura en Belarъs viven en torno a cincuenta mil antiguos combatientes y guerrilleros de la Gran Guerra Patria. Su nъmero se pone cada vez menor. Sin embargo, los veteranos siguen gozando de buen trato y mucho respeto de parte de toda nuestra comunidad.
Para nosotros el Dнa de la Victoria es una fiesta sagrada, porque prбcticamente todas las familias belarusas han afectado los trбgicos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.
Estimados lectores, esta vez me gustarнa contarles algo muy personal. Mi padre, Kharkov Mikhail Grigуrievich, tambiйn luchу contra los alemanes. Estuvo herido de importancia. Pero sus dos condecoraciones –Medalla por la Valentнa y Medalla por el Mйrito Militar– logrу obtenerlas. Para mн son reliquias muy valiosas. Mi padre tuvo suerte de salir con vida de la guerra, aunque conociу todos sus penas y dolores. ЎPero cuantos hijos, padres, abuelos, hermanos y hermanas no volvieron de aquella cruel guerra. El dolor de la pйrdida se lo conoce cada familia belarusa.
Gracias a la abnegaciуn y el heroнsmo de aquellos soldados de guerra la vida continъa. He aquн un ejemplo que claramente comprueba un lazo indisoluble entre el pasado y el presente.
El pintor belaruso Alexei Zinchuk tiene sus propias experiencias de guerra de 1941-1945 y pertenece a aquella generaciуn que se ha visto obligada a sobrevivir trбgicos aсos de guerra. No es casual que el camino artнstico de Alexei Zinchuk haya sido mucho mбs largo que de muchos colegas suyos.
Naciу en la zona de Polesiye. Por allн, en el pueblo Bratalov –situado en la provincia ucraniana de Zhitomir– viviу los primeros doce aсos de su vida. Precisamente allн se lo sorprendiу la ocupaciуn alemana. Una vez liberada la ciudad, un fuerte muchacho fue enviado a la zona cercana al frente para servir como el combatiente del servicio auxiliar. Cavaba trincheras y zanjas, hacнa modelos de equipos militares para desorientar a los pilotos alemanes. A menudo llevaba en un caballo los alimentos a los soldados, pues no se podнa moverse en un vehнculo por los caminos intransitables. De esta mismo modo tambiйn se transportaban los heridos a la retaguardia.
— En Ucrania en primavera los
caminos se ponнan impracticables de modo que ninguna tйcnica, excepto tanques, podнan andar, cuenta Alexei Mikhбilovich. Nos vimos obligados a montar caballos... Tengo cuadro que lleva el nombre “Caminos de guerra”.
En su estudio artнstico permanecen muchos cuadros dedicados a los temas de guerra: retratos de los soldados canosos. Su pintura “Caminos de guerra” refleja aquella severa realidad. El mismo artista durante aquellos trбgicos aсos pasу muchos kilуmetros de guerra. En el fondo del cuadro “Caminos de guerra” estбn presentadas las columnas militares caminando. En el primer plano a la direcciуn contraria se mueve el carro con los soldados heridos. Al lado permanece el potro joven que simboliza que la vida sigue igual.
Actualmente Alexei Zinchuk es el veterano mбs joven de la Uniуn Belarusa de Pintores. Estб moviendo hacia el futuro por el camino de los recuerdos sobre sus aсos de adolescencia. Tiene mucho que recordar, permaneciendo de pie delante del caballete con una pegada hoja limpia. Ademбs de eo, tiene mucho que hacer, vinculando entre sн las vivencias del pasado y experiencias actuales.
A propуsito, en este nъmero de la revista los lectores tienen posibilidad de leer la entrevista con el reconocido pintor belaruso, Alexei Zinchuk. El artнculo lleva el nombre “Todo va de la misma vida”.
їQuй mбs me gustarнa decir, tocando el tema muy simbуlico de la Gran Victoria. Por lo general, una o dos semanas antes del 9 de mayo los canales de la televisiуn belarusa comienzan a mostrar las pelнculas dedicadas a los tiempos de guerra. Son muchas y todas son muy interesantes. Son historias que nos cuentan sobre la valentнa de los soldados, los destinos de la gente comъn que se ha encontrado en la situaciуn muy difнcil, los rasgos fuertes y dйbiles de la naturaleza humana, la crueldad, bondad y abnegaciуn... Es cierto que en los trбgicos tiempos de guerra se revelan de modo mбs agudo el comportamiento y la dignidad de hombre. Estoy seguro de que las pelнculas de guerra me alimentan espiritualmente y permiten apreciar la vida.
A propуsito, hace falta recordar de que una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, Belarъs, entre otros paнses del mundo, promoviу la creaciуn de las Naciones Unidas. No todos los paнses obtienen este derecho. Se hizo posible tras la importante contribuciуn de una de las repъblicas de la antigua Uniуn Soviйtica –Belarъs– a la derrota de los alemanes nazi. ЎBien merecido!

Vнktor Kharkov
Redactor de la revista
“Беларусь. Belarus”
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?