Belarús, Rusia y Kazajistán dieron principio a la creación de la Unión Económica Euroasiática

En Astaná, los líderes de los tres países firmaron el Acuerdo sobre la creación de la Unión Económica Euroasiática
En Astaná, los líderes de los tres países firmaron el Acuerdo sobre la creación de la Unión Económica Euroasiática

Belarús no pide ningunas concesiones en el proceso de integración euroasiática y está dispuesta a cumplir paso a paso con los acuerdos alcanzados durante las negociaciones bien complicadas. Lo dijo el presidente de la República de Belarús, Alexandr Lukashenko, en la reunión del Supremo Consejo Económico Euroasiático celebrada el 29 de mayo en Astaná, con la participación de los tres jefes de Estado, una vez firmado el documento histórico: el Acuerdo sobre la creación de la Unión Económica Euroasiática.

presidents.png

Aleksandr Lukashenko, Nursultan Nazarbaev y Vladimir Pútin


“A lo largo de muchos años recorrimos juntos el camino bien complicado de la integración euroasiática. Cada paso fue difícil, pero nosotros siempre éramos guiados por un gran objetivo de hacer todo lo posible para que nuestros pueblos vivieran en paz y amistad y pudieran contar con el desarrollo y el fortalecimiento de nuestros países a partir de la cooperación mutuamente beneficiosa”, dijo el líder belaruso.

Según Alexandr Lukashenko, la vida demostró que habíamos elelgido un camino correcto. Al principio queríamos evitar la desintegración irreversible de la antigua Unión Soviética, por lo tanto, fue creada la Comunidad de Estados Independientes (CEI), luego la Comunidad Económica de Eurasia, la Unión Aduanera y fue tomada la decisión de crear el Espacio Económico Único. “A esta altura, hemos entrado en la recta final, que nos ha llevado a la creación de la Unión Económica Euroasiática. Nuestro país siempre ha mostrado su intención de desarrollar y profundizar el proceso de integración. Cabe destacar que su núcleo y la locomotora en la CEI sigue siendo la Unión de dos Estados de Belarús y Rusia. Nuestro país, siendo “taller de ensamblaje” de la antigua Unión Soviética, como ningún otro país estamos interesados en la restauración de los lazos económicos con los demás países soviéticos. Tomando en consideración los intereses de cada uno de los miembros de la asociación, nunca optamos por la destrucción del sistema regional de división del trabajo, sino por la creación de un sistema en el que no competiríamos, sino complementaríamos entre sí. Sin embargo, llegar a este noble objetivo resultó ser un proceso muy complejo y duradero”, señaló el mandatario belaruso.

“Había muchos contradictores en el Occidente, así como en el así llamado extranjero más cercano. Incluso en nuestros propios países, y no sólo entre los representantes de la oposición (su deber es criticar todo lo que hacemos), sino también entre algunos funcionarios del gobierno (especialmente liberales), subrayó Alexandr Lukashenko. ¡Cuántas acusaciones y reclamaciones nos vimos obligados a escuchar! Que la integración es una recreación del imperio soviético, una pérdida de soberanía, y que es una carga muy pesada para Rusia o Kazajistán, si se trata de Belarús”.

“Pero tal vez este tema sea de una mayor relevancia para nuestro país. Incluso a esta altura en los medios de comunicación se habla mucho que el presidente Lukashenko pide concesiones y bonos para Minsk, que Rusia o Kazajistán otra vez deberán asumir una carga económica por Belarús”. Me gustaría decir al respecto lo siguiente: “¡Señores, no deban decir eso! Belarús junto con Rusia y Kazajistán son participantes del proceso equitativo y si tenemos que asumir algo, lo haremos de modo equitativo. Pues somos parte de la alianza de amigos”, subrayó el jefe del Estado belaruso.

En este sentido, Alexandr Lukashenko recordó que la antigua Unión Soviética se derrumbó, cuando unas repúblicas de repente comenzaron a pensar que por su cuenta vivían otras, mientras que las mismas podrían vivir mejor. “Actualmente también se habla mucho de eso”, señaló el líder belaruso.
“Belarús no pide ningunas concesiones. Cada uno miembro contribuye a la integración algo que es de interés mutuo para todos y su aporte no debería ser evaluado sólo en forma de toneladas, metros cúbicos y barriles”, dijo el presidente de Belarús.

“Nosotros pensamos mucho antes de firmar el acuerdo sobre creación de la Unión Económica Euroasiática, tratando de defender al máximo nuestros propios intereses. Además de eso con un gran respeto tomamos la actitud de nuestros socios hacia este tema, llevamos a cabo un análisis detallado del documento y destacamos sus lados positivos, dijo el líder belaruso. Sin embargo, me gustaría señalar que tenemos ciertas dudas. Ahora tenemos la oportunidad de aclararlas y hacer mejor nuestros acuerdos, en un beneficio mutuo de todas las partes”.

También Alexandr Lukashenko subrayó que Belarús es un socio sincero y confiable y expresó su esperanza en el entendimiento mutuo y la actitud constructiva hacia todos los temas de la agenda.
Después de participar en la reunión a solas, los jefes de Estado asistieron a las negociaciones en un formato ampliado, en las que tomaron parte los presidentes de Armenia y Kirguistán, Serzh Sargsián y Almazbek Atambayev.

Serzh Sargsián subrayó que Armenia tiene la intención de firmar el tratato de asociación al Acuerdo sobre la creación de la Unión Económica Euroasiática para que ya en 2015 convertirse en su miembro de pleno derecho.

Hace falta señalar que Almazbek Atambayev en su intervensión también dijo que el ingreso en la Unión Aduanera y luego en la Unión Económica Euroasiática es una decisión consciente y una directriz más importante de la política económica de Kirguistán.

