BLANCO & NEGRO

En el Teatro Nacional Académico de Ópera y Ballet Bolshoi de Belarús tuvo lugar el estreno de la ópera, “Macbeth”, de Giuseppe Verdi

En el Teatro Nacional Académico de Ópera y Ballet Bolshoi de Belarús tuvo lugar el estreno de la ópera, “Macbeth”, de Giuseppe Verdi, al hacer al público pensar, compartir sentimientos y disfrutar de la música del gran compositor italiano, que suena como un alma humana


El tapado de lady Macbeth con una cabeza de zorra pesa unos seis kilos. Macbeth es Vladímir Petrov, lady Macbeth es Nina Sharúbina.

“Мacbeth” es una de las óperas místicos más importantes de Giuseppe Verdi. La mística de esta obra, tal vez, esté en que nadie, no importa si existen las hipótesis, incluso científicas, puede saber qué es lo que hace que una persona elija el camino del mal, pierde sus cualidades humanas, y por qué en una alma prevalece la luz y en otra se manifiesta el lado más oscuro. En mi opinión, es la idea básica, de que quería contar William Shakespeare, cuyo aniversario número 400 se celebra en 2016. Por eso “Macbeth”, según los investigadores de la obra del gran trágico, es uno de las óperas filosóficas más poderosas que inspiró a Giuseppe Verdi a componer una increíble música, con una dramaturgia expresiva, llena de diferentes sentimientos y pensamientos.

Me gustaría agradecer al Teatro Bolshoi y su grupo de producción por la elección de esta obra. A propósito, el teatro no por la primera vez pone en escena esta ópera. El estreno de las versiones de concierto de la ópera, “Macbeth”, tuvo lugar también en el Teatro Nacional Académico Yakub Kolas en Vítebsk, en 2008, así como en 2010, en el escenario del teatro renovado de Ópera y Ballet.



“Macbeth” es la sexta ópera puesta según la música de Giuseppe Verdi. Además de ella en el repertorio del teatro están: “Aida”, “Baile de Máscaras”, “Rigoletto”, “Traviata” y “Nabucco”. Y, como dice Víktor Ploskin, director-realizador de la nueva actuación, en el arte de la ópera no hay nada mejor que la música de Giuseppe Verdi.

Durante mucho tiempo no podía entender, por qué esta obra de William Shakespeare, cuyo sujeto fue tomado por él de “Las Crónicas de Inglaterra, Escocia e Irlanda”, amaba tanto Giuseppe Verdi. Por qué un drama tan sangriento ha impresionado tanto al compositor y por eso en su obra, “Macbeth”, hay tantas melodías de amor, sensibilidad y otros sentimientos que elevan el alma: pues en el mismo hay también tanta oscuridad y crueldad... En adelante me gustaría analizar el contenido de la ópera.



Cuando en el estreno sonó la obertura, y los sonidos apasionados y emocionantes fueron sustituidos de repente por la melodía, llena de profunda tristeza y compasión, a mí mente vino una pregunta: ¿De dónde sale esta tristeza del compositor, que penetra hasta el corazón? Y en el intervalo hice un gran descubrimiento: somos impotentes ante el misterio del ser. Creo que no me equivoco, si supongo que Verdi –siguiendo a Shakespeare– también quisiera obtener respuesta a la pregunta por qué ninguno de los mortales no puede saber lo que motiva a una persona a elegir el camino del vicio, por qué razón en la misma se forman todos esos “agujeros negros”, a través de los cuales entra el mal. Y si existe por sí mismo como tal en la naturaleza...

Sin poder saberlo el hombre se siente impotente, como si esté aplastado por el hecho de que no es capaz de entender. Es por ello que en la música de Giuseppe Verdi hay tantas entonaciones brillantes y la profunda simpatía por el hombre que se convierte en un demonio. Además de eso, en la obra de Giuseppe Verdi suena la melodía de la humildad antes de que no pueda ser adivinada.



Si pasamos a la final de la ópera, cuando la justicia parece triunfar: Macbeth, asesino de Duncan, está derrotado y al trono sube el legítimo heredero, el hijo del rey, y junto a él y sus cortesanos están los brujos, que personifican las fuerzas del mal en el espectáculo. Los solistas y bailarines todo el tiempo pasan en el escenario. Y siempre deben seguir la acción de la obra. En el estreno estos papeles los interpretaron: Igor Matskévich, Iván Savenkov y y Dmitry Shemet.

¿Pero si los brujos son realmente malvados? Más bien, es la fuerza neutral que la persona misma hace mala o buena. Por lo tanto, en el espectáculo –puesto en la escena del Teatro Bolshoi– los brujos no son malvados y aterradores. Ellos, al igual que los espíritus de la tierra, como si una determinada sustancia, están jugando con el bien y el mal. Y todos los medios expresivos de la ópera ayudan a crear esta idea. Por algo en el escenario se cambia el paño negro por el paño blanco y luego rojo, ilustrando el mundo interior de los personajes inquietos. E incluso su pureza.


