A la onda de invierno

[b]Los frнos –que este invierno batieron todo un record– obligaron a acordar de las tradiciones de tiempos remotos [/b]La ъnica empresa en el paнs –donde fabrican este tipo de calzado– es la fбbrica enfurtida y de fieltro de Smнlovichi que a esta altura hace calzado, incluso los fines de semana. ЎPues la demanda a esta producciуn, comparando con el invierno pasado, creciу quince veces! Para los mediados de enero han sido vendidas las reservas de “los vбlenki” de cuatro meses que ya hace dos meses permanecнan almacenadas. Actualmente la fбbrica hace “vбlenki” y en seguida las vende. Cada dнa decenas de camiones llevan las botas a las tiendas. Durante los dнas muy frнos hace falta tener piernas calientes, de este modo piensan no sуlo los belarusos. La empresa recibe los pedidos de Rusia, Ucrania, Paнses Bбlticos y de Suecia. A diferentes paнses del mundo se exporta del 30 al 70 por ciento de la producciуn total de la fбbrica.
Los frнos –que este invierno batieron todo un record– obligaron a acordar de las tradiciones de tiempos remotos

La ъnica empresa en el paнs –donde fabrican este tipo de calzado– es la fбbrica enfurtida y de fieltro de Smнlovichi que a esta altura hace calzado, incluso los fines de semana. ЎPues la demanda a esta producciуn, comparando con el invierno pasado, creciу quince veces! Para los mediados de enero han sido vendidas las reservas de “los vбlenki” de cuatro meses que ya hace dos meses permanecнan almacenadas. Actualmente la fбbrica hace “vбlenki” y en seguida las vende. Cada dнa decenas de camiones llevan las botas a las tiendas. Durante los dнas muy frнos hace falta tener piernas calientes, de este modo piensan no sуlo los belarusos. La empresa recibe los pedidos de Rusia, Ucrania, Paнses Bбlticos y de Suecia. A diferentes paнses del mundo se exporta del 30 al 70 por ciento de la producciуn total de la fбbrica.

Hecho a mano. Ya a lo largo de 85 aсos en la pequeсa localidad belarusa de Smнlovichi hacen “vбlenki”. Como en los tiempos remotos, siguen siendo los artнculos por pieza. El proceso de producciуn incluye 36 оperaciones. A pesar de que algunas de ellas –lavado, peinado de lana– ya estбn mecanizadas, muchos trabajos se hacen a mano, incluso ahora. Pero el calzado ecolуgico de pura lana ovina –que permite mantener las piernas cбlidas, incluso en los frнos de treinta grados– actualmente casi no parece por su aspecto al calzado que ponнan en el campo nuestras abuelas: pesado, rъstico, de color gris y con chanclos. Actualmente “los vбlenki” de Smнlovichi son verdaderas obras de diseсo a cualquier gusto. El surtido comprende mбs de dos decenas de diferentes modelos: de “los vбlenki” comunes a las botas de fieltro сon aplicaciones de piel y las suelas de poliuretano que ya han sido apreciados incluso por las lechuguinas locales. Pero no siempre fue asн. Aun hace cinco aсos atrбs la fбbrica producнa principalmente el calzado especial: “los vбlenki” para los petroleros, empleados del sector de gas, consrtuctores y ferroviarios. Para hacerlos se utilizaba lana rъstica y tecnologнas de los tiempos remotos. Ademбs, las instalaciones eran muy antiguas. Poco a poco comenzу a cambiarse la situaciуn. Primero la fбbrica enfurtida y de fieltro de Smнlovichi la visitу un empresario italiano que se ocupaba de la producciуn de los equipamientos para la industria de calzado. Le ha encantado este calzado exуtico –que lleva el nombre insуlito “los vбlenki”– e incluso ha decidido aportar a su mejoramiento. Gracias al empresario italiano, en la fбbrica fueron puestas las instalaciones modernas de la completaciуn de “los vбlenki” con suela termoelбstica. Cuatro nuevas mбquinas herramienta facilitaron el trabajo de los empleados y permitieron de modo considerado reducir el consumo de la energнa elйctrica.
Luego comenzу un minucioso trabajo sobre el surtido. “Los vбlenki” con caсa alta y baja, de hombres y de mujeres, de menores, de colores oscuros y claros. Incluso el mбs caprichoso comprador podrнa escoger de tanta diversidad un par.
El director de fбbrica que a lo largo de veinte aсos trabaja en la misma, Vasiliy Sabбn, no oculta: con mucho cuidado hemos pasado al surtido elegante. Tenнamos miedo por si gustara este calzado a los eventuales compradores. En 2008 producimos un lote de prueba: sуlo dos mil pares. Todas las mercancнas se vendieron. El aсo pasado del 170 mil pares –producidos en la fбbrica– ya mбs de un tercio fueron del nuevo surtido. Es una producciуn bien ventajosa para la empresa: su rentabilidad llega al 30 por ciento.
— Este invierno la demanda a “los vбlenki” ha sido muy grande, no oculta su contento el director de la empresa. — ЎTenemos pedidos –incluso segъn los pagos previos– para un mes y medio! Pronto acabarб el invierno, pero no dejaremos de hacer “vбlenki”. Vamos a prepararnos para los futuros frнos. Tomando en consideraciуn actual demanda, crearemos mayores reservas: las capacidades de la fбbrica permiten producir hasta 200 mil pares al aсo.

