Бnimo olнmpico

[b]Serguey Каnashits desde la capital de los Juegos Olнmpicos –Vancouver, Canadб– especialmente para los estimados lectores de la revista “Belarus”[/b]Por algo Vancouver lo creen una de las ciudades mбs confortables del mundo. La misma impresiona de verdad a todos, sin excepciуn, que estos dнas vienen a Vancouver de todos los paнses del mundo para participar en los Juegos Olнmpicos, como acuden las moscas a la miel. Yo mismo pasй en el aire casi un dнa, pero el cansancio del camino y la aclimatizaciуn difнcil –causada por el cambio brusco del horario– se fueron como con la mano, al disfrutar de las preciosas vistas alrededor. La Olimpнada le causa a cada uno algъn temblor espiritual por la sensaciуn de participar en este importante acontecimiento histуrico y de pasar varias semanas en un rinconcito idнlico lleno de bellos pinares, rodeados de cimas de mоntaсas. El Ocйano Pacнfico acaricia la costa y detrбs de la espalada se elevan las montaсas –vestidas de gorros blancos de nieve– que contrastan con el deslumbrante color azul celeste del cielо. Sobre el fondo de todo este esplendor estбn records, sensaciones y dramas que cada dнa suceden en las canchas deportivas y rutas en Vancouver y Whistler.
Serguey Каnashits desde la capital de los Juegos Olнmpicos –Vancouver, Canadб– especialmente para los estimados lectores de la revista “Belarus”

Por algo Vancouver lo creen una de las ciudades mбs confortables del mundo. La misma impresiona de verdad a todos, sin excepciуn, que estos dнas vienen a Vancouver de todos los paнses del mundo para participar en los Juegos Olнmpicos, como acuden las moscas a la miel. Yo mismo pasй en el aire casi un dнa, pero el cansancio del camino y la aclimatizaciуn difнcil –causada por el cambio brusco del horario– se fueron como con la mano, al disfrutar de las preciosas vistas alrededor. La Olimpнada le causa a cada uno algъn temblor espiritual por la sensaciуn de participar en este importante acontecimiento histуrico y de pasar varias semanas en un rinconcito idнlico lleno de bellos pinares, rodeados de cimas de mоntaсas. El Ocйano Pacнfico acaricia la costa y detrбs de la espalada se elevan las montaсas –vestidas de gorros blancos de nieve– que contrastan con el deslumbrante color azul celeste del cielо. Sobre el fondo de todo este esplendor estбn records, sensaciones y dramas que cada dнa suceden en las canchas deportivas y rutas en Vancouver y Whistler.
Aquн hace calor y muy a menudo llueve, no parece para nada al lugar de celebraciones de los Juegos Olнmpicos de Invierno. Sin embargo, eso no influye en las impresiones positivas que uno experimenta. Incluso no se nota, pues cada uno de los presentes piensa en otras cosas. Hace falta asistir a todos los partidos, ver todo para que nada te lo escapa. Por eso tengo que comer y dormir poco, pero moverme mucho.
Sin duda, el torneo de hockey es la mayor atracciуn de estos Juegos Olнmpicos. Los canadienses saben jugar bien el hockey y precisamente a esta selecciуn la creen la principal favorita. Y no en vano. Por primera vez el torneo olнmpico se celebra en los pequeсos patinaderos de la NHL, lo que, por cierto, aumenta los chances de los profesionales canadienses. Sin embargo, tampoco otros equipos piensan en rendirse, es una liga internacional y prбcticamente cada selecciуn tiene a los deportistas de la NHL. Sin embargo, todo el mundo sabe que en este deporte son posibles cualquieras sorpresas. Recordemos que en Salt Lake City (2002) la selecciуn belarusa logrу pasar a la semifinal, al superar a uno de los principales favoritos, suecos. No es fбcil conseguir las entradas para los partidos, pues todos los jugadores –principales atractivos de las competiciones– son muy populares, pero de especial fama gozan, por supuesto, Аlexandr Ovйchkin y Evgueniy Mбlkin. Los tratan como a los olнmpicos. Con los deportistas se puede hablar en la zona mixt a solas y preguntar de todo. Ademбs, es bien real ver en las tribunas a los legenadarios maestros de hockey de los aсos pasados, Mario Lemieux o Wayne Gretzky, e incluso sorprender su conversaciуn cordial con Viacheslav Fetнsov: las megaestrellas compartiendo los recuerdos…
Comparando con otros equipos y nombres reconocidos la selecciуn nacional de Belarъs no es tan importante, pero muy digna. Tenemos sus metas y a sus estrellas, por ejemplo, al portero Аndrei Меzin. Y no nos sorprende la grandeza de la cancha de hockey: nuestra Мinsk-Аrena no es peor, para nada. Pero el hockey de aquн tiene nivel de mбs allб de los lнmites, es galбctico. Siendo parte de esta atmуsfera tan festiva, te parece que has caнdo en un cuento de hadas, del cual no quieres regresar nunca. Es bien agradable que no seamos personas ajenas en esta fiesta deportiva bien importante.
