¡Agradecemos a todos!

El accidente en la central nuclear de Chernóbyl tuvo enormes consecuencias sociales para Belarús

“30 años después de Chernóbyl...” Tal vez esta expresión no es muy relevante hoy en día. La vida sigue. Pasarán 40 o 50 años del momento, cuando en Chernóbyl de hecho tuvo lugar una explosión nuclear, un desastre hecho por el hombre, que atrajo la atención de todo el mundo. Fueron afectadas muchas personas, los terrenos se llenaron de radionucleidos, A propósito, Belarús fue afectada más que cualquier país, pero con honor pudo salir de la situación.

No es ningún secreto que el accidente en la central nuclear de Chernóbyl tuvo enormes consecuencias sociales para Belarús. Ciudades y pueblos en las aproximaciones de la estación fueron abandonados. Cientos de miles de personas fueron evacuadas del lugar del accidente y reubicadas en otras regiones. Además de eso, el desastre llevó a enormes pérdidas económicas. Según algunas estimaciones, el monto –necesario para superar los efectos de un desastre hecho por el hombre– asciende a cientos de miles de millones de dólares.

Durante los primeros cuatro años desde el accidente en la central nuclear de Chernóbyl, las autoridades soviéticas estaban superando los efectos de una explosión con sus propias fuerzas. Las Naciones Unidas y sus socios estaban buscando maneras de proporcionar asistencia de emergencia en la evaluación de la seguridad nuclear y las condiciones ambientales de la zona contaminada, así como en el diagnóstico de diversas enfermedades obtenidas tras el accidente nuclear. Además de eso, hace falta señalar que todas las acciones de las Naciones Unidas estaban encaminadas al aumento de la conciencia de los residentes de las regiones afectadas y el conocimiento por la población de las medidas de protección de los radionucleidos en el medio ambiente y las producciones agrícolas.

Con el tiempo, se hizo evidente que la tarea de mejora del medio ambiente y del estado de salud está estrechamente ligada con los temas de desarrollo. Desde 1986, las organizaciones de las Naciones Unidas, las principales instituciones no gubernamentales y las fundaciones han implementado más de doscientos proyectos muy diferentes relacionados con la investigación y la asistencia en las siguientes áreas: salud pública, seguridad nuclear (incluyendo la construcción del sarcófago), información, rehabilitación social, psicológica y económica, restauración ambiental y producción de productos libres de radionucleidos.

Después de 30 años de rehabilitación, la promoción del desarrollo socioeconómico en conjunto con la educación de la población acerca de cómo vivir de manera segura en las zonas afectadas, sigue desempeñando un papel importante en la eliminación de las consecuencias de la catástrofe de Chernóbyl, que reduce en gran medida la calidad de vida en la mayoría de las regiones belarusas afectados tras la catástrofe en la central nuclear.

Para obtener más información en cuanto a la cooperación de las Naciones Unidas y Belarús en la liquidación de las secuelas del accidente en la central nuclear de Chernóbyl se puede leer el artículo, “Dejando buenas huellas”.

Por supuesto, en la solución de problemas de Chernóbyl la carga principal cayó sobre Belarús. Pues nuestro país fue uno de los más afectados.

Estos son los hechos. “El 26 de abril de 1986, cerca de la ciudad ucraniana de Pripyat hubo un accidente en la central nuclear de Chernóbyl. Las explosiones –que destruyeron el reactor nuclear de la estación, y el consiguiente incendio, que duró diez días, dieron lugar a la aparición de la nube radiactiva sobre gran parte de Europa y la caída de alrededor del 70 por ciento de la lluvia radiactiva en el territorio de Belarús”.

Según las evaluaciones oficiales, en resultado del accidente fueron afectados más de ocho millones de personas en Belarús, Ucrania y Rusia. Las estadísticas reflejan poco toda la complejidad de aquellos acontecimientos muy tristes. Pero también es importante recordar que fue hecho un gran trabajo. Hace falta reconocer que el joven Estado belaruso con dignidad salió de la situación muy difícil.

Tampoco nos olvidaremos de la ayuda y el apoyo de la comunidad mundial. Estamos muy agradecidos por la rehabilitación de los niños belarusos desde las zonas más afectadas, así como por la asistencia técnica, así como la ayuda económica y humanitaria. ¡Agradecemos a todos!

Víktor Harkov
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?