Ciudad ъnica que predispone al positivismo

Detrбs de la ventana de la oficina del arquitecto jefe de Minsk estб el panorama de la Plaza de Nezavнsimosti (en el idioma belaruso de la independencia — Aut.) en toda su esplendidad. Los turistas pasean con cбmaras fotogrбficas, en los bancos estбn sentados los jуvenes, los autos andan por las calles...
Detrбs de la ventana de la oficina del arquitecto jefe de Minsk estб el panorama de la Plaza de Nezavнsimosti (en el idioma belaruso de la independencia — Aut.) en toda su esplendidad. Los turistas pasean con cбmaras fotogrбficas, en los bancos estбn sentados los jуvenes, los autos andan por las calles... En la fachada de la Universidad Nacional Pedagуgica permanece el panel enorme con el emblema de la ciudad y la fecha de la primera menciуn sobre Minsk en “‘Los Relatos de Aсos Pasados” (Crуnica de Nйstor) de 1067. Con Alexander Petrov nosotros estamos viviendo en el mismo edificio, en el mismo bloque de apartamentos, pero hemos decidido hablar de nuestra querida ciudad en su oficina. La conversaciуn fue comenzada desde los recuerdos mнos sobre Minsk de 1973. Recuerdo, como en la actual calle Surgбnov estaban los edificios de madera de un solo piso, en los cobertizos gritaban los gallos y en los patios ladraban los perros. Recuerdo, como en la Ciudad Superior, cerce del rнo Svнsloch, pastaban cabras y vacas. Todavнa no fueron construidos muchos barrios y el metro, alcaldнa, hoteles, bibliotecas y muchas otras obras, sin cuales es imposible imaginar la actual ciudad.
— Recuerdo bien las casas privadas ubicadas en el sitio de la actual Filarmуnica en la Plaza de Kolas Yakub. Soy vecino de Minsk en varias generaciones... Los que vivнan en el centro de la ciudad, en aquella йpoca creнan estos sitios los suburbios.
— їAlexander Nikolбevich, por quй entonces se oyen lamentos que estй desapareciendo la ciudad vieja?
— Aquн estб el problema. Los representantes de cada generaciуn piensan que es lo ellos han acostumbrado ver es algo verdadero y bueno y todo lo que aparece y es nuevo, se lo destruye. La gente se adapta a un ambiente particular y no quiere que se cambie nada. A esta altura, la gente estб protestando contra el aspecto actual de la Avenida Nezavнsimosti. Pero siendo profesional, sй que la avenida ha sido construida en el tejido vivo de la ciudad, al destruir la antigua estructura de planificaciуn.
Anteriormente, Minsk no tuvo forma de anillo radial, como ahora. La ciudad fue construida por barrios, de manera caуtica. A esta altura nosotros “estamos sacando el fruto” de la proyecciуn de postguerra y nos vemos obligados a crecer en los lнmites determinados entonces. Si dejamos de construir obras nuevas, la ciudad dejarб de crecer. Si seguimos construyendo edificios nuevos, sin derrumbar obras antiguas, Minsk se convertirб en la ciudad sin lнmites e incontrolable desde el punto de vista de la organizaciуn de la vida. Hay leyes de la naturaleza, asн como las leyes de la economнa que no podemos cancelar.
— їDigamos, hace cincuenta aсos podrнa imaginar usted que Minsk serб como hoy?
— Ni siquiera pensaba en ello. Me encantaba mi ciudad. Pues veнa como se estaba construyendo. En nuestro apartamento en la calle Volodarsky fue calefacciуn de estufa, usбbamos leсa y briquetas... Tenнamos sуlo el agua frнa y cuando del grifo corriу al agua caliente, eso fue tomado como un milagro, como alguna ficciуn.
— їHoy en dнa, siendo profesional, como evalua las perspectivas del desarrollo de la ciudad?
— Me doy cuenta de que no serб un trabajo fбcil. Nos hemos encontrado en una situaciуn, cuando se acaban las tierras dentro del perifйrico. Estamos construyendo el barrio Kбmennaya Gorka y Lуshitsa, los suelos se acaban. Todo el desarrollo podrнa llevarse a cabo sуlo tras una reducciуn. Por lo tanto, van a ser cortados los parques y crecerб la cantidad de plantas en los edificios.
— їQuiere decir que nuestros hijos y nietos van a ver una imagen de Minsk completamente diferente?