Pero en las competiciones del patinaje artнstico –que en los Juegos de Vancouver ocupan el segundo lugar en el rating de la popularidad despuйs del hockey– los deportistas belarusos no participan. Este elegante tipo de deporte no entra en la lista de prioridades deportivas de nuestro paнs. Es una lбstima, pero es asн. Trato de encontrar un espacio en mi agenda –cuando nuestros deportitas tienen espacio– y meterme en el mundo del patinaje artнstico, lo que me encanta mucho. En los Juegos Olнmpicos participan muchas estrellas, pero claro que la principal atracciуn es Evgueniy Plъischenko. Al ganar hace cuatro aсos en la Olimpнada en Turнn, el deportista dijo: “Basta. Dejo el deporte” y sus rivales se alegraron mucho, pues obtuvieron el chance de ganar la medalla de oro en las prуximas competencias olнmpicas. Pero Evgueniy Plъischenko se ha puesto aburrrido sin competir y, parece, que no le haya agradado participar sуlo en los show de los profesionales. Todos estos obstбculos lo llevaron a tomar la decisiуn de comenzar a entrenar. En los plazos bien cortos logrу obtener muy buena forma. Muchos especialistas dicen que йl nunca ha estado en la mejor forma, incluso siendo mбs joven. ЎEl deportista regresу para ganar! ЎPatina de modo genial, tiene programa bien complicado y merece fuertes apalusos!
En realidad, nosotros, periodistas belarusos, en vez de trabajar en la ciudad, nos vemos obligados a pasar mucho tiempo en las montaсas. Por la maсana nos vamos y por la tarde regresamos. Estamos en un lugar muy hermoso, en donde reina aire muy limpio. Pero no estamos aquн para disfrutar de las preciosas vistas y respirar el aire fresco. Los biatlonistas y freestylistas son nuestras principales esperanzas, es nuestro interйs y la consolaciуn.
Diciendo la verdad, los hombres del equipo de biatlуn ya hayan desepcionado un poco. Durante la temporada del aсo pasado nuestros muchachos no tuvieron grandes йxitos, tampoco esta temporada fue provechosa. Pero hace falta creer en lo mejor. Sabemos que Rustam Valiullin –nuestro lнder y gran deportista– puede concentrarse, juntar todas sus fuerzas y disparar sin fallar un tiro. Lo que se refiere a la velocidad, Rustam es muy veloz y en una buena ocasiуn podrнa ganar el puesto en el pedestal y traer a nuestra selecciуn la medalla, tal vez, no programada, sin embargo, muy valiosa. Ademбs, contamos con Daria Domrachova. Es nuestra esperanza mayor. Ya a esta altura es una de las mujeres lнderes del biatlуn mundial y es posible que en los Juegos Olнmpicos –que tendrб lugar en la ciudad rusa de Sochi– sea principal ganadora en las pistas de biatlуn.
Justo en vнsperas de los Juegos Olнmpicos, en las afueras de la localidad de Whistler –donde se encuetran las pistas olнmpicas– ha llovido muchнsimo, la temperatura ha subido a seis grados sobre cero. Por los deshielos, tomando las medidas de seguridad, han sido cerradas todas las rutas locales de esquн de montaсa y en el parque Cypress Mountain, en donde se celebran las competiciones de los freestylistas y snowboardistas. No se trataba, por supuesto, de la suspensiуn de las competiciones olнmpicas, pero la situaciуn se ha pusto bien complicada. Es mбs sorprendente que semejantes caprichos de la naturaleza por aquн hayan tenido lugar los aсos anteriores. En el perнodo de 1996 a 1998 por los deshielos aquн tres veces fueron suspendidas las etapas de la Copa del Mundo de carreras de esquн. Luego a lo largo de diez aсos Whistler permaneciу fuera del calendario de la Federaciуn Internacional de Esquн. Desde el comienzo de la temporada invernal en el parque de snowbord fueron puestos 35 caсones de nieve que convertieron en el mismo mбs de cien millones de litros del agua. Ademбs de eso, en las montaсas despuйs de las primeras tormentas fue almacenada mucha cantidad de la nieve natural que tambiйn iba a utilizarse en caso de necesidad para recuperar las pistas olнmpicas.
A propуsito, si miramos hacia el pasado, podemos conocer esta informaciуn bien curiosa: durante la anterior Olimpнada en Canadб los organizadores tambiйn preocupaban mucho por el tiempo. ЎEl 25 y el 26 de febrero de 1988 la temperatura del aire en Calgary ascendiу hasta los 18 grados sobre cero (!!!) con rбfagas del viento hasta cien kilуmetros por hora! En aquel entonces fueron suspendidas muchas competiciones.
Son hechos bien curiosos. Actualmente еl deporte dispone de los medios mбs sofisticados. Y sigue sorprendiendo a los hinchas de todo el mundo con sus logros fнsicos. Al observar lo que hacen los freestalystas en los trampolines, los mismos en los aсos 1988 y es mбs, en 1929 simplemente darнan un grito. Belarъs es lнder mundial en este tipo de deporte. El freestyle belaruso es marca mundial. Dmitriy Daschinskiy y Alexei Grishin practican el deporte hace mucho tiempo y a partir de los Juegos Olнmpicos de 1988 en Nagano pretenden ganar los puestos mбs altos. Es una demostraciуn de una longevidad deportiva y sorprendente estabilidad. Los deportistas no ocultaban sus planes ambiciosos para las competiciones en Vancouver. No obstante, subir al pedestal no fue tan fбcil: los rivales fueron muy fuertes. Entre ellos tambiйn dos belarusos mбs: Timofey Slivets y, por supuesto, lнder de la temporada, Аntуn Кushnir. “Belarъs, Аntуn Кushnir”, han gritado los canadienses –son expertos del freestyle– cuando reconocнan por las camperas de marca a los belarusos. Por Dios, era tan agradable…
Las relaciones entre la gente en la Olimpнada son especiales. Aquн cada uno siente lo que significan las palabras “La familia olнmpica”. Es bien fбcil explicarlas. Es la unidad de los deportistas, periodistas, de todos que estuvieron durante tres semanas en Vancouver, en el Оlimpo. Y los belarusos, a pesar de sus presentaciones deportivas, pueden sentirse orgullosos, aunque de un sуlo hecho de ser elegidos y competir en estas famosas pistas invernales. ЎNos sentimos muy orgullosos!
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?