En la ópera, “Macbeth”, está ocupado un gran número de artistas. Para vestir a todos se necesitaron 260 trajes

En la ópera, “Macbeth”, se transforman cada rato objetos, escena, gente... También el vestuario es bien pensado, lo que es aporte muy importante de los diseñadores de ropa, Vyacheslav Okunev y María Moroz. Y, por supuesto, “trabaja” muy bien también el personaje principal de la obra –la tela– que en la parte final baja en forma de una cortina perforada, como si absorbe todo el espacio.

El director-realizador siguiendo a Shakespeare atrae nuestra atención en la libre voluntad del hombre. Macbeth es una persona como todos nosotros. Y todo el tiempo él tiene que hacer una elección entre el bien y el mal. Como dice Mikhail Alexándrovich Pandzhavidze: ningunas fuerzas superiores en este caso valen: “Shakespeare tiene palabras que el autor pone en boca de la reina Hécate, que explican la esencia humana de Macbeth: “Macbeth es un villano sin sus estratagemas mágicas. Él cayó en pecado por nadie, sino el mismo es cruel y no tiene corazón...” Resulta que en la naturaleza humana hay dos inicios, que todo el tiempo están luchando en la misma, pero quién y para qué lo necesitó es toda una cuestión muy difícil para entender...


Mikhail Pandzhavidze durante un ensayo de la ópera, “Macbeth”

Se puede hablar de la ópera, “Macbeth”, como de un gran éxito del teatro. De lo contrario, no podría ser. Pues nuestro Teatro Bolshoi es el teatro altamente profesional. Y puede resolver problemas artísticos muy complejos. La ópera resultó ser interesante, psicológica y profundamente dramática. En la misma los autores apostan por la interpretación artística y el diálogo entre los actores.

Me encantó la opinión de Mikhail Pandzhavidze que todo en el caso de la obra, “Macbeth”, fue hecho antes, y no era fácil inventar algo nuevo. Sin embargo, en la ópera se percibe muy bien su visión de autor bien fresca y la nueva interpretación de director. Como admitió el mismo Pandzhavidze, él revisó muchas actuaciones, pero no recuerda que alguna de ellas tendría a tres brujos y no al coro, como en Shakespeare.



Hace falta señalar que en varias ocasiones el director Pandzhavidze ha demostrado su talento en el escenario del Teatro Bolshoi. En el medio de aficionados a la ópera y, por supuesto, de musicólogos hay una opinión positiva del mismo. Además de eso, él fue galardonado con varios premios. El año pasado, el equipo del Teatro Bolshoi por la ópera, “La novia del zar”, puesta por el señor Mikhail, fue galardonado con el anual premio presidencial, “Por el renacimiento espiritual”. Un gran talento del director Pandzhavidze, así como su capacidad en tándem con un talentoso diseñador de producción, Alexander Kostyuchenko, ha sido demostrado en la organización del espacio en el escenario teatral, para que las voces suenen ventajosamente. Además de eso, él tiene todo lo que consideramos como el “profesionalismo”. En “Macbeth”, así como en el trabajo sobre otras óperas, él se lleva muy bien también con Nina Lomanóvich, maestra de coro.

Desde hace mucho sabemos que un coro vivo, expresivo y animado en el Teatro Bolshoi es todo un truco artístico. No me equivocaré, si recuerdo a los lectores que el coro “vivía” en muchas actuaciones en Mikhail Pandzhavidze. Personalmente yo, cada vez con mucho gusto disfruto de la actuación de los artistas del coro, observando como cada uno de ellos prácticamente está viviendo su “pequeña” vida. Lo mismo ocurrió en el estreno de la ópera, “Macbeth”. Es más, el coro de las mujeres interpreta sus partidos sentadas, acostadas y moviéndose por el escenario.



Y qué agradable escuchar, cuando Mikhail Pandzhavidze con entusiasmo habla de sus artistas, subrayando que son muy buenos profesionales, inteligentes, plásticos y abiertos al aprendizaje. El papel de Macbeth se lo han ensayado tres cantantes: Vladímir Petrov, Stanislav Trífonov y Vladímir Grómov. Los partidos muy complejos de lady Macbeth, como se indica en el programa, se los interpretan Nina Sharúbina, Tatyana Petrova, Tatiana Tretiak y Ekaterina Golovleva. Según Pandzhavidze, actores captaron de inmediato la idea del director, así como su énfasis en el juego dramático fue entendido y aceptado muy bien, lo que en su momento era muy importante para Giuseppe Verdi, como el creador de la música, llena de significado y la historia de muchas revelaciones.

En el día del estreno los partidos protagonistas increíblemente complejos no sólo desde el punto de vista de actuación, sino también musical, se los interpretaron los brillantes cantantes: Vladímir Petrov y Nina Sharúbina.

Valentina Zhdanóvich

Photo: Belta, Vitaliy Gil
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?