— Siendo un joven arquitecto, participaba en el diseсo del aspecto de la ciudad. Entonces fueron determinados los sitios, en donde podrнan ser construidos los edificios de gran altura de modo que los mismos sуlo adornaran la ciudad. Hoy en dнa, no hay mбs tierras libres. Nuestra ciudad es pequeсa, tan sуlo 18 kilуmetros de diбmetro. La misma podrнa ser cruzada en auto en sуlo veinte minutos a una velocidad de 60 kilуmetros. Es muy prбctico.
Sabe, Minsk es ъnica ciudad en el mundo construida a partir de las leyes de construcciуn urbana socialista. A diferencia de las ciudades occidentales, nuestros enfoques de planificaciуn urbana fueron regulados muy estrictamente. En vнsperas de la asн llamada “perestroika” el plan general de construcciуn de Minsk casi por completo fue llevado a cabo. Lo que diу un efecto inesperado. En un бrea pequeсa fue logrado alojar a dos millones de habitantes y la ciudad no parecнa ser muy populosa. Todos los visitantes de nuestra capital repiten en una sola voz que Minsk tiene mucho espacio y zonas verdes.
A esta altura, a cada vecino de Minsk caen veinte metros cuadrados de espacio habitable. Lo que no es poco, pero cedemos a las normas europeas. Planeamos llegar a tener 35 metros cuadrados por persona. La gente acomodada seguirб mejorando las condiciones de su vida, mudбndose a las viviendas mбs cуmodas. A su vez, en sus apartamentos se alojarбn las familias jуvenes...
— їQuй le parece, dentro de veinte aсos Minsk serб como hoy?
— Creo que como Parнs serб parecido a Parнs de hoy y Londres a Londres de hoy. A su vez, Minsk tambiйn, cualquieras que sean modificaciones o reconstrucciones, serб igual de siempre. Toda la estructura clave permanecerб sin cambios. Me gustarнa seсalar que los tйrminos topуnimos permanecen mбs tiempo que otras cosas. Podrнa ser modificada algo la estructura de la ciudad, pero el nombre seguirб siendo el mismo. En la mayorнa de los casos no son nombres que se dan por distintos comitйs. Han pasado tantos siglos, pero los nombres siguen vivos: el mercado “Komarovka”, Zolotaya Gorka, Ciudad Superior, Suburbio Trуitskoye, Nemiga... que determinan en gran medida y dan forma a la imagen de nuestra querida ciudad.
Hace falta seсalar que hace muy poco las vacas estaban comiendo hierba junto al obelisco conmemorativo dedicado a la ciudad de Minsk. Los turistas –que veнan a las vacas pastando en el centro de la ciudad– se quedaban boquiabierto.
— Hace un par de dнas recibн a varios japoneses. No estuvieron en Minsk siete aсos. Dicen que la ciudad se ha cambiado mucho y se ha hecho aъn mejor, mбs limpia y “mбs nueva”.
— Minsk es la ciudad bien mantenida. Trabajй durante dos aсos en Roma. Con todos los monumentos histуricos y las cosas interesantes, esta ciudad tiene muchas caras: si uno se aleja un poco de las rutas turнsticas, puede ver tanta devastaciуn, en la cual nuestra gente incluso no pueda vivir. Es cierto que nuestra ciudad no tiene suburbios. Uno entra en la ciudad e inmediatamente aparece en el centro europeo. No hay antiguos suburbios incуmodos y barrios de obreros... Lo que en seguida hace pensar sуlo en cosas positivas. Es cierto que Minsk es la ciudad muy bien mantenida por los servicios comunales, pero me gustarнa subrayar algo mбs: los vecinos de Minsk no tiran basura al suelo. Es un buen hбbito, asн como cruzar la calle sуlo en un semбforo en verde, lo que seсalan todos los visitantes de nuestra ciudad.
Sin duda, con el paso de aсos la ciudad de Minsk sуlo se harб mбs bonita. Nuestra ciudad tiene una cierta aura y energнa. Lo que hace todo el mundo a ponerse al dнa en cuanto a la limpieza y disciplina.
— їHay cosas que faltan?
— Si hay algo que falta a Minsk, son dнas soleados. Pero no podemos hacer nada con eso. No es posible cambiar la ubicaciуn geogrбfica.

Vladнmir Stepanуvich
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?
Новости
Все новости