Costar la torta un pan. El problema mбs grande de la fбbrica son materias primas. La fбbrica se ve obligada a importarlas. La lana ovina se suministra a Smнlovichi de Daguestбn, el Asia Central y Bйlgica. Solamente el cinco por ciento de la lana ovina es de producciуn nacional. La ъnica economнa –que se ocupa de la crнa de las ovejas– es la cooperativa agrнcola y de producciуn “Куniukhi” sita en el municipio de Liбkhovichi.
Segъn Vasiliy Sabбn, si tendrнamos lana de la producciуn nacional, la utilizarнamos para hacer nuestras botas. Pues, ademбs de alta calidad, es bien evidente una cosa positiva: bajos gastos de transporte. Sуlo al resolver el problema con las materias primas, la mercancнa producida podrнa costar el 40 por ciento menos.
Pero las ovejas en Belarъs se hicieron los animales casi exуticos. Si en 1980 las empresas agrнcolas tenнan a 400 mil ovejas, a esta altura solamente seis mil… Unos 50 mil ovejas mбs crнan los particulares: rancheros y campesinos.
Actualmente el ministerio de Agricultura y Alimentaciуn no сree provechoso econуmicamente para las empresas agrнcolas criar a las ovejas. El colaborador cientнfico del laboratorio de crнa de ovejas y caballos del centro cientнfico y prбctico para la ganaderнa de la Academia Nacional de Ciencias de Belarъs, Piotr Drobyshenskiy, lo comprueba con la aritmйtica ingenua. Asн, la economнa especializada “Kуnuikhi” –que tiene rebaсo tribal de ovejas– vende la lana por tres mil quinientos rublos belarusos por un kilogramo. Para obtener aquel kilo de lana hace falta gastar sуlo los alimentos para unos doce mil rublos. En algъn momento las ganancias de la venta de la carne de carnero y de la lana fueron casi iguales. Actualmente el dinero de lana no supera el siete por ciento de todas las ganancias de los criadores de ovejas…
Por eso la fбbrica de Smнlovichi y tambiйn otras empresas belarusas de la industria ligera –que utilizan lana ovina– se ven obligadas a comprarla en el exterior. Cada aсo adquieren hasta cuatro mil toneladas de lana y gastan para eso en torno a 16 millones de dуlares norteamericanos. Pues cinco у seis toneladas de materias primas –que les vende la empresa “Kуnuikhi”– es muy poco…
Los expertos aseguran: este nicho en el mercado podrнan ocupбrselo los rancheros y vecinos de la zona, si se interesarнan con este negocio. Los propietarios de los rebaсos privados aseveran: las ovejas son poco exigentes en la alimentaciуn y en el mantenimiento, estos animales se sienten muy bien en nuestras llanuras. La misma opiniуn tiene el director de la fбbrica de Smнlovichi, Vasiliy Sabбn, que crнa a las ovejas en su propia mesуn ya a lo largo de trece aсos. A esta altura tiene 40 animales. La carne de carnero la utiliza para comer y la lana la presta gratis a su empresa natal.
— En Belarъs se puede elaborar las materias primas de calidad, estб seguro Vasiliy Sabбn. — La lana –que compramos en la empresa “Kуnuikhi”– es de muy buena calidad y segъn sus cualidades parece a la lana de ovejas de la raza de mulo. Estб destinada para hacer “vбlenki”, asн como para hacer almohadas y colchas. A esta altura todas estas producciones gozan de mucha demanda de parte de los belarusos. Nuestro comprador es bien exigente: aprecia las materias ecolуgicas y naturales, lo que confirma actual demanda de “los vбlenki”.
A esta altura en la fбbrica de Smнlovichi –ademбs de cumplir con los pedidos– se preparan para exponer sus artнculos en la exposiciуn internacional: “los vбlenki” belarusos serбn expuestos en Estocolmo. Los participantes de Smнlovichi cuentan no sуlo con obtener nuevos encargos, sino tambiйn regresar de Suecia llenos de nuevas ideas. Es probable que el contacto con los compradores suecos apunte, quй “novedades” tengan que comenzar a producir los maestros de Smнlovichi para la futura temporada. Los inviernos en Suecia son nevosos y muy frнos: “los vбlenki” belarusos podrнan ser muy ъtiles.

Lнliya Khlystъn
Заметили ошибку? Пожалуйста, выделите её и нажмите Ctrl+Enter
Версия для печати
Заполните форму или Авторизуйтесь
 
*
 
 
 
*
 
Написать сообщение …Загрузить файлы?