Los presidentes de “troika” apoyaron la aspiración de una pronta integración euroasiática y acordaron tomar todas las medidas necesarias.

Además de eso, Alexandr Lukashenko destacó la importancia del cumplimiento de todos los acuerdos en cuanto al ingreso en la unión de los nuevos países. “Ya hemos analizado muchas veces las perspectivas del ingreso de nuestras dos repúblicas hermanas en nuestra unión. Nosotros (Belarús) –siendo promotores de la expansión y profundización de los procesos de integración en el mundo, en general, y en la antigua Unión Soviética, en particular– no podemos no acoger con benevolencia esta actitud de nuestros amigos, dijo el líder belaruso. Me gustaría decir de manera inequívoca y concreta, que nos pusimos de acuerdo y aprobamos una hoja de ruta de nuestro futuro desarrollo. Está previsto cumplir con todos nuestros planes. Los países ya han alcanzado un determinado nivel de preparación para unirse a la Unión Aduanera y están dispuestos a cumplir con todos los términos respectivos. Por lo tanto, ellos están bienvenidos. Estamos felices de aceptar estos países en formar parte de nuestras filas”.

A continuación, en una ceremonia solemne, los tres presidentes, Alexandr Lukashenko, Nursultán Nazarbayev y Vladímir Putin, firmaron el Acuerdo sobre la creación de la Unión Económica Euroasiática.

“Hoy en día es sumamente importante mirar más allá del horizonte, determinar una estrategia de nuestras acciones conjuntas por lo menos para los próximos 15 o 20 años. Es importante entender que la misión principal de nuestra unión en la primera mitad del siglo XXI se centra en dos aspectos importantes En primer lugar, es convertirse en una de las macrorregiones económicas clave del mundo En segundo lugar, proporcionar una entrada para cada uno de los países participantes en la unión de los países más desarrollados del mundo”, aseveró el presidente de Kazajistán.

Según el líder de Kazajistán, las partes han acordado, que la Comisión Económica de Eurasia tendrá su sede en Moscú, que también será el centro económico de la nueva unión. A su vez, en Minsk estará el Tribunal de Eurasia, donde serán abordados todos los aspectos legales de la unión. En Almaty, a partir de 2025, comenzará a funcionar el órgano supranacional para regular los mercados financieros de la la nueva unión.

El presidente ruso, Vladímir Putin, subrayó que el acuerdo firmado tiene un significado histórico y abre amplias perspectivas para el desarrollo económico y el crecimiento del bienestar de los ciudadanos.

En su opinión, un gran interés hacia nuestra unión se lo muestran los mayores jugadores económicos del mundo. “Hemos acordado intensificar las negociaciones con Viet-Nam sobre la creación de una zona de libre comercio, así como fortalecer la cooperación con la República Popular de China, incluso en la esfera del intercambio de información aduanera sobre los bienes y servicios, la formación de grupos de expertos para desarrollar los regímenes comerciales preferenciales con Israel e India”, contó el presidente de Rusia.

Como señaló Alexandr Lukashenko, el proceso de la formación de la Unión Aduanera, el Espacio Económico Único y la Unión Económica Euroasiática ha sido largo y muy complicado. “Hemos perdido a alguien en este camino. Me refiero a Ucrania de los tiempos del presidente Kuchma, que también comenzaba con nosotros este trabajo duro. Pero desgraciadamente, esta carga hubiera resultado muy pesada para Ucrania”, señaló el líder belaruso.

“Pero estoy seguro de que tarde o temprano los líderes de Ucrania van a entender dónde está su felicidad Al menos no tenemos que perder lo que por derecho legítimo debería pertenecer al pueblo ucraniano”, dijo el mandatario belaruso.

“Es el documento, en el cual ponemos nuestras mayores esperanzas. Belarús siempre ha mantenido una posición abierta al respecto y ha articulado muy bien sus metas y objetivos dentro de la integración euroasiática. Nuestras prioridades son conocidas, sinceramente y honestamente las hemos declarado, aunque a veces esp causaba un resentimiento en algunas capas de la sociedad”, dijo el presidente de Belarús.

Alexandr Lukashenko señaló que dado el trabajo que ha sido realizado en la preparación del contrato, incluso a nivel de Jefes de Estado, Belarús puso su firma bajo este documento global. “Estamos dispuestos a ser parte del movimiento obligatorio a fin de cumplir con una serie de acuerdos alcanzados durante las conversaciones muy difíciles, subrayó el líder belaruso. Al mismo tiempo, hay que constatar, que la solución de una serie de temas problemáticos en cuanto a la cooperación económica, especialmente en relación con el comercio mutuo entre países miembros debe ser postergada”.

Hace falta señalar que Alexandr Lukashenko destacó toda la importancia de seguir trabajando juntos para avanzar en el desarrollo del proyecto de integración euroasiática y en la plena realización de metas y objetivos establecidos. “La celebración del actual acuerdo no es ningún fin, sino el comienzo de un proceso duradero y muy importante, cuando nos vemos obligados a demostrar a nosotros mismos, a todo el mundo y en primer lugar, a nuestros pueblos, que hemos hecho los pasos adecuados en esta dirección”, dijo el jefe de Estado belaruso. “Para que estos problemas –que teníamos que enfrentar y de inmediato no podrían ser solucionados– sean resueltos en un futuro próximo. Así que declaramos, que la construcción de la Unión Económica Euroasiática debe estar relacionada con la solución de los temas que tienen mucha importancia para el intercambio comercial de los países miembros de nuestra unión. Creemos que la unión económica será la base para el futuro de nuestra unidad política, militar y humanitaria”, resumió Alexandr Lukashenko.

Vasily Kharitónov